El tiem­po, vi­tal en la de­tec­ción pre­coz del cáncer de prós­ta­ta

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 38 -

El cáncer de prós­ta­ta se ha con­ver­ti­do es­te úl­ti­mo mes de no­viem­bre en el gran pro­ta­go­nis­ta de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­clu­so de aque­llos que ca­si nun­ca lo men­cio­nan, gra­cias a Mo­vem­ber. Es­ta ini­cia­ti­va so­li­da­ria bus­ca la con­cien­cia­ción so­bre la sa­lud mas­cu­li­na y lo cier­to es que, pue­de que en par­te gra­cias a ella, hoy día los hom­bres se preo­cu­pan más por su sa­lud. De he­cho, ac­tual­men­te, nue­ve de ca­da diez pa­cien­tes con cáncer de prós­ta­ta en Es­pa­ña son diag­nos­ti­ca­dos en es­ta­dios de la en­fer­me­dad ini­cia­les y po­ten­cial­men­te cu­ra­bles. Eso ex­pli­ca por qué, pe­se a ser el tu­mor más fre­cuen­te en va­ro­nes -ca­da año, se diag­nos­ti­can en nues­tro país más de 30.000 nue­vos ca­sos-, el cáncer de prós­ta­ta no es la pri­me­ra, sino la ter­ce­ra cau­sa de muer­te on­co­ló­gi­ca en va­ro­nes. Las ci­fras nos di­cen que cer­ca de 6.000 pa­cien­tes fa­lle­cen ca­da año en nues­tro país a cau­sa de un cáncer de prós­ta­ta.

El pro­ble­ma es que, pe­se a es­tas bue­nas ci­fras en el diag­nós­ti­co de es­ta­dios ini­cia­les, mu­chos pa­cien­tes llegan a la con­sul­ta ya en fa­ses avan­za­das de la en­fer­me­dad y mu­chos otros ter­mi­nan pro­gre­san­do a las dis­tin­tas lí­neas de tra­ta­mien­to has­ta lle­gar a fa­ses más avan­za­das del cáncer de prós­ta­ta co­mo la me­tas­tá­si­ca o la resistente a cas­tra­ción. An­te es­tos pro­ble­mas, las so­lu­cio­nes, aun­que di­fe­ren­tes en am­bos ca­sos, com­par­ten al­go: la im­por­tan­cia del tiem­po.

Pa­ra re­du­cir el nú­me­ro de pa­cien­tes que llegan a las con­sul­tas con es­ta­dios avan­za­dos de la en­fer­me­dad, exis­ten nu­me­ro­sos pro­to­co­los de cri­ba­do que bus­can la de­tec­ción a tiem­po de es­ta en­fer­me­dad pa­ra fre­nar­la lo an­tes po­si­ble. Pa­ra el se­gun­do pro­ble­ma, la so­lu­ción pa­sa por la vi­gi­lan­cia es­tre­cha de los pa­cien­tes y la rea­li­za­ción de las prue­bas clí­ni­cas per­ti­nen­tes pa­ra lo­grar la de­tec­ción de es­te cam­bio de es­ta­dio tam­bién lo an­tes po­si­ble. En am­bos ca­sos, la de­tec­ción a tiem­po su­po­ne me­jo­res re­sul­ta­dos en sa­lud, una me­jor ca­li­dad de vi­da y un au­men­to de la su­per­vi­ven­cia.

No to­do el mun­do co­no­ce la im­por­tan­cia de es­ta de­tec­ción pre­coz tam­bién en es­ta­dios avan­za­dos de la en­fer­me­dad, pe­ro es­to es cla­ve por­que ello va a con­di­cio­nar un cam­bio de tra­ta­mien­to y de abor­da­je de la pa­to­lo­gía. Una vez que de­tec­ta­mos un pa­cien­te con cáncer de prós­ta­ta resistente a la cas­tra­ción o me­tas­tá­si­co, es fun­da­men­tal ana­li­zar muy bien su si­tua­ción pa­ra de­fi­nir­la per­fec­ta­men­te de acuer­do a unos pa­rá­me­tros de­ter­mi­na­dos y, una vez he­cho es­to, el si­guien­te pa­so es con­sen­suar qué tra­ta­mien­to es el más ade­cua­do de la mano en oca­sio­nes del es­pe­cia­lis­ta en on­co­lo­gía. La de­tec­ción pre­coz no se aca­ba en el pri­mer diag­nós­ti­co de cáncer de prós­ta­ta, sino que es vi­tal du­ran­te to­da la en­fer­me­dad, ya que de ello va a de­pen­der la vi­ven­cia de en­fer­me­dad del pa­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.