La sa­lud de la plan­ti­lla ne­ce­si­ta más aten­ción

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 38 -

Atraer y re­te­ner ta­len­to ya no so­lo de­pen­de de un buen sa­la­rio o de las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal. El fac­tor sa­lud jue­ga, aho­ra mis­mo, un pa­pel cla­ve, y en mu­chos ca­sos lle­ga a ser in­clu­so más im­por­tan­te que otros as­pec­tos pu­ra­men­te la­bo­ra­les. Tan­to es así, que se­gún el es­tu­dio Cig­na 360º Well­being Sur­vey, el 74 por cien­to de los es­pa­ño­les con­si­de­ra que las ini­cia­ti­vas en­fo­ca­das en la sa­lud y bie­nes­tar son uno de los pun­tos más re­se­ña­bles a la ho­ra de ele­gir com­pa­ñía. An­te es­ta nue­va for­ma de pen­sar, ob­viar to­das aque­llas ac­cio­nes di­ri­gi­das a pro­mo­ver una vi­da sa­lu­da­ble en el en­torno la­bo­ral pue­de con­ver­tir­se en un se­rio in­con­ve­nien­te.

Si bien he­mos po­di­do com­pro­bar que las em­pre­sas es­pa­ño­las ob­tie­nen un apro­ba­do al­to por par­te de los em­plea­dos en el cui­da­do de sus plan­ti­llas, con una pun­tua­ción de 6,7 so­bre 10, to­da­vía que­da mu­cho re­co­rri­do a la ho­ra de se­guir im­pul­san­do una cul­tu­ra cor­po­ra­ti­va cen­tra­da en la sa­lud y el bie­nes­tar. Y en es­te sen­ti­do, el ca­rác­ter es­tra­té­gi­co y trans­ver­sal del de­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos lo con­vier­ten en mo­tor de cam­bio ha­cia una em­pre­sa más sa­lu­da­ble.

Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que en el con­tex­to la­bo­ral de una per­so­na no so­lo in­flu­ye su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, sino que fac­to­res co­mo su es­ta­do cog­ni­ti­vo, re­la­cio­nes so­cia­les, sa­lud y sen­sa­ción de se­gu­ri­dad tam­bién jue­gan un pa­pel cla­ve. De ahí que las or­ga­ni­za­cio­nes de­ban es­tar pen­dien­tes de cuá­les son las ne­ce­si­da­des de sus em­plea­dos, pro­cu­ran­do ase­gu­rar su bie­nes­tar me­dian­te ac­cio­nes y pro­gra­mas adap­ta­dos a sus cir­cuns­tan­cias.

En es­te pro­ce­so, el feed­back pro­por­cio­na­do por la plan­ti­lla es cla­ve pa­ra po­ner en mar­cha ca­da una de las ini­cia­ti­vas, me­dir la efec­ti­vi­dad de los pla­nes de sa­lud desa­rro­lla­dos y es­ta­ble­cer pun­tos de me­jo­ra. Sin em­bar­go, en al­gu­nas oca­sio­nes re­sul­ta un po­co com­pli­ca­do to­mar el pul­so del es­ta­do de sa­lud y bie­nes­tar de los em­plea­dos, por lo que el he­cho de co­no­cer y es­tar aler­ta an­te cier­tas se­ña­les pue­de mar­car una enor­me di­fe­ren­cia.

El in­di­ca­dor más evi­den­te de que al­go no va bien es que se au­sen­ten a me­nu­do. Eco­nó­mi­ca­men­te, el ab­sen­tis­mo la­bo­ral cues­ta a las em­pre­sas es­pa­ño­las 50.000 mi­llo­nes de euros al año, sien­do los pro­ble­mas de sa­lud una de las prin­ci­pa­les cau­sas. Por tan­to, pa­re­ce ló­gi­co pen­sar que el pri­mer pa­so pa­ra pre­ve­nir­lo es im­pul­sar una es­tra­te­gia que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.