Fo­men­tar la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do de bio­ló­gi­cos

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 10 -

Des­de que la Unión Eu­ro­pea apro­bó el pri­mer bio­si­mi­lar en 2006, se han in­tro­du­ci­do en el mer­ca­do más de 40 me­di­ca­men­tos de es­te ti­po, ge­ne­ran­do una nue­va es­truc­tu­ra de mer­ca­do en la que bio­ló­gi­cos ori­gi­na­les y bio­si­mi­la­res com­pi­ten y con­vi­ven. Es­ta co­yun­tu­ra se po­dría com­pa­rar a la lle­ga­da de los me­di­ca­men­tos ge­né­ri­cos ha­ce va­rias dé­ca­das, sin em­bar­go, hay va­rios as­pec­tos que di­fe­ren­cian am­bos es­ce­na­rios, ya que los ge­né­ri­cos son idén­ti­cos en­tre sí al pro­ce­der de sín­te­sis quí­mi­ca, lo que no ocu­rre con los bio­si­mi­la­res, ob­te­ni­dos a par­tir de cé­lu­las o te­ji­dos vi­vos. Por ello no pue­den exis­tir co­pias idén­ti­cas de me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos y, por tan­to, no ha­bla­mos de lo mis­mo.

La pre­gun­ta cla­ve es: ¿có­mo po­de­mos ma­xi­mi­zar el im­pac­to de la en­tra­da de los bio­si­mi­la­res so­bre el Sis­te­ma Na­cio­nal de Sa­lud (SNS) tan­to en el cor­to co­mo en el lar­go pla­zo, pe­ro sin me­nos­ca­bar los in­cen­ti­vos a la I+D+I en el me­dio y lar­go pla­zo? Si pen­sa­mos en el ci­clo de vi­da de un me­di­ca­men­to, hay dos de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que to­ma el re­gu­la­dor, don­de se en­fren­ta a un tra­de-off com­ple­jo, pa­ra in­ten­tar en­con­trar el equi­li­brio en­tre la efi­cien­cia es­tá­ti­ca y la efi­cien­cia di­ná­mi­ca.

En pri­mer lu­gar, co­mo re­gu­la­dor de las le­yes de pro­pie­dad in­te­lec­tual, la Unión Eu­ro­pea ga­ran­ti­za mo­no­po­lios tem­po­ra­les, pe­ro a la vez re­du­ce los cos­tes de en­tra­da de bio­si­mi­la­res una vez ex­pi­ra­da la pa­ten­te me­dian­te, por ejem­plo, pro­ce­sos abre­via­dos pa­ra su au­to­ri­za­ción por par­te de la Agen­cia Eu­ro­pea del Me­di­ca­men­to.

En se­gun­do lu­gar, ten­dría­mos los Es­ta­dos miem­bros co­mo re­gu­la­dor de pre­cios y/o com­pra­dor ma­yo­ri­ta­rio de me­di­ca­men­tos -fi­nan­cia­dos en su ma­yo­ría por los sis­te­mas sa­ni­ta­rios-. En el cor­to pla­zo, el pa­ga­dor quie­re ma­xi­mi­zar el aho­rro fo­men­tan­do el uso de me­di­ca­men­tos bio­si­mi­la­res -por su creencia de pre­cio más re­du­ci­do-. Sin em­bar­go, es­tos es­fuer­zos por ge­ne­rar aho­rro pue­den te­ner efec­tos per­ver­sos so­bre la in­ver­sión en I+D+I a me­dio o lar­go pla­zo. Si a tra­vés de sus to­mas de de­ci­sio­nes, los pa­ga­do­res in­di­can que so­lo es­tán dis­pues­tos a pa­gar por me­di­ca­men­tos bio­si­mi­la­res -ba­jo el su­pues­to que tie­nen me­nor pre­cio-, la in­ver­sión en desa­rro­llar nue­vos me­di­ca­men­tos po­dría re­du­cir­se con­si­de­ra­ble­men­te.

Pe­ro la li­te­ra­tu­ra eco­nó­mi­ca es cla­ra en una co­sa: la for­ma de re­gu­lar el mer­ca­do de me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos una vez ex­pi­ra­da la pa­ten­te tie­ne un im­pac­to im­por­tan­te en su fun­cio­na­mien­to, y, por con­si­guien­te, en el aho­rro ge­ne­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.