Pre­su­pues­tos, ur­nas y pa­rá­li­sis en la sa­ni­dad

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 10 -

El cam­bio de Go­bierno, tras la mo­ción de cen­su­ra del pa­sa­do mes de ju­nio ha tras­to­ca­do la ac­ti­vi­dad de los de­par­ta­men­tos mi­nis­te­ria­les. De­trás de la con­vul­sión po­lí­ti­ca, se es­con­de la ra­len­ti­za­ción, e in­clu­so pa­ra­li­za­ción, de pla­nes e ini­cia­ti­vas en las que los al­tos fun­cio­na­rios del Es­ta­do lle­va­ban me­ses tra­ba­jan­do. En el ám­bi­to sa­ni­ta­rio, la ac­ti­vi­dad de la Co­mi­sión In­ter­mi­nis­te­rial de Pre­cios es­tá cau­san­do des­alien­to, tan­to en la in­dus­tria co­mo en los pa­cien­tes, que aguar­dan con más fe que es­pe­ran­za la apro­ba­ción de pre­cio y fi­nan­cia­ción pa­ra im­por­tan­tes in­no­va­cio­nes te­ra­péu­ti­cas. Pe­ro no es el úni­co in­di­ca­dor. Uno de los ejem­plos más vi­si­bles es la pues­ta en mar­cha y ac­tua­li­za­ción de pla­nes na­cio­na­les y es­tra­té­gi­cos que, a pe­sar de ha­ber si­do apro­ba­dos con los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do de 2018, se han que­da­do en el lim­bo.

Co­mo era de es­pe­rar, al pro­du­cir­se un cam­bio de Go­bierno a mi­tad de año, ini­cia­ti­vas co­mo las es­tra­te­gias de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, del cán­cer o de la sa­lud men­tal, así co­mo los pla­nes de res­pues­ta fren­te a agen­tes bio­ló­gi­cos o de eli­mi­na­ción de sa­ram­pión, la ru­beo­la o la po­lio­mie­li­tis, se han vis­to pa­ra­li­za­dos. El eje­cu­ti­vo ha te­ni­do que prio­ri­zar. Así, otras ini­cia­ti­vas, co­mo el Plan pa­ra la

pre­ven­ción y con­trol de la tu­bercu­losis o el Plan Na­cio­nal de re­sis­ten­cias a los an­ti­bió­ti­cos, sí han si­do apro­ba­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Más allá de la im­por­tan­cia o ur­gen­cia de ca­da uno de es­tos pla­nes -to­dos ellos, sin du­da, de­li­ca­dos al re­per­cu­tir en la sa­lud de los ciu­da­da­nos- me­re­ce la pe­na una re­fle­xión so­bre la pa­rá­li­sis que ge­ne­ra la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en el tra­ba­jo de nues­tros fun­cio­na­rios. Hay que te­ner en cuen­ta que, en mu­chos ca­sos, es­tos pla­nes y es­tra­te­gias es­tán sim­ple­men­te pen­dien­tes de fir­ma. Es de­cir, des­pués de apro­bar­se su pues­ta en mar­cha con el con­sen­so po­lí­ti­co ne­ce­sa­rio en las Cor­tes Ge­ne­ra­les, los de­par­ta­men­tos y equi­pos téc­ni­cos del Mi­nis­te­rio se pu­sie­ron ma­nos a la obra y, tras me­ses de es­fuer­zo, es­tán vien­do co­mo su tra­ba­jo acu­mu­la pol­vo en los des­pa­chos.

A pe­sar de la ló­gi­ca con­fu­sión ge­ne­ra­da, nues­tros ser­vi­do­res pú­bli­cos con­ti­núan ha­cien­do una la­bor ím­pro­ba, con el ob­je­ti­vo de man­te­ner nues­tra Sa­ni­dad a la van­guar­dia mun­dial. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que ocu­rra en las ur­nas a fi­na­les de es­te mes, es­pe­re­mos que, con la pers­pec­ti­va de una le­gis­la­tu­ra com­ple­ta por de­lan­te, se vuel­va a una si­tua­ción de nor­ma­li­dad y po­da­mos avan­zar en el desa­rro­llo de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que ne­ce­si­ta nues­tra so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.