In­ver­sión en va­cu­nas, cla­ve pa­ra me­jo­rar en sa­lud

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 26 -

El va­lor de las va­cu­nas so­bre el bie­nes­tar so­cial es in­du­da­ble. Se­gún di­ver­sos es­tu­dios cien­tí­fi­cos, por ca­da eu­ro in­ver­ti­do, son más de 22 los que se aho­rran di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te en tér­mi­nos de me­no­res en­fer­me­da­des, muer­tes pre­ma­tu­ras y cos­tes so­cio­eco­nó­mi­cos -au­sen­cias la­bo­ra­les o co­le­gio, vi­si­tas mé­di­cas, hos­pi­ta­li­za­cio­nes, etc.-.

Más allá de cier­tas fa­ke news acer­ca de su ido­nei­dad y obli­ga­to­rie­dad, recordemos que en Es­pa­ña las po­lí­ti­cas de sa­lud pú­bli­ca y prevención ne­ce­si­tan más em­pu­je, ya que ape­nas su­po­nen el 1 por cien­to del gas­to sa­ni­ta­rio y, las va­cu­nas, só­lo un 0,35 por cien­to de es­te úl­ti­mo (250 mi­llo­nes de eu­ros). Des­de el co­mien­zo de la cri­sis, la Sa­lud Pú­bli­ca fue la que vio más mer­ma­dos sus re­cur­sos, lle­gan­do a su­frir un des­cen­so de has­ta un 77 por cien­to, tal y co­mo se pu­so de ma­ni­fies­to en el II Fo­ro de Sa­lud Pú­bli­ca y Va­cu­nas, ce­le­bra­do en To­le­do con el aval de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Va­cu­no­lo­gía (AEV) y la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca (SEIMC) y con la co­la­bo­ra­ción de Sa­no­fi Pas­teur.

Nues­tras ele­va­das co­ber­tu­ras de va­cu­na­ción in­fan­til me­dian­te fi­nan­cia­ción pú­bli­ca con­tras­tan con que las ta­sas de va­cu­na­ción en en­fer­me­da­des epi­dé­mi­cas co­mo la gri­pe es­tán

le­jos de ser óp­ti­mas. En ese ca­so, es­tá im­plí­ci­to el con­cep­to de bien pú­bli­co pu­ro en­ten­di­do co­mo aquel no ex­clui­ble -no se pue­de im­pe­dir su uso- y no ri­val -su con­su­mo por un in­di­vi­duo no re­du­ce la can­ti­dad pa­ra los de­más-. El pro­ble­ma vie­ne con cuál ha de ser la can­ti­dad óp­ti­ma del mis­mo, pues un bien pú­bli­co a pre­ser­var es el de la in­mu­ni­dad fren­te a en­fer­me­da­des de las que pro­te­gen las va­cu­nas. Así, ca­da per­so­na pue­de ele­gir va­cu­nar­se y ad­qui­rir cier­ta in­mu­ni­dad in­di­vi­dual fren­te a una en­fer­me­dad y, si mu­chos se va­cu­nan, ha­brá efec­to “in­mu­ni­dad de gru­po”. Es de­cir, si mu­cha gen­te es in­mu­ne, la en­fer­me­dad se di­se­mi­na­rá me­nos, de mo­do que las per­so­nas no va­cu­na­das pa­sa­rán a te­ner di­cha “in­mu­ni­dad”, pues no se in­fec­ta­rían al no ha­ber efec­to con­ta­gio de esa en­fer­me­dad.

Las va­cu­nas su­po­nen un cos­te, aun­que, se­gún el con­sen­so en eco­no­mía de la sa­lud, han de­mos­tra­do ser una de las in­ter­ven­cio­nes más cos­te-efec­ti­vas en sa­lud. Con una in­ver­sión me­nor a 50 eu­ros, se lo­gra un año de vi­da ga­na­do y se re­du­cen cos­tes sa­ni­ta­rios fu­tu­ros al evi­tar en­fer­me­da­des. En de­fi­ni­ti­va, uno desea­ría que to­do el mun­do ac­túe de for­ma vo­lun­ta­ria, pe­ro tam­bién res­pon­sa­ble fren­te a los de­más, pa­ra lo que se pre­ci­sa­ría au­men­tar los re­cur­sos des­ti­na­dos a va­cu­na­ción y me­jo­rar la sa­lud y el bie­nes­tar de la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.