Re­tos del ma­ne­jo clí­ni­co com­par­ti­do de la de­pre­sión

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 30 -

El ám­bi­to sa­ni­ta­rio más idó­neo pa­ra el ma­ne­jo de los pro­ble­mas de sa­lud men­tal más co­mu­nes en la po­bla­ción -en­tre ellos la de­pre­sión- es la aten­ción pri­ma­ria. La aten­ción pri­ma­ria es el ni­vel sa­ni­ta­rio más ac­ce­si­ble pa­ra las per­so­nas con un pro­ble­ma de sa­lud men­tal y, de he­cho, la ma­yor par­te de los pa­cien­tes con de­pre­sión son aten­di­dos en es­te ám­bi­to. Pe­ro tam­bién exis­te el acuer­do que la me­jo­ra del ma­ne­jo clí­ni­co y de los re­sul­ta­dos en la de­pre­sión re­quie­ren nue­vos mo­de­los asis­ten­cia­les que in­te­gren la aten­ción psi­quiá­tri­ca es­pe­cia­li­za­da con la aten­ción pri­ma­ria. Si mé­di­cos de fa­mi­lia y psi­quia­tras so­mos ca­pa­ces de coor­di­nar es­tre­cha­men­te nues­tras in­ter­ven­cio­nes, sin du­da po­dre­mos pro­por­cio­nar una me­jor aten­ción a la de­pre­sión en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te.

Es­to re­pre­sen­ta un au­tén­ti­co re­to, pues el con­tex­to y la for­ma de tra­ba­jar son muy di­fe­ren­tes en­tre am­bos ám­bi­tos asis­ten­cia­les. La psi­quia­tría es­pe­cia­li­za­da no so­lo po­see ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo clí­ni­co, en la psi­co­far­ma­co­lo­gía y en el abor­da­je psi­co­te­ra­péu­ti­co, sino que tie­ne dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra rea­li­zar una en­tre­vis­ta clí­ni­ca pro­lon­ga­da que po­si­bi­li­ta pro­fun­di­zar en la clí­ni­ca, el con­tex­to, y las creen­cias del pa­cien­te. Por otra par­te, la aten­ción pri­ma­ria apor­ta un co­no­ci­mien­to di­rec­to del en­torno per­so­nal y fa­mi­liar del

pa­cien­te, así co­mo un co­no­ci­mien­to pre­vio de sus cir­cuns­tan­cias vi­ta­les -la lon­gi­tu­na­li­dad es una ca­rac­te­rís­ti­ca de­fi­ni­to­ria de la aten­ción pri­ma­ria-. Des­de la aten­ción pri­ma­ria se abor­dan de for­ma in­te­gral to­das las ne­ce­si­da­des de sa­lud del pa­cien­te -in­clu­yen­do tan­to los pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca, los pro­ble­mas de sa­lud men­tal y, a me­nu­do, los con­di­cio­nan­tes so­cia­les-. Aun cuan­do es un pro­ble­ma re­co­no­ci­do que el tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra ca­da vi­si­ta de aten­ción pri­ma­ria pue­de ser li­mi­ta­do -a me­nu­do in­su­fi­cien­te- es­to pue­de su­plir­se con una ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad, por ejem­plo, aun­que es di­fí­cil des­ti­nar 30 o 40 mi­nu­tos a una vi­si­ta, pue­de ser fá­cil pro­gra­mar 3 o 4 vi­si­tas se­ma­na­les de diez mi­nu­tos.

El ti­po de pa­cien­te con de­pre­sión vis­to en uno u otro ni­vel son di­fe­ren­tes: en psi­quia­tría se ven de­pre­sio­nes más se­ve­ras, epi­so­dios agu­dos, si­tua­cio­nes de co­mor­bi­li­dad con otros tras­tor­nos men­ta­les, etc., pe­ro, por otra par­te, el pa­cien­te sue­le te­ner con­cien­cia cla­ra de que es­tá en­fer­mo y de que ne­ce­si­ta ayu­da pro­fe­sio­nal. En aten­ción pri­ma­ria so­le­mos ver pa­cien­tes con de­pre­sio­nes po­co di­fe­ren­cia­das, a me­nu­do si­tua­das al­re­de­dor del um­bral que de­li­mi­ta di­fu­sa­men­te el ma­les­tar emo­cio­nal -tris­te­za, frus­tra­ción, in­fe­li­ci­dad, etc.- que for­ma par­te de la vi­da nor­mal de las per­so­nas y aque­llo que es pa­to­ló­gi­co, aque­llo que es una en­fer­me­dad. A me­nu­do las ma­ni­fes­ta­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.