La im­por­tan­cia de la pre­ven­ción del ic­tus

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 32 -

El ic­tus es la pri­me­ra cau­sa de muer­te en la mu­jer en Es­pa­ña y la se­gun­da glo­bal. Ade­más, su­po­ne la pri­me­ra cau­sa de dis­ca­pa­ci­dad en adul­tos y la se­gun­da cau­sa de de­men­cia tras el Alz­hei­mer. A pe­sar de es­tas des­alen­ta­do­ras ci­fras, el tra­ta­mien­to del ic­tus is­qué­mi­co o in­far­to ce­re­bral -el pro­du­ci­do por la oclu­sión de una ar­te­ria ce­re­bral- ha vi­vi­do una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción en los úl­ti­mos 15 años.

De tal ma­ne­ra que, hoy en día, en la ma­yo­ría de las re­gio­nes es­pa­ño­las se tra­tan pa­cien­tes con in­far­to ce­re­bral den­tro de las pri­me­ras ho­ras de la en­fer­me­dad con téc­ni­cas de re­per­fu­sión. És­tas con­si­guen la des­obs­truc­ción de la ar­te­ria ce­re­bral me­dian­te bien la ad­mi­nis­tra­ción in­tra­ve­no­sa de un fár­ma­co trom­bo­lí­ti­co o bien con la ex­trac­ción me­cá­ni­ca del trom­bo in­tra­ce­re­bral con un ca­té­ter. Al des­obs­truir la ar­te­ria, con­se­gui­mos que el ta­ma­ño de la le­sión ce­re­bral sea con­si­de­ra­ble­men­te me­nor y en con­se­cuen­cia el pa­cien­te que­de con me­nos se­cue­las. En la ac­tua­li­dad, el por­cen­ta­je de pa­cien­tes que que­dan sin se­cue­las ha pa­sa­do del 20 por cien­to al 50 por cien­to. Sin em­bar­go, es­ta en­fer­me­dad si­gue de­jan­do a uno de ca­da dos pa­cien­tes con se­cue­las gra­ves o

muer­to en el me­jor de los es­ce­na­rios que es cuan­do es­te tra­ta­mien­to pue­de apli­car­se. Por tan­to, de­be­mos se­guir in­sis­tien­do en la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción del ic­tus. Ac­tual­men­te, exis­ten dos gru­pos de pa­cien­tes don­de la in­ci­den­cia de ic­tus es­tá au­men­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te. El pri­me­ro de ellos es en la po­bla­ción de me­nos de 55 años, don­de la fal­ta de co­no­ci­mien­to de los fac­to­res de ries­go vas­cu­lar clá­si­cos, el es­trés, el se­den­ta­ris­mo, el ta­ba­co y los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios es­tán pro­vo­can­do una au­tén­ti­ca epi­de­mia, al­can­za ya ca­si un 15 por cien­to del to­tal de los ic­tus.

El segundo gru­po son las per­so­nas ma­yo­res de 65 años, en los que la pre­sen­cia de una arrit­mia car­dia­ca lla­ma­da fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar es­tá sien­do la res­pon­sa­ble de uno de ca­da dos ic­tus gra­ves. La gran lon­ge­vi­dad de la po­bla­ción es­pa­ño­la es­tá ha­cien­do que ca­da vez más es­pa­ño­les la pa­dez­can. Es­ta arrit­mia con­di­cio­na que la au­rí­cu­la iz­quier­da no se con­trai­ga y en su in­te­rior se pue­dan for­mar trom­bos que pue­den ser ex­pul­sa­dos del co­ra­zón y en su ma­yo­ría se di­ri­gen al ce­re­bro pro­du­cien­do un in­far­to ce­re­bral car­dio­em­bó­li­co que sue­len te­ner una gra­ve­dad im­por­tan­te.

Es­te ti­po de ic­tus car­dio­em­bó­li­co por fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.