Nue­vas fór­mu­las pa­ra abor­dar el cán­cer de ma­ma

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 18 -

Alo lar­go de es­te año 2019, la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (SEOM) es­ti­ma que más de 277.000 per­so­nas re­ci­bi­rán un diag­nós­ti­co de cán­cer en nues­tro país. An­te es­ta si­tua­ción, los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que nos de­di­ca­mos a la in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to del cán­cer, jun­to con la ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria, de­be­mos bus­car nue­vas for­mas de ac­tuar no so­lo pa­ra re­du­cir la in­ci­den­cia y ta­sa de mor­ta­li­dad de es­ta en­fer­me­dad, sino tam­bién pa­ra ges­tio­nar de la for­ma más efi­cien­te po­si­ble los re­cur­sos de los que dis­po­ne­mos y pa­ra ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar y la calidad de vi­da de los pa­cien­tes du­ran­te to­do el pro­ce­so de la en­fer­me­dad.

En MD An­der­son Can­cer Cen­ter Ma­drid, te­ne­mos cla­ra la im­por­tan­cia de es­tos ob­je­ti­vos y, por ello, aca­ba­mos de inau­gu­rar una nue­va área pa­ra po­der te­ner jun­tas a to­das nues­tras pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma. Con más de 32.500 diag­nós­ti­cos pre­vis­tos pa­ra es­te 2019, se­gún da­tos de la SEOM, es­te tu­mor si­gue sien­do el más fre­cuen­te en­tre las mu­je­res. Es­ta or­ga­ni­za­ción por pa­to­lo­gías, a ima­gen y se­me­jan­za de la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va de MD An­der­son Can­cer Cen­ter de Hous­ton, nos va a per­mi­tir ser mu­cho más ope­ra­ti­vos y cen­tra­li­zar nues­tros es­fuer­zos a to­dos los ni­ve­les.

La cer­ca­nía en­tre to­dos los pro­fe­sio­na­les im­pli­ca­dos en el tra­ta­mien­to del cán­cer de ma­ma (on­co­lo­gía mé­di­ca, on­co­lo­gía

ra­dio­te­rá­pi­ca, gi­ne­co­lo­gía, on­co­lo­gía qui­rúr­gi­ca, ci­ru­gía plás­ti­ca, ra­dio­lo­gía ma­ma­ria, reuma­to­lo­gía, en­fer­me­ría y psi­co­lo­gía) nos fa­ci­li­ta mu­cho la co­mu­ni­ca­ción en­tre no­so­tros, lo que re­dun­da de for­ma di­rec­ta en un diag­nós­ti­co más efi­caz: más rá­pi­do y con­sen­sua­do por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de pro­fe­sio­na­les. Es­ta ma­yor per­so­na­li­za­ción y pre­ci­sión en el diag­nós­ti­co y tra­ta­mien­to de las pa­cien­tes nos ayu­da tam­bién a la op­ti­mi­za­ción de los pro­ce­di­mien­tos, lo cual re­per­cu­te en me­jo­res re­sul­ta­dos en sa­lud y nos acer­ca ca­da vez más a la ex­ce­len­cia en el cui­da­do de las afec­ta­das.

Y, más allá de es­to, la crea­ción de es­ta Uni­dad de Ma­ma ayu­da a las pa­cien­tes a sen­tir­se más có­mo­das y a re­du­cir sus ni­ve­les de preo­cu­pa­ción tras el diag­nós­ti­co. Así, por ejem­plo, la po­si­bi­li­dad de es­tar pre­sen­te en una con­sul­ta mien­tras los pro­fe­sio­na­les que la van a tra­tar dia­lo­gan acer­ca de cuál es el me­jor abor­da­je de su pa­to­lo­gía, con­si­gue que sien­ta y ex­pe­ri­men­te una im­pli­ca­ción real con su ca­so per­so­nal. Ade­más, acu­de a un es­pa­cio en el que hay otras per­so­nas con una si­tua­ción muy si­mi­lar a la su­ya, lo que crea unos sen­ti­mien­tos de em­pa­tía que ayu­dan mu­cho a la pa­cien­te en su pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. Al fi­nal, lo más im­por­tan­te es que ellas se sien­tan bien, pro­te­gi­das y com­pren­di­das por los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios que las es­tán aten­dien­do pa­ra que vi­va es­te pro­ce­so de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.