¿Se pue­de ha­cer más en la lu­cha con­tra el ta­ba­quis­mo?

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 28 -

El ta­ba­quis­mo, en su for­ma de ci­ga­rri­llo de com­bus­tión, es la pri­me­ra cau­sa ais­la­da de mor­ta­li­dad en Es­pa­ña que se acom­pa­ña de una al­ta mor­bi­li­dad cró­ni­ca, y con im­por­tan­tes dis­ca­pa­ci­da­des en mu­chos ca­sos. La ci­fra, se­gún el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, es de un pro­me­dio anual de 51.870 muer­tes. Hay que te­ner en cuen­ta que es­ta­mos ha­blan­do de una cau­sa evi­ta­ble, aun­que des­gra­cia­da­men­te lo sea di­fí­cil­men­te con las me­di­das apli­ca­das ac­tual­men­te.

Los da­tos ofi­cia­les que arro­ja la en­cues­ta EDA­DES 20172018 (Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad) de­mues­tran que a pe­sar de los es­fuer­zos rea­li­za­dos en­tre 1997 y 2017 se man­tie­ne el por­cen­ta­je de fu­ma­do­res dia­rios en la po­bla­ción de 15 a 67 años, con­cre­ta­men­te el 34%. Es­to re­pre­sen­ta na­da más y na­da me­nos unos diez mi­llo­nes de fu­ma­do­res a los que hay que aña­dir los lla­ma­dos fu­ma­do­res pa­si­vos.

Lla­ma la aten­ción que es­ta in­for­ma­ción so­lo lle­ga oca­sio­nal­men­te a nues­tra po­bla­ción en fe­chas se­ña­la­das co­mo el Día Mun­dial sin Ta­ba­co, cuan­do de­be­ría ser­vir de ba­se a una po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va an­ti­ta­ba­co es­pe­cial­men­te di­ri­gi­da a nues­tros

ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y fu­ma­do­res.

To­dos es­ta­mos de acuer­do que la lu­cha an­ti­ta­ba­co tie­ne que te­ner dos ob­je­ti­vos bá­si­cos: el pri­me­ro que los fu­ma­do­res de­jen de ha­cer­lo y se­gun­do que los ado­les­cen­tes y jó­ve­nes no se in­cor­po­ren al há­bi­to ta­bá­qui­co.

Pa­ra lo­grar es­tos ob­je­ti­vos pri­mor­dia­les se han desa­rro­lla­do en Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te a par­tir de 2005, ac­cio­nes le­gis­la­ti­vas que prohí­ben y res­trin­gen el uso de ci­ga­rri­llos de com­bus­tión y su pu­bli­ci­dad. Es­tas ac­cio­nes le­gis­la­ti­vas con­si­guie­ron una dis­mi­nu­ción del por­cen­ta­je de fu­ma­do­res en Es­pa­ña, pe­ro des­gra­cia­da­men­te los da­tos de la en­cues­ta EDA­DES no nos per­mi­ten ser op­ti­mis­tas. Es fun­da­men­tal la des­ha­bi­tua­ción de los fu­ma­do­res a tra­vés de uni­da­des o con­sul­tas en el sec­tor sa­ni­ta­rio y con la uti­li­za­ción de Te­ra­pias de Re­em­pla­zo de Ni­co­ti­na (NRT por sus si­glas en in­glés). Apo­ya­mos en ese sen­ti­do, co­mo es ló­gi­co, las ini­cia­ti­vas de nues­tras au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias y pen­sa­mos que to­da­vía pue­de in­cre­men­tar­se la le­gis­la­ción res­tric­ti­va.

Pe­ro el pro­ble­ma del ta­ba­quis­mo en Es­pa­ña con­ti­núa en una si­tua­ción muy crí­ti­ca y por eso, si­guien­do la ini­cia­ti­va de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.