El es­tig­ma de la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 34 -

Aun­que es una pa­to­lo­gía so­cial­men­te aso­cia­da a mu­je­res, la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria afec­ta tam­bién a mu­chos hom­bres ma­yo­res de 60 años. Y, aun­que si bien pue­de pre­sen­tar­se a eda­des más tem­pra­nas, a ellos les sue­le cos­tar más que a las mu­je­res en­fren­tar­se a es­te pro­ble­ma y bus­car una so­lu­ción. Más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do su­fren es­te pro­ble­ma en si­len­cio y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­no­ce la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria co­mo uno de los sie­te pro­ble­mas que re­quie­ren ma­yor aten­ción sa­ni­ta­ria. Sin em­bar­go, si­gue sien­do un ta­bú pa­ra los hom­bres y un tras­torno no su­fi­cien­te­men­te aten­di­do. Es­to es de­bi­do a que, en la prác­ti­ca dia­ria, un gran por­cen­ta­je de los va­ro­nes afec­ta­dos no con­sul­ta con su mé­di­co por ver­güen­za y/o des­co­no­ci­mien­to, ya que lo con­si­de­ran un pro­ce­so aso­cia­do al tra­ta­mien­to (en la ma­yo­ría de ca­sos on­co­ló­gi­co) que han re­ci­bi­do, o en al­gu­nos ca­sos al en­ve­je­ci­mien­to.

El co­rrec­to diag­nós­ti­co es fun­da­men­tal pa­ra apli­car el tra­ta­mien­to ade­cua­do. La reha­bi­li­ta­ción del sue­lo pél­vi­co y el uso de fár­ma­cos son los pri­me­ros es­ca­lo­nes te­ra­péu­ti­cos efi­ca­ces. Y en el ca­so de la in­con­ti­nen­cia se­ve­ra, el es­fín­ter

uri­na­rio ar­ti­fi­cial re­cu­pe­ra la fun­ción na­tu­ral del es­fín­ter, por lo que el pa­cien­te vuel­ve a te­ner una mic­ción nor­mal.

Por ello, des­de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Cán­cer de Prós­ta­ta (ANCAP), que­re­mos lan­zar un men­sa­je op­ti­mis­ta al pa­cien­te va­rón con in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y ani­mar­le a bus­car so­lu­cio­nes efec­ti­vas pa­ra po­der ter­mi­nar con la ver­güen­za, la resignació­n y el des­co­no­ci­mien­to que en­vuel­ven a es­ta pa­to­lo­gía. El pa­sa­do Día Mun­dial de la Ri­sa, lan­za­mos la cam­pa­ña ‘Ríe Sin Mie­do’, con la co­la­bo­ra­ción de Bos­ton Scien­ti­fic, con el fin de alen­tar a los afec­ta­dos a bus­car so­lu­cio­nes que les ayu­den a recuperar su calidad de vi­da, rien­do con ga­nas y sin mie­do a que la in­con­ti­nen­cia apa­rez­ca en el mo­men­to me­nos opor­tuno.

Son va­rias las cau­sas por las que una per­so­na pue­de su­frir in­con­ti­nen­cia uri­na­ria. En los hom­bres, nor­mal­men­te sur­ge tras ha­ber si­do in­ter­ve­ni­dos por un cán­cer de prós­ta­ta o ve­ji­ga, pe­ro tam­bién pue­de de­ber­se a con­di­cio­nes co­mo la dia­be­tes, la es­cle­ro­sis múl­ti­ple, la en­fer­me­dad de Par­kin­son o el in­far­to, o a ha­ber su­fri­do un trau­ma­tis­mo pél­vi­co. Hay va­rios ti­pos de in­con­ti­nen­cia: de es­fuer­zo (pér­di­das in­vo­lun­ta­rias al to­ser, reír, so­bre­es­fuer­zos…), de ur­gen­cia (pér­di­das y ve­ji­ga hi­per­ac­ti­va)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.