La fá­bu­la de la ci­ga­rra y la hor­mi­ga en la sa­lud pú­bli­ca

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 10 -

En la vida nos en­con­tra­mos an­te ac­tua­cio­nes que pue­den re­que­rir aten­ción más o me­nos im­por­tan­te, y di­cha aten­ción pue­de te­ner ca­rác­ter más o me­nos ur­gen­te. Mu­chas ve­ces se di­ce que lo ur­gen­te ha­ce que nos ol­vi­de­mos de lo im­por­tan­te. Y es que lo ur­gen­te pue­de te­ner un va­ria­do ni­vel de im­por­tan­cia. E in­clu­so cuan­do es­te­mos an­te al­go pri­mor­dial, lo ur­gen­te tien­de a ser una cri­sis o emer­gen­cia que pro­ba­ble­men­te se ha­ya ge­ne­ra­do por no ha­ber de­di­ca­do su­fi­cien­te aten­ción a lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, a lo que en su mo­men­to no se le dio prio­ri­dad por no te­ner ca­rác­ter im­pe­rio­so.

La fá­bu­la de la ci­ga­rra y la hor­mi­ga ilus­tra có­mo la ade­cua­da preparació­n pa­ra lo que acon­tez­ca no so­lo de ma­ne­ra in­me­dia­ta, sino tam­bién más a me­dio y lar­go pla­zo, nos pue­de fa­ci­li­tar las con­di­cio­nes pa­ra un fu­tu­ro me­jor. La pre­ven­ción, la cons­truc­ción de re­la­cio­nes, la pla­ni­fi­ca­ción y el re­co­no­ci­mien­to de ame­na­zas y opor­tu­ni­da­des, son al­gu­nas de las ac­tua­cio­nes ge­né­ri­cas en­cua­dra­das en esa ca­te­go­ría que me­re­ce ser prio­ri­za­da por sus vi­ta­les con­se­cuen­cias.

En esa tras­cen­den­te ca­te­go­ría se en­cuen­tra la Sa­lud Pú­bli­ca, de­fi­ni­da co­mo cien­cia y ar­te pa­ra pro­te­ger la sa­lud,

pre­ve­nir la en­fer­me­dad, y pro­mo­ver la sa­lud -y pro­lon­gar la ca­li­dad de vida- a tra­vés de los es­fuer­zos or­ga­ni­za­dos de la so­cie­dad. Ac­tual­men­te se han iden­ti­fi­ca­do al me­nos 10 Ope­ra­cio­nes o Fun­cio­nes Esen­cia­les de Sa­lud Pú­bli­ca que cons­ti­tu­yen el con­jun­to de ac­tua­cio­nes a lle­var a ca­bo pa­ra man­te­ner y me­jo­rar la sa­lud glo­bal de las po­bla­cio­nes. La con­tri­bu­ción de di­chas ope­ra­cio­nes de sa­lud pú­bli­ca a la mejora de la sa­lud de la po­bla­ción es evi­den­te, con de­mos­tra­do im­pac­to en es­pe­ran­za de vida, mor­ta­li­dad in­fan­til, con­trol de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, pre­ven­ción de cán­cer, dis­mi­nu­ción de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y de otras afec­cio­nes cró­ni­cas.

Pe­se a lo an­te­rior, a la ho­ra de de­ci­dir las in­ver­sio­nes en Sa­ni­dad en Es­pa­ña, la Sa­lud Pú­bli­ca es sor­pren­den­te­men­te ig­no­ra­da. Con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del II Foro de Sa­lud Pú­bli­ca y Va­cu­nas, or­ga­ni­za­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Va­cu­no­lo­gía y la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca con la co­la­bo­ra­ción de la Fun­da­ción de Sa­no­fi Pas­teur, tu­ve la oca­sión de re­vi­sar la evo­lu­ción del gas­to sa­ni­ta­rio en las dé­ca­das re­cien­tes. En tér­mi­nos ab­so­lu­tos, se dis­pa­ró el gas­to de ma­ne­ra lla­ma­ti­va -es­pe­cial­men­te en ser­vi­cios hos­pi­ta­la­rios y es­pe­cia­li­za­dos,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.