Sa­lud men­tal la­bo­ral. Yo sí, ¿y tú?

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 28 -

Re­cien­te­men­te la OMS ha co­mu­ni­ca­do que el co­no­ci­do sín­dro­me del tra­ba­ja­dor que­ma­do (bur­nout) fi­gu­ra­rá en su pró­xi­ma Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­da­des co­mo un pro­ble­ma aso­cia­do al em­pleo o al des­em­pleo. Es­te tras­torno, aso­cia­do al es­trés cró­ni­co en el tra­ba­jo, ya es­ta­ba en la an­te­rior edi­ción del ca­tá­lo­go -de 1990-, pe­ro en un epí­gra­fe más in­con­cre­to -pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con di­fi­cul­tad en el con­trol de la vi­da-. Los ex­per­tos apun­tan a que es­te cam­bio da­rá vi­si­bi­li­dad a la do­len­cia y, al es­tar vin­cu­la­do a un pro­ble­ma en el tra­ba­jo, tam­bién fa­ci­li­ta­rá la ges­tión de ba­jas e in­ca­pa­ci­da­des.

Es­te es só­lo un ejem­plo de en­fer­me­da­des men­ta­les exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad en em­pre­sas de to­da Eu­ro­pa. Y no es un pro­ble­ma pun­tual sino que si el es­trés per­ma­ne­ce in­mu­ta­ble du­ran­te mu­cho tiem­po se trans­for­ma en can­san­cio men­tal y fí­si­co, y per­ju­di­ca el ren­di­mien­to y la sa­tis­fac­ción la­bo­ral de los em­plea­dos. Y to­do es­to va en de­tri­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y la pro­pia sa­lud de la or­ga­ni­za­ción; los cos­tes de una sa­lud men­tal de­fi­cien­te en el tra­ba­jo son ele­va­dos.

In­ver­tir en pro­mo­ver la sa­lud men­tal y evi­tar que em­peo­re en el tra­ba­jo tie­ne efec­tos po­si­ti­vos a cor­to y lar­go plazo pa­ra los tra­ba­ja­do­res, los em­pre­sa­rios y la so­cie­dad. Los pro­ble­mas de sa­lud men­tal si­guen sien­do un ta­bú en las em­pre­sas. Se­gún The Work­for­ce in Eu­ro­pe 2019, el in­for­me eu­ro­peo de ADP, pro­vee­dor glo­bal de so­lu­cio­nes de Ges­tión del Ca­pi­tal Hu­mano, los es­pa­ño­les son rea­cios a re­co­no­cer un pro­ble­ma de sa­lud men­tal en el tra­ba­jo. Un 28 por cien­to no se sen­ti­ría có­mo­do re­co­no­cien­do que su­fre un pro­ble­ma men­tal. El 11 por cien­to de los em­plea­dos se lo di­ría a su je­fe y so­lo el 9 por cien­to se lo co­mu­ni­ca­ría a Re­cur­sos Hu­ma­nos. Ade­más, el 31 por cien­to cree que su em­plea­dor no es­tá in­tere­sa­do en su bie­nes­tar men­tal.

Si bien ha ha­bi­do gran­des cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción so­bre los pro­ble­mas de sa­lud men­tal en los úl­ti­mos años, las con­clu­sio­nes del in­for­me su­gie­ren que es­to no se re­fle­ja en la prác­ti­ca en los lu­ga­res de tra­ba­jo de Eu­ro­pa. Y que tam­bién hay sig­nos de des­co­ne­xión en­tre lo que se di­ce y lo que se es­tá ha­cien­do pa­ra apo­yar a los em­plea­dos. Otras ci­fras in­di­can que el 39 por cien­to de los es­pa­ño­les di­ce que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.