La ma­yo­ría si­len­cio­sa que se es­con­de de­trás de la so­le­dad

El Economista - Sanidad - - SANIDAD OPINIÓN 12 -

En es­te fre­né­ti­co tiem­po que nos ha to­ca­do vi­vir, y que cree­mos sin du­da que, aun­que sea fre­né­ti­co, el re­sul­ta­do fi­nal se­rá bueno por los lo­gros so­cia­les y cien­tí­fi­cos que nos va a de­pa­rar, la cien­cia y la economía tienen que es­tar vin­cu­la­dos a la fe­li­ci­dad de los ciu­da­da­nos. Tam­bién es ver­dad que exi­ge que nos es­te­mos adap­tan­do de for­ma abier­ta y no dog­má­ti­ca to­dos los días y ade­más es el úni­co que te­ne­mos. Pe­ro es ver­dad tam­bién que es­ta ra­pi­dez de los cam­bios nos im­pi­de mu­chas ve­ces ver y cuan­ti­fi­car mu­chos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que tienen las per­so­nas, so­bre to­do cuan­do son si­len­cio­sos.

Nos re­fe­ri­mos a la so­le­dad con ma­yús­cu­las que es uno de los acon­te­ci­mien­tos nue­vos más im­por­tan­tes que te­ne­mos -por­que afec­ta a mu­chos ciu­da­da­nos- y por­que po­drá au­men­tar si no po­ne­mos re­me­dios cla­ros y con­tun­den­tes -nos re­fe­ri­mos a los po­de­res po­lí­ti­cos- si no ob­te­ne­mos un com­pro­mi­so so­cial to­man­do con­cien­cia del mis­mo.

En Es­pa­ña, se cal­cu­la -no hay estadístic­as ni da­tos de­fi­ni­ti­vos- que exis­ten en­tre cua­tro y cin­co millones de ciu­da­da­nos afec­ta­dos por es­te des­gra­cia­do e in­jus­to fe­nó­meno que es la so­le­dad. Aun­que me con­si­de­ro una per­so­na op­ti­mis­ta, pro­duc­to de ser un pe­si­mis­ta in­for­ma­do, nun­ca ilu­so­rio, lo que se de­tec­ta si se es un ob­ser­va­dor so­cial y tam­bién, por­que no de­cir­lo, en el nue­vo sis­te­ma de comunicaci­ón que son las re­des so­cia­les, es que es muy fre­cuen­te, que exis­te y que hay que to­mar me­di­das ya, ma­ña­na es muy tar­de. Se tienen que to­mar me­di­das cla­ras, don­de ade­más el fac­tor eco­nó­mi­co no es lo más im­por­tan­te, lo que es im­por­tan­te es to­mar con­cien­cia y pro­duc­to de ello pro­po­ne­mos crear un Plan Na­cio­nal de Lucha Con­tra la So­le­dad. Es un te­ma de Es­ta­do y pre­ci­sa un plan es­pe­cí­fi­co.

En un ar­tícu­lo re­cien­te de Fer­nan­do Ónega ti­tu­la­do El fin de la so­le­dad al cual fe­li­ci­to, po­ne de ma­ni­fies­to de for­ma bri­llan­te y li­te­ra­ria es­te pro­ble­ma y des­cri­be va­rios pun­tos que hay que to­mar pa­ra esa es­tra­te­gia que coin­ci­de con nues­tra for­ma de pen­sar pa­ra po­der so­lu­cio­nar­lo. Di­ce Fer­nan­do One­ga que “la so­le­dad es en­con­trar­se en­ce­rra­do en ti mis­mo sin po­si­bi­li­dad de abrir una ven­ta­na a otras per­so­nas”. Nos pa­re­ce muy com­ple­ta es­ta de­fi­ni­ción y po­ne a flor de piel lo que ocu­rre real­men­te con es­te fe­nó­meno so­cial. Es mu­cho más que la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.