Te­le­fo­nía

Qué les due­le a las gran­des ‘te­le­cos’

El Economista - El Economista Tecnologia - - PORTADA - AN­TO­NIO LO­REN­ZO

Quie­ren sa­ber a qué ate­ner­se y que no les cam­bien las re­glas del jue­go so­bre la mar­cha. Eso es lo que re­cla­man los prin­ci­pa­les ope­ra­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes es­pa­ño­les, se­gún re­co­no­cie­ron sus re­pre­sen­tan­tes en un re­cien­te en­cuen­tro con elE­co­no­mis­ta. Las com­pa­ñías de te­le­fo­nía no pue­den di­si­mu­lar la im­po­ten­cia y desa­zón que les pro­du­ce las ve­lei­da­des nor­ma­ti­vas que ca­da po­co tiem­po asal­tan tan­to en el mer­ca­do es­pa­ñol co­mo en el eu­ro­peo. El úl­ti­mo so­bre­sal­to se pro­du­jo tras la pro­pues­ta de la vi­ce­pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Nee­lie Kroes, de su­pri­mir el roa­ming en­tre los Es­ta­do­smiem­bros de la UE. Es de­cir, que los usua­rios de­mó­vi­les no ten­gan que pa­gar un so­bre­cos­te en las lla­ma­das, men­sa­jes o na­ve­ga­ción cuan­do se en­cuen­tran fue­ra de sus paí­ses de ori­gen, pe­ro den­tro del Vie­jo Con­ti­nen­te. Ac­to se­gui­do, los ope­ra­do­res tu­vie­ron que mor­der­se la len­gua pa­ra no ex­pre­sar exac­ta­men­te lo que esa­me­di­da re­pre­sen­ta­ría en sus pla­nes de ne­go­cio. Las pre­vi­sio­nes y cálcu­los se con­vier­ten en pa­pel mo­ja­do ca­da vez que una au­to­ri­dad, na­cio­nal o co­mu­ni­ta­ria, en­cuen­tra re­pen­ti­na­men­te en el sec­tor de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes la res­pues­ta pa­ra sus ocu­rren­cias po­lí­ti­cas.

Las em­pre­sas de te­le­fo­nía tam­bién se que­jan de la pre­sión fis­cal que su­fren. En su opi­nión, no exis­te ám­bi­to em­pre­sa­rial más cas­ti­ga­do por el fis­co que su ne­go­cia­do. To­da­vía co­lea la ta­sa pa­ra fi­nan­ciar a RTVE, tras la su­pre­sión de la

pu­bli­ci­dad, lo que obli­gó a Vo­da­fo­ne a su­pri­mir ese ti­po de ser­vi­cios, in­via­ble por cul­pa de di­cho gra­va­men.

El ne­go­cio de los ope­ra­do­res es­tá su­frien­do co­mo po­cos el im­pac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca y la caí­da del con­su­mo. Los in­gre­sos me­dios del sec­tor ca­ye­ron el año pa­sa­do el 7 por cien­to -aun­que el por­cen­ta­je en­tre los más gran­des al­can­za los dos dí­gi­tos-, sin que ello les arre­dre en su apues­ta por las in­ver­sio­nes en re­des de nue­va ge­ne­ra­ción. Amo­do de ejem­plo, el pre­cio mí­ni­mo de las ofer­tas de ADSL de 10 me­gas era de 33 eu­ros al mes ha­ce un año, mien­tras que en la ac­tua­li­dad abun­dan las ofer­tas de 20 me­gas por 23 eu­ros men­sua­les, lo que sig­ni­fi­ca un 30 por cien­to más ba­ra­to, se­gún pu­so de ma­ni­fies­to el pa­sa­do 12 de ju­nio el pre­si­den­te de la Co­mi­sión del Mer­ca­do de las Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (CMT), Ber­nar­do Lo­ren­zo. An­te es­ta si­tua­ción, las com­pa­ñías con­si­de­ran que “no es bueno que los pre­cios cai­gan tan­to de un año pa­ra otro”, ya que eso re­per­cu­ti­rá en la in­ver­sión en un sec­tor crí­ti­co pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co.

Vo­da­fo­ne, Oran­ge yYoi­go ya han anun­cia­do sus ge­ne­ro­sos pla­nes de in­ver­sión y des­plie­gue en 4G. Te­le­fó­ni­ca se su­ma­rá en bre­ve a la mis­ma ca­rre­ra, cons­cien­te de que su prio­ri­dad en es­tos mo­men­tos pa­sa por sem­brar de fi­bra óp­ti­ca las gran­des ciu­da­des del país, en alian­za con Jazz­tel. Por su par­te, Oran­ge y Vo­da­fo­ne tam­bién ha­cen cau­sa co­mún pa­ra com­pe­tir en la sú­per ban­da an­cha fi­ja, aun­que con el freno de mano echa­do por cul­pa de las di­cho­sas in­cer­ti­dum­bres re­gu­la­to­rias. To­da­vía no es­tá cla­ro qué pa­sa­rá con los con­duc­tos verticales de los edi­fi­cios, de­ta­lle de ca­pi­tal im­por­tan­cia pa­ra apos­tar con fuer­za en se­me­jan­te ne­go­cio.

Tam­po­co ayu­da a los gran­des ope­ra­do­res el do­ble ra­se­ro que los re­gu­la­do­res apli­can a los ju­ga­do­res: los OTT (ope­ra­do­res por sus si­glas en in­glés, over the top) cam­pan li­bre­men­te por el mer­ca­do, mien­tras que los pro­pie­ta­rios de las re­des se so­me­ten a to­do ti­po de cor­ta­pi­sas al ca­lor de la neu­tra­li­dad de la red. “Esa si­tua­ción no in­cen­ti­va la in­ver­sión, ni mu­cho me­nos”, coin­ci­den los re­pre­sen­tan­tes de las prin­ci­pa­les te­le­cos del país.

Por si fue­ra po­co, los ope­ra­do­res es­pa­ño­les tam­bién se sien­ten nin­gu­nea­dos por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, cu­yo ti­tu­lar, Jo­sé Ma­nuel So­ria, pa­re­ce más preo­cu­pa­do por los pro­ble­mas del sec­tor ener­gé­ti­co o tu­rís­ti­co que por los de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Pa­re­ce cla­ro, que otros ne­go­cios con me­nor im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca que las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes go­zan de ma­yor pre­di­ca­men­to e in­fluen­cia en las al­tas es­fe­ras po­lí­ti­cas.

Los ope­ra­do­res de ‘te­le­cos’ se sien­ten es­pe­cial­men­te pre­sio­na­dos por el fis­co

Eduar­do Tau­let CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE YOI­GO

An­to­nio Coim­bra CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE VO­DA­FO­NE ES­PA­ÑA

Jo­sé Ma­ría Cas­te­llano PRE­SI­DEN­TE DE ONO

Jean-Marc Vig­no­lles CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE ORAN­GE ES­PA­ÑA

Luis Mi­gue Gil­pé­rez PRE­SI­DEN­TE DE TE­LE­FÓ­NI­CA ES­PA­ÑA

Jo­sé Mi­guel García CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE JAZZ­TEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.