Un via­je­ro ca­da vez más tec­no­ló­gi­co

El Economista - El Economista Tecnologia - - TRIBUNA - Paul de Vi­lliers Di­rec­tor ge­ne­ral de Ama­deus Es­pa­ña

El ve­rano es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na y co­mien­za por lo tan­to el mo­men­to de pla­ni­fi­ca­ción de las va­ca­cio­nes. Lle­ga­dos a es­te pun­to, se nos plan­tean di­fe­ren­tes cues­tio­nes re­la­cio­na­das con el via­je: el des­tino a ele­gir, el mo­do de trans­por­te, ti­po de alo­ja­mien­to o có­mo rea­li­zar las re­ser­vas que vie­nen aso­cia­das. Vi­vi­mos in­mer­sos en la era de la in­for­ma­ción: más de dos ter­cios de las per­so­nas que ha­bi­ta­mos en el mun­do desa­rro­lla­do tra­ba­ja­mos con sím­bo­los, da­tos, nú­me­ros y le­tras. In­ter­net ha mul­ti­pli­ca­do el vo­lu­men de in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, ha mo­di­fi­ca­do ra­di­cal­men­te la for­ma en que pro­du­ci­mos y con­su­mi­mos, las ma­ne­ras en que via­ja­mos, nos re­la­cio­na­mos, lee­mos y, por qué no, pen­sa­mos. La na­tu­ra­le­za del via­je­ro ha cam­bia­do. Ac­tual­men­te es­tá mu­cho más in­for­ma­do, es más exi­gen­te, di­gi­tal, mul­ti­ca­nal - es­pe­cial­men­te mó­vil-, y con unas de­man­das y ne­ce­si­da­des muy con­cre­tas a las que el sec­tor tu­rís­ti­co tie­ne que dar res­pues­ta.

Atal efec­to, la tec­no­lo­gía se con­vier­te en el eje prin­ci­pal pa­ra fa­ci­li­tar al via­je­ro to­do aque­llo que ne­ce­si­te pa­ra su via­je, y se vuel­ve ca­da vez más fun­da­men­tal ofre­cer­le la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar en ma­yor número de oca­sio­nes -an­tes, du­ran­te y des­pués del via­je-, don­de pue­de ir ad­qui­rien­do ser­vi­cios, co­no­ci­mien­tos del lu­gar o com­par­tien­do in­for­ma­ción, fo­tos o ex­pe­rien­cias, tan­to con los pro­vee­do­res del via­je o agen­cias de via­jes, co­mo con sus fa­mi­lia­res o ami­gos.

Pa­ra el mo­men­to de pla­ni­fi­ca­ción, exis­ten ya hoy en día so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que, ade­más o en lu­gar de bus­car por pre­cio y des­tino, rea­li­zan po­ten­tes bús­que­das en fun­ción de las opi­nio­nes de otros usua­rios, por ti­po­lo­gías de via­je -ex­pe­rien­cia de sol y pla­ya, cru­ce­ros, mon­ta­ña, etc.- o en fun­ción de un pre­su­pues­to dis­po­ni­ble sin de­fi­nir un des­tino en con­cre­to.

Tras es­ta pri­me­ra fa­se de pla­ni­fi­ca­ción y re­ser­va, la tec­no­lo­gía in­ter­vie­ne en to­das las de­más fa­ses a fin de que el via­je­ro ten­ga una ex­pe­rien­cia lo más flui­da y có­mo­da po­si­ble. En es­ta lí­nea, exis­ten so­lu­cio­nes que per­mi­ten, por ejem­plo, me­jo­rar la co­mu­ni­ca­ción en­tre aeropuerto­s y ae­ro­lí­neas, y evi­tar que el pa­sa­je­ro ten­ga que pa­sar el con­trol de se­gu­ri­dad, pue­da rea­li­zar el em­bar­que con el mó­vil, te­ner se­gui­mien­to de sus ma­le­tas -so­bre to­do cuan­do hay es­ca­las-, re­ci­bir aler­tas de re­tra­sos en el mó­vil no­ti­fi­ca­dos por la pro­pia ae­ro­lí­nea e in­clu­so ofer­tas de ser­vi­cio de su agen­cia de via­jes por si quie­re con­tra­tar en el ae­ro­puer­to un fast track o un ac­ce­so a la sala VIP. Ya en el pro­pio des­tino, exis­ten tam­bién tec­no­lo­gías que per­mi­ten al via­je­ro dis­fru­tar al má­xi­mo de su ex­pe­rien­cia. Des­de tec­no­lo­gías de reali­dad au­men­ta­da que per­mi­ten via­jar en el tiem­po y vi­sua­li­zar un tem­plo grie­go re­cons­trui­do, has­ta de geo­lo­ca­li­za­ción, que per­mi­te a las agen­cias ve­lar por la se­gu­ri­dad de un via­je­ro de ne­go­cios u ofre­cer a un via­je­ro un ser­vi­cio com­ple­men­ta­rio en des­tino.

En es­ta lí­nea, to­da la red del sec­tor del via­je es­ta in­ter­co­nec­ta­da, por lo que una co­la­bo­ra­ción más es­tre­cha en­tre to­dos los ac­to­res que la in­te­gran re­dun­da­ría en po­der ofre­cer nue­vos ser­vi­cios y de ma­yor va­lor aña­di­do a es­te nue­vo via­je­ro tec­ni­fi­ca­do y di­gi­tal. Es im­por­tan­te que el via­je se vuel­va más co­la­bo­ra­ti­vo, por ello la innovación y la co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos per­mi­ti­rán un eco­sis­te­ma que atrai­ga y fi­de­li­ce al via­je­ro.

Ya exis­ten ca­sos en el mer­ca­do de agen­cias de via­jes tra­di­cio­na­les que es­tán in­no­van­do pa­ra fi­de­li­zar al clien­te a tra­vés de la tec­no­lo­gía y una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­se, pa­ra con­ver­tir­se en su cen­tro ges­tor de via­jes de ocio. Pa­ra ello, es fun­da­men­tal lle­gar al nue­vo via­je­ro con ser­vi­cios di­fe­ren­cia­les y a tra­vés de to­dos los ca­na­les en los que es­té pre­sen­te.

El via­je­ro al fi­nal es el que man­da, y el que de­ci­de cuán­do y có­mo quie­re co­men­zar su via­je. Los di­fe­ren­tes ac­to­res de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca te­ne­mos que pre­ver esos mo­vi­mien­tos y rea­li­zar las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias, pa­ra acom­pa­ñar de la mano en el via­je a ese via­je­ro ca­da vez más tec­no­ló­gi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.