Te­le­fo­nía mó­vil

Cyr­ca, el ‘vir­tual’ de los mi­llo­na­rios

El Economista - El Economista Tecnologia - - PORTADA - J.J. SAN­TA­CA­NA

Juan Jun­que­ra es el fun­da­dor de Cyr­ca, el nue­vo ope­ra­dor­mó­vil di­ri­gi­do a pro­fe­sio­na­les con un al­to po­der ad­qui­si­ti­vo que ofre­ce ade­más una am­plia ga­ma de ser­vi­cios de ocio per­so­na­li­za­dos. Cyr­ca, cer­ca de y círcu­lo en la­tín, ha­ce re­fe­ren­cia a es­ta idea de lu­gar al que muy po­ca gen­te tie­ne ac­ce­so, es un con­trol ex­haus­ti­vo de la se­gu­ri­dad de las co­mu­ni­ca­cio­nes que ga­ran­ti­za la in­ti­mi­dad de sus clien­tes.

¿De qué ma­ne­ra sur­ge Cyr­ca y có­mo es­tá sien­do la aven­tu­ra?

El pro­yec­to se es­tá desa­rro­llan­do de una ma­ne­ra un po­co par­ti­cu­lar, por­que yo es­ta­ba acos­tum­bra­do al sec­tor pú­bli­co y a las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y so­cie­dad de la in­for­ma­ción, yCyr­ca no tie­ne na­da que ver ni con una co­sa ni con la otra. Yo siem­pre ha­bía creí­do en el ca­rác­ter di­fe­ren­cial de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, y jun­to a otros com­pa­ñe­ros que apor­ta­ron tam­bién sus ideas, fui­mos tra­tan­do el te­ma de la en­crip­ta­ción y los dis­po­si­ti­vos­mó­vi­les co­mo pla­ta­for­ma de ac­ce­so a los ser­vi­cios que ofre­ce­mos. Así, he­mos crea­do al­go úni­co que na­die más ha he­cho an­tes en el mun­do.

¿Có­mo fun­cio­nan co­mo ope­ra­dor­mó­vil?

El con­cep­to de ta­ri­fa lo he­mos en­fo­ca­do des­de el pun­to de vis­ta de la per­ma­nen­cia en Cyr­ca. De es­ta ma­ne­ra, ser so­cio con­lle­va ob­te­ner una can­ti­dad de tiem­po pa­ra ha­cer lla­ma­das y un bono de da­tos de­ter­mi­na­dos. Ade­más, da­mos más que cual­quie­ro­tro ope­ra­dor, ya que nues­tra ofer­ta es­tá po­ren­ci­ma de la me­dia de con­su­mo. En cuan­to a los lí­mi­tes, es­tos se­rán só­lo pa­ra ca­sos muy con­cre­tos, co­mo pa­ra aque­llas per­so­nas que viajen mu­cho. Cyr­ca ofre­ce tam­bién la po­si­bi­li­dad de va­li­dar las apli­ca­cio­nes que el clien­te con­si­de­re, ya que el mer­ca­do es tan am­plio que se­ría im­po­si­ble li­mi­ta­rel uso de es­tas. Aho­ra mis­mo es­ta­mos tra­ba­jan­do tam­bién en el desa­rro­llo de un ter­mi­nal de­mo­de­lo pro­pio, que ha­rá que nues­tros clien­tes se sien­tan aún más ex­clu­si­vos.

En cuan­to a su pla­ta­for­ma de­di­ca­da al ocio, ¿qué ofre­ce a los clien­tes?

Ser­vi­cios y pla­nes de ocio de lu­jo, que pre­ten­den la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y di­ná­mi­ca de nues­tros­miem­bros. La ex­clu­si­vi­dad es el fac­tor­prin­ci­pal, lo cual exi­ge que tan­to el clien­te co­mo no­so­tros­mis­mos pen­se­mos de for­ma di­fe­ren­te. Nues­tros so­cios de­ben de creer que no hay lí­mi­tes, que pue­den plan­tear­se cual­quier co­sa y de­jar vo­lar su ima­gi­na­ción. La idea es po­de­ro­fre­cer cons­tan­te­men­te pla­nes ori­gi­na­les a aque­llos que quie­ran com­ple­tar su tiem­po li­bre.

¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra ser­miem­bro de Cyr­ca?

Lo prin­ci­pal es te­ner ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca. Pa­ra po­der for­mar par­te de la co­mu­ni­dad, hay que pa­gar una ta­sa de ins­crip­ción de 3.000 eu­ros más IVA, y des­pués una cuo­ta men­sual o anual. Só­lo las per­so­nas que for­man par­te de Cyr­ca tie­nen de­re­cho al ac­ce­so a la pla­ta­for­ma, las pro­pues­tas de ocio y la aten­ción per­so­na­li­za­da. Atra­vés de nues­tra apli­ca­ción, el clien­te pue­de ver to­da la ofer­ta dis­po­ni­ble, y él mis­mo de­be de pre­ci­sar los de­ta­lles acer­ca de có­mo

“Nues­tros so­cios de­ben de creer que no exis­ten lí­mi­tes a sus de­seos”

re­quie­re él par­ti­cu­lar­men­te di­cho ser­vi­cio. Por otro la­do, te­ne­mos un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­cio­nes se­gu­ras que in­clu­ye un te­lé­fono de al­ta ga­ma con el que el clien­te po­drá ha­cer lla­ma­das en­crip­ta­das gra­tui­tas, al igual que un bono de da­tos y ac­ce­so a una nu­be se­gu­ra. Es­te ser­vi­cio per­mi­te el bo­rra­do y re­cu­pe­ra­ción de da­tos y el se­gui­mien­to del ter­mi­nal en ca­so de pér­di­da.

Su pú­bli­co es muy con­cre­to, ¿có­mo ac­ce­den a él?

La pla­ta­for­ma es­tá de­di­ca­da a un sec­tor­muy re­du­ci­do de la po­bla­ción, por lo que no usa­mos los­me­dios tra­di­cio­na­les de pu­bli­ci­dad, sino el bo­ca a bo­ca y tam­bién los con­tac­tos que es­ta­mos te­nien­do en el pro­pio mun­do del lu­jo. Ade­más, he­mos in­cor­po­ra­do amu­cha gen­te que ya tra­ba­ja­ba en el mun­do del ocio y que co­no­cían a per­so­nas po­ten­cial­men­te con­su­mi­do­ras de los ser­vi­cios que des­de Cyr­ca ofre­ce­mos. Tam­bién he­mos des­cu­bier­to que no so­mos enemi­gos de nin­gún pro­vee­dor­de ser­vi­cios, sino que au­na­mos es­fuer­zos al ofre­cer­les la po­si­bi­li­dad de con­tac­tar con un ti­po de clien­tes que has­ta aho­ra no te­nían. Esa es la ven­ta­ja de apli­car la tec­no­lo­gía al mun­do del ocio, que no nos he­mos con­fi­gu­ra­do co­mo un com­pe­ti­dor, sino co­mo un ins­tru­men­to de venta.

¿Qué pa­pel tie­ne el con­cep­to de se­gu­ri­dad en vues­tra em­pre­sa?

La se­gu­ri­dad siem­pre es im­por­tan­te, más aún si te de­di­cas pro­fe­sio­nal­men­te a al­go que pue­da te­ner una re­le­van­cia o que es­té vin­cu­la­do al se­cre­to co­mer­cial o in­dus­trial. De es­ta ma­ne­ra, cree­mos que es fun­da­men­tal que las lla­ma­das y los ac­ce­sos de da­tos sean se­gu­ros. Al­gu­nos de nues­tros clien­tes se de­di­can a ac­ti­vi­da­des pa­ra las que es muy im­por­tan­te que sus co­mu­ni­ca­cio­nes no sean

“No so­mos enemi­gos de los pro­vee­do­res de ocio, sino su ins­tru­men­to de venta” “Es fun­da­men­tal edu­car en de­re­chos vin­cu­la­dos a la tec­no­lo­gía”

in­ter­cep­ta­das, por lo que ya te­nían an­tes al­gún ti­po de ser­vi­cio de te­le­fo­nía se­gu­ra que na­da tie­ne que ver con Cyr­ca. No­so­tros he­mos pen­sa­do en las ne­ce­si­da­des que es­te ti­po de clien­tes te­nía ate­rior­men­te, en qué es lo que nos pi­den exac­ta­men­te.

Us­ted fue se­cre­ta­rio de es­ta­do de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. ¿Có­mo se vi­vió des­de den­tro el ‘boom’ tec­no­ló­gi­co?

Tras el des­plo­me del sec­tor in­mo­bi­lia­rio, uno de los­más im­por­tan­tes de nues­tro país, creí­mos que era ne­ce­sa­rio apos­tar­po­ro­tro ca­paz de com­pen­sar­par­te de las pér­di­das. Al prin­ci­pio nos cos­tó un po­co tras­la­da­res­ta idea a to­do el Go­bierno, aun­que na­die nos con­tra­di­jo nun­ca, pe­ro po­co a po­co fui­mos afian­zán­do­la. Aho­ra­mis­mo na­die du­da que el cam­po de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción es fun­da­men­tal, por­que no só­lo crea em­pre­sas de­di­ca­das a es­to, sino que el res­to de sec­to­res usan es­tas tec­no­lo­gías pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de sus ser­vi­cios.

¿Adón­de cree pue­de lle­gar la tec­no­lo­gía?

Acual­quier si­tio, aun­que lo que amí­más me preo­cu­pa aho­ra­mis­mo es el te­ma de la in­ti­mi­dad, que es­tá cambiando mu­cho. Los jó­ve­nes ya no tie­nen la mis­ma idea del con­cep­to de in­ti­mi­dad que no­so­tros, dan de­ma­sia­da in­for­ma­ción que com­par­ten con to­do el mun­do. Lo ven tan nor­mal, que qui­zá el pro­ble­ma sea del res­to, que no nos he­mos adap­ta­do. De­be­mos li­mi­tar la ca­pa­ci­dad que tie­ne el es­ta­do de usar la tec­no­lo­gía pa­ra con­tro­la­ral ciu­da­dano, pro­te­ge­rel se­cre­to de las co­mu­ni­ca­cio­nes y los de­re­chos in­di­vi­dua­les, pe­ro sin pres­cin­dir­de la tec­no­lo­gía, apos­tan­do por un tér­mino me­dio. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio in­cul­ca­ra tra­vés de la edu­ca­ción el sen­ti­mien­to de que la in­ti­mi­dad es al­go­muy im­por­tan­te que de­be­mos de sa­ber li­mi­tar. Edu­ca­ra la gen­te en de­re­chos fun­da­men­ta­les vin­cu­la­dos a la tec­no­lo­gía, y no tan­to en es­ta­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.