Has­ta dón­de lle­ga el po­der de la in­for­ma­ción

El Economista - El Economista Tecnologia - - EDITORIAL -

La vie­ja cos­tum­bre de es­cri­bir un dia­rio pa­re­ce co­sa del pa­sa­do y de al­gu­nos ro­mán­ti­cos ape­ga­dos a las vie­jas tra­di­cio­nes. O qui­zá, pen­sán­do­lo bien, eso de na­rrar al­go so­bre no­so­tros mis­mos to­dos los días no es­té tan an­ti­cua­do co­mo pen­sá­ba­mos. Yes que, a dia­rio, 802 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do en­tran en su per­fil de Fa­ce­book y cuen­tan có­mo se en­cuen­tran, com­par­ten una ima­gen, re­fle­xio­nan so­bre al­go que aca­ba de su­ce­der o sim­ple­men­te lan­zan un de­seo... To­da esa in­for­ma­ción lle­ga al ins­tan­te, co­mo es ló­gi­co, a nues­tros ami­gos en la red so­cial (tam­bién es­tas re­des han cam­bia­do bas­tan­te el con­cep­to de ami­go, pe­ro eso da­ría pa­ra otro de­ba­te).

Sin sa­ber­lo o sin que­rer dar­nos cuen­ta del to­do, ca­da uno de esos re­ta­zos de nues­tra vi­da son al­ma­ce­na­dos en un va­lio­sí­si­mo ca­jón. El amo y se­ñor de ese de­pó­si­to no es otro que Mark Zuc­ker­berg, que a sus 30 años re­cién cum­pli­dos el pa­sa­do 14 de ma­yo, no só­lo ocu­pa el 21º pues­to de la lis­ta For­bes de los más ri­cos, sino el 24º de los­más po­de­ro­sos. Co­mo de­ci­mos en el reportaje que lle­va­mos a la por­ta­da de es­te nú­me­ro, si la in­for­ma­ción es po­der, el CEO de Fa­ce­book bien po­día­mos con­si­de­rar­lo Mr. Big Da­ta. Por­que no es so­lo la in­for­ma­ción que ate­so­ra de los 1.276 mi­llo­nes de usua­rios de Fa­ce­book - se­gún el in­for­me de la red so­cial del pri­mer tri­mes­tre de es­te año-, sino la in­for­ma­ción de los usua­rios deWhat­sApp e Ins­ta­gram, dos de las com­pa­ñías que el an­ti­guo alumno de Har­vard ha ad­qui­ri­do. Aun­que de mo­men­to to­das es­tas fir­mas tec­no­ló­gi­cas con­ti­núen fun­cio­nan­do de for­ma se­pa­ra­da, el día que Zuc­ker­berg se le­van­te con la pre­ten­sión de mez­clar to­dos esos da­tos, co­mo sue­le de­cir­se, no va a ha­ber quien se atre­va a to­ser­le. No hay com­pa­ñía o ins­ti­tu­ción que no quie­ra sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to a su pre­su­pues­to de pu­bli­ci­dad y már­ke­ting. Yen es­tos momentos, si hay al­guien ca­paz de su­mi­nis­trar a cual­quier em­pre­sa o ins­ti­tu­ción la in­for­ma­ción más exac­ta y de­ta­lla­da so­bre ca­da uno de sus po­ten­cia­les clien­tes, ese es sin du­da Mr. Zuc­ker­berg. Qui­zá en­ton­ces ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de ha­blar no de mo­no­po­lios eco­nó­mi­cos sec­to­ria­les, sino del mo­no­po­lio glo­bal de la in­for­ma­ción.

El día que Zuc­ker­berg una los da­tos de Fa­ce­book, What­sApp e Ins­ta­gram, na­die se atre­ve­rá a to­ser­le

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.