UN CO­CHE A PRUE­BA DE TSU­NA­MIS

El Economista - El Economista Tecnologia - - TENDENCIAS - FA­BIÁN CA­BE­LLO

Un an­ti­guo di­se­ña­dor de Su­zu­ki ha di­se­ña­do un vehícu­lo que re­suel­ve va­rios pro­ble­mas de su en­torno: la con­ta­mi­na­ción, las inun­da­cio­nes y la mo­vi­li­dad li­mi­ta­da de los ma­yo­res. Un tres en uno, va­mos. Ha con­ce­bi­do un co­che eléc­tri­co ca­paz de se­guir fun­cio­nan­do en ca­so de inun­da­ción. No ha­bla­mos de un vehícu­lo an­fi­bio con el que po­da­mos lan­zar­nos a cru­zar la­gos y ríos, pe­ro si nos sor­pren­de una inun­da­ción, po­dre­mos sa­lir ai­ro­sos del tran­ce, que no es po­co. El con­duc­tor y el res­to de ocu­pan­tes po­drán con­tar la ex­pe­rien­cia y, po­co des­pués, ten­drán que lle­var su sal­va­vi­das al ta­ller a so­me­ter­lo a una bue­na re­pa­ra­ción, pues de mo­men­to el pro­to­ti­po no es to­tal­men­te im­permea­ble. Aun­que no que­da­rá si­nies­tro to­tal, sí de­be­ría de re­vi­sar­se a fon­do. Adi­fe­ren­cia de los co­ches de ga­so­li­na, que ne­ce­si­tan oxí­geno pa­ra fun­cio­nar, los mo­to­res eléc­tri­cos pue­den se­guir tra­ba­jan­do bajo el agua. Ade­más, un ge­ne­ra­dor de cho­rro de agua em­pu­ja el co­che ha­cia ade­lan­te, mien­tras que los neu­má­ti­cos -muy li­via­nos- ac­túan co­mo ale­tas.

En su in­te­rior, un ma­ni­llar­de­mo­to­ci­cle­ta sus­ti­tu­ye al vo­lan­te y a los pe­da­les. Tam­bién sor­pren­de su re­du­ci­do ta­ma­ño, de po­co­más de dos­me­tros yme­dio de lar­go -más cor­to que un Mini Coo­per- y, aun­que dis­pon­ga de cua­tro pla­zas, en reali­dad es­más pe­que­ño que el Smart Elec­tri­cD­ri­ve de dos asien­tos. Di­se­ña­do pa­ra tra­yec­tos cor­tos, su di­se­ña­dor tam­bién pien­sa en es­te vehícu­lo co­mo el ideal pa­ra las per­so­nas ma­yo­res. De he­cho, su al­ma má­ter­ha te­ni­do pre­sen­tes a sus pa­dres, ya an­cia­nos y con mo­vi­li­dad li­mi­ta­da, y en los mi­llo­nes de per­so­nas en esa­mis­ma si­tua­ción. El Fomm se lan­za­rá en Tai­lan­dia en 2015 y de mo­men­to es­tá pen­sa­do so­lo pa­ra el mer­ca­do asiá­ti­co, aun­que sus pro­mo­to­res avi­san de que 1.000 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven en al­gu­na zo­na sus­cep­ti­ble de su­frir inun­da­cio­nes.

JO­SÉ TO­MÁS SU­SAR­TE / Di­rec­tor ge­ne­ral de Koo­lair “HOY ES VI­TAL DIS­PO­NER DE TO­DA LA IN­FOR­MA­CIÓN DE LA EM­PRE­SA EN UN CLIC”

Jo­sé To­más Su­sar­te re­co­no­ce que no sa­be lo que es di­ri­gir una em­pre­sa en tiem­pos de bo­nan­za, pues lle­gó a la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Koo­lair cuan­do la cri­sis ya ha­bía he­cho me­lla en la cuen­ta de re­sul­ta­dos. De sus tiem­pos de ope­ra­rio, de cuan­do se sa­ca­ba la ca­rre­ra es­tu­dian­do por las no­ches, con­ser­va un co­no­ci­mien­to per­fec­to de ca­da una de las fa­ses de pro­duc­ción de es­ta com­pa­ñía. El lí­der na­cio­nal en la fa­bri­ca­ción de re­ji­llas y di­fu­so­res de ai­re acon­di­cio­na­do in­dus­trial ha lo­gra­do ca­pear el tem­po­ral au­men­tan­do las ex­por­ta­cio­nes has­ta su­po­ner el 65 por cien­to de la fac­tu­ra­ción. Ysa­ca pe­cho: “Es­te año es el pri­me­ro des­de el ini­cio de la cri­sis en que pre­ve­mos cre­cer tan­to en mer­ca­do na­cio­nal co­mo en el ex­tran­je­ro”. Re­co­no­ce que bue­na cul­pa de ese éxi­to la tie­ne el sis­te­ma de ges­tión in­te­gral de la in­for­ma­ción de IFS, que im­plan­tó la com­pa­ñía ha­ce aho­ra una dé­ca­da. “Es co­mo la ga­so­li­na del co­che, to­tal­men­te in­dis­pen­sa­ble”, re­co­no­ce Su­sar­te. En es­ta en­tre­vis­ta nos ex­pli­ca có­mo fun­cio­na un sis­te­ma de es­te ti­po.

De los 12 tra­ba­ja­do­res ini­cia­les a los 250 de la ac­tua­li­dad, ¿có­mo ha si­do ese desa­rro­llo en Koo­lair?

La com­pa­ñía arran­có en 1967 con una do­ce­na de em­plea­dos y desa­rro­llan­do unas li­cen­cias que se tra­jo el an­ti­guo pro­pie­ta­rio de Ca­na­dá y Es­ta­dos Uni­dos. En Es­pa­ña, en aque­lla épo­ca, el ai­re acon­di­cio­na­do era un lu­jo que se fue in­tro­du­cien­do po­co a po­co en cen­tros co­mer­cia­les y en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res pú­bli­cos... Gra­cias a que El Cor­te In­glés con­fió en­ton­ces en no­so­tros pa­ra su ex­pan­sión pu­di­mos cre­cer­mu­cho. En la ac­tua­li­dad, nues­tros pro­duc­tos es­tán por to­do el mun­do, des­de la nue­va ter­mi­nal del ae­ro­puer­to de Heath­ro­wa­lA­vi­va Sta­dium de Du­blín.

“Un sis­te­ma in­te­gral de la in­for­ma­ción es al­go tan vi­vo co­mo la pro­pia em­pre­sa” “Ne­ce­si­tá­ba­mos que se pu­die­ra adap­tar a ca­da nue­va si­tua­ción y con­fia­mos en IFS”

En los úl­ti­mos años, la so­lu­ción ha si­do ex­por­tar­más...

Fue en 1985 cuan­do fir­ma­mos el pri­mer con­tra­to con un dis­tri­bui­dor fran­cés y des­de en­ton­ces -y so­bre to­do des­de el ini­cio de la cri­sis- he­mos au­men­ta­do el por­cen­ta­je de ex­por­ta­ción has­ta el 65por cien­to, in­clu­yen­do a to­dos los paí­ses eu­ro­peos, el nor­te de Áfri­ca y des­de el año pa­sa­do tam­bién La­ti­noa­mé­ri­ca.

¿En qué mo­men­to de­ci­den que hay que im­plan­ta­run sis­te­ma de ges­tión de la in­for­ma­ción, en es­te ca­so de IFS?

Cuan­do ve­mos que pa­ra to­mar una de­ci­sión ne­ce­si­ta­mos una se­rie de da­tos y que tar­da­mos ho­ras y ho­ras en re­ci­bir­los. Di­ga­mos que ese fue un mo­men­to de­ter­mi­nan­te pa­ra plan­tear­nos adop­tar un sis­te­ma de es­te ti­po. Ne­ce­si­tá­ba­mos co­no­cer el es­ta­do de los pe­di­dos o la car­ga de tra­ba­jo de la plan­ta y des­cu­bri­mos que la so­lu­ción pa­sa­ba por in­cor­po­rar un sis­te­ma de ges­tión. Es­te nos ayu­da a to­mar de­ci­sio­nes y des­pués a op­ti­mi­zar la or­ga­ni­za­ción.

¿Hu­bo al­gún mo­men­to en el que di­je­rais “has­ta aquí he­mos lle­ga­do”?

Al no con­tar con stock y tra­ba­jar bajo pe­di­do, siem­pre sur­gían du­das: “Ah, yo creía que te­nía­ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra es­te en­car­go”. Ylo­mis­mo con el per­so­nal. Al ser una em­pre­sa­ma­nu fac­tu­re­ra, don­de más lo no­tá­ba­mos era en la pro­duc­ción.

¿Có­mo fue ese pro­ce­so?

En 1992 em­pe­za­mos a uti­li­zar sis­te­mas es­tán­dar que ha­bía, pe­ro no de ges­tión in­te­gral. Un pro­gra­mi­ta pa­ra te­ner un re­gis­tro de los pe­di­dos, otra ba­se de da­tos pa­ra las en­tra­das de al­ma­cén... Afi­na­les de los no­ven­ta, de­sa­rro­lla­mos pro­gra­mas in­ter­nos pa­ra ca­da de­par­ta­men­to, lo que agi­li­za­ba al­gu­nas áreas, pe­ro no el glo­bal de la com­pa­ñía. Yem­pe­za­mos a bus­car sis­te­mas in­te­gra­les. ¿Por­qué se de­ci­die­ron por IFS? ¿Qué les ofre­cía con res­pec­to a la com­pe­ten­cia?

Co­mo nues­tra gran di­fi­cul­tad es­ta­ba en or­ga­ni­zar la pro­duc­ción, ha­bía dos re­qui­si­tos que de­bía de cum­plir el sis­te­ma: que fue­ra con­fi­gu­ra­ble de una for­ma más o me­nos rá­pi­da y ágil, y tam­bién que el sis­te­ma IFS era el úni­co o de los po­cos que en­ton­ces se po­día pro­gra­mar a ca­pa­ci­dad fi­ni­ta. Es­to úl­ti­mo sig­ni­fi­ca que el sis­te­ma tie­ne en cuen­ta en to­do mo­men­to las po­si­bi­li­da­des li­mi­ta­das de la plan­ta -de re­cur­sos­ma­te­ria­les y hu­ma­nos- y que va di­cien­do si los pe­di­dos que en­tran los va­mos a po­der aten­der y en qué pla­zos.

Koo­lair­ges­tio­na una me­dia dia­ria 80 pe­di­dos de venta y 75 no­tas de en­tre­ga. ¿A par­tir­de qué vo­lu­men de tra­ba­jo o ne­go­cio re­co­men­da­rían y con­si­de­ran ne­ce­sa­rio im­plan­ta­run pro­ce­so de ges­tión in­te­gra­do?

Mi opi­nión per­so­nal es que in­de­pen­dien­te­men­te de si el vo­lu­men es mu­cho o po­co, a lo que ayu­da un sis­te­ma es a te­ner una vi­sión muy rá­pi­da, a un clic del or­de­na­dor, de có­mo es­tán to­das las áreas de la em­pre­sa. Po­de­mos te­ner un pe­di­do dia­rio, pe­ro si se tra­ta de un pe­di­do que tie­ne­mu­chas ne­ce­si­da­des de ma­te­ria­les, de re­cur­sos... igual ya se­ría re­co­men­da­ble te­ner un sis­te­ma de ges­tión in­te­gral de la in­for­ma­ción.

La in­ver­sión ini­cial fue de 150.000 eu­ros. ¿Cuán­to tiem­po se tar­da en amor­ti­zar?

Esa fue la in­ver­sión ini­cial y lue­go ne­ce­si­ta­mos un ser­vi­cio de­man­te­ni­mien­to y tam­bién de­me­jo­ra con­ti­nua por par­te de IFS. Es­to es al­go que es­tá vi­vo, co­mo la pro­pia em­pre­sa, pues va­mos im­ple­men­tan­do he­rra­mien­tas. No­so­tros no he­mos con­si­de­ra­do el sis­te­ma in­te­gral de ges­tión de la in­for­ma­ción co­mo un re­torno de la in­ver­sión pa­ra una me­jo­ra en lo que es nues­tra ren­ta­bi­li­dad, que tam­bién lo es. Hay co­sas que son ne­ce­sa­rias y otras que son im­pres­cin­di­bles. El sis­te­ma en nues­tro ca­so es im­pres­cin­di­ble pa­ra po­der fun­cio­nar. Es co­mo la ga­so­li­na de un co­che. No me cues­tiono cuán­to voy a tar­dar en amor­ti­zar el cos­te de lle­nar el de­pó­si­to, sim­ple­men­te ne­ce­si­to la ga­so­li­na pa­ra lle­gar a mi des­tino.

¿Qué ha si­do lo úl­ti­mo en desa­rro­llar?

Aho­ra es­ta­mos au­to­ma­ti­zan­do to­da la zo­na de em­pa­que­ta­do. Los ope­ra­rios van si­tuan­do el ma­te­rial en cin­tas trans­por­ta­do­ras co­mo las ma­le­tas de un ae­ro­puer­to, pa­san por una cá­ma­ra que lee un có­di­goQR­don­de va to­da la in­for­ma­ción del pro­duc­to, del clien­te y del pe­di­do. IFS tam­bién nos fa­ci­li­ta la re­co­gi­da de to­dos esos da­tos pa­ra in­tro­du­cir­los en el sis­te­ma. Tam­bién nos di­ce las di­men­sio­nes to­ta­les y el pe­so de ca­da pa­que­te...

¿Có­mo ha­cían las co­sas an­tes de im­plan­tar las so­lu­cio­nes IFS y có­mo ha me­jo­ra­do los pro­ce­sos de or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo?

Aho­ra por ejem­plo he­mos ad­qui­ri­do un com­pro­mi­so con un gru­po español que es­tá abrien­do bas­tan­tes tien­das por to­da Eu­ro­pa se­gún el cual no­so­tros des­de el día en que nos con­fir­ma el pe­di­do te­ne­mos que te­ner­lo lis­to en dos días pa­ra en­viár­se­lo. Sin es­te sis­te­ma, se­ría im­po­si­ble. Con­su­mi­ría­mos só­lo un día en­te­ro en pre­pa­rar las ór­de­nes de fa­bri­ca­ción.

¿Hay un an­tes y un des­pués?

To­tal­men­te. Nos ha per­mi­ti­do po­der te­ner clien­tes que an­tes no po­día­mos te­ner. Nos ha per­mi­ti­do ad­qui­rir com­pro­mi­sos con clien­tes de cum­pli­mien­to de pla­zos de en­tre­ga del 95 por cien­to. Nos ha per­mi­ti­do cre­cer a un rit­mo más al­to y abar­car un cam­po de clien­tes más am­plio por esa ca­pa­ci­dad de dis­po­ner de la in­for­ma­ción. Y en­ton­ces te das cuen­ta de por qué se di­ce que la in­for­ma­ción es po­der.

Al ser eléc­tri­co, su mo­tor no ne­ce­si­ta oxí­geno y fun­cio­na bajo el agua.

El Di­rec­tor ge­ne­ral de Koo­lair ex­pli­ca en es­ta en­tre­vis­ta có­mo un sis­te­ma in­te­gral de ges­tión de la in­for­ma­ción es de­ci­si­vo en la evo­lu­ción de una com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.