Los re­qui­si­tos ne­ce­sa­rios pa­ra una mo­vi­li­dad real

Es im­pres­cin­di­ble apli­car las po­lí­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra fa­ci­li­tar un en­torno la­bo­ral siem­pre co­nec­ta­do. To­do ello de­be ofre­cer li­ber­tad pa­ra desa­rro­llar nues­tras ta­reas al mar­gen del dis­po­si­ti­vo que use­mos

El Economista - El Economista Tecnologia - - TENDENCIAS - San­tia­go Cam­pu­zano Country ma­na­ger de Ci­trix Es­pa­ña

El mun­do ha cam­bia­do y uno de los prin­ci­pa­les mo­to­res de es­te cam­bio es la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Has­ta aquí, nin­gún se­cre­to, na­da nue­vo bajo el Sol. La pro­li­fe­ra­ción de los dis­po­si­ti­vos­mó­vi­les, de las re­des so­cia­les, del soft­wa­re yde las apli­ca­cio­nes pa­ra tra­ba­jar y dis­fru­tar en cual­quier­mo­men­to y des­de cual­quier lu­gar han cam­bia­do nues­tras vi­das y, por lo tan­to, nues­tra for­ma de desa­rro­llar el tra­ba­jo.

Adap­tar­se al me­dio es un re­qui­si­to bá­si­co pa­ra so­bre­vi­vir en la na­tu­ra­le­za, pe­ro tam­bién es al­go ne­ce­sa­rio si que­re­mos te­ner éxi­to en el plano so­cial y em­pre­sa­rial. En es­te sen­ti­do, la apli­ca­ción y la uti­li­za­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías es un fac­tor cla­ve de éxi­to, tan­to en el plano per­so­nal co­mo en el pro­fe­sio­nal.

Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la in­dus­tria de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, el in­di­vi­duo va por de­lan­te de la or­ga­ni­za­ción, exi­gien­do ade­más que és­ta sa­tis­fa­ga sus ex­pec­ta­ti­vas y que se adap­te a su for­ma de tra­ba­jar, o me­jor di­cho, de vi­vir. Por su­pues­to, es­te pro­ce­so no es sen­ci­llo ya que exis­ten una se­rie de re­qui­si­tos que las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben im­po­ner, es­pe­cial­men­te, en cuan­to a la se­gu­ri­dad. De es­ta ma­ne­ra, la en­tre­ga y dis­po­ni­bi­li­dad de apli­ca­cio­nes y da­tos pro­fe­sio­na­les a dis­po­si­ti­vos de uso per­so­nal só­lo de­be lle­var­se a ca­bo en en­tor­nos con unas po­lí­ti­cas es­tric­tas que ga­ran­ti­cen la in­te­gri­dad de la in­for­ma­ción así co­mo el uso se­gu­ro de los da­tos que es­ta­mos ma­ne­jan­do.

To­tal fle­xi­bi­li­dad

Es im­pres­cin­di­ble apli­car las po­lí­ti­cas de mo­vi­li­dad ne­ce­sa­rias pa­ra fa­ci­li­tar un en­torno la­bo­ral siem­pre co­nec­ta­do, con li­ber­tad pa­ra desem­pe­ñar nues­tras ta­reas des­de cual­quier lu­gar, in­de­pen­dien­te­men­te del dis­po­si­ti­vo que es­te­mos uti­li­zan­do, con se­gu­ri­dad en el ac­ce­so, co­la­bo­ra­ción en el tra­ba­jo en equi­po y fle­xi­bi­li­dad.

Só­lo cum­plien­do es­tas con­di­cio­nes po­dre­mos de­fi­nir un es­pa­cio de tra­ba­jo mó­vil e in­clu­so, dan­do un pa­so más, un con­cep­to de mo­vi­li­dad cor­po­ra­ti­va real. Ade­más, es­te es­pa­cio ofre­ce a las per­so­nas una vi­sión glo­bal que in­clu­ye la ges­tión y el ac­ce­so a apli­ca­cio­nes y da­tos des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo, in­clu­yen­do tam­bién los de uso per­so­nal.

Pa­ra aque­llos usua­rios que quie­ran ob­te­ner el má­xi­mo pro­ve­cho de una

mo­vi­li­dad cor­po­ra­ti­va real, un es­ce­na­rio la­bo­ral mó­vil de­be­ría in­cluir ac­ce­so a las si­guien­tes po­si­bi­li­da­des:

1. Apli­ca­cio­nes. Las or­ga­ni­za­cio­nes de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción ya no só­lo tie­nen que li­mi­tar­se a pro­por­cio­nar un ac­ce­so se­gu­ro a las apli­ca­cio­nes de Win­dows. En la ac­tua­li­dad, és­tas son de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za co­mo le­gacy, mó­vi­les o SaaS. En los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios que ba­ra­je­mos, lle­gar a ellas tie­ne que re­sul­tar una ta­rea se­gu­ra. No ol­vi­de­mos que un es­pa­cio de tra­ba­jo mó­vil de­be pro­por­cio­nar una vi­sión úni­ca al uti­li­zar cual­quier apli­ca­ción in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de, có­mo y cuán­do se ne­ce­si­te.

2. Da­tos cor­po­ra­ti­vos. Ne­ce­si­ta­mos po­der lle­gar a esos da­tos con los que rea­li­za­mos las ta­reas dia­rias ya sea a tra­vés de un do­cu­men­toWord, una pre­sen­ta­ción Po­we­rPoint, o un lis­ta­do que in­clu­ya los con­tac­tos de nues­tros clien­tes.

3. He­rra­mien­tas de co­la­bo­ra­ción. La pro­pia evo­lu­ción de la vi­da la­bo­ral con­di­cio­na que se es­té más tiem­po fue­ra de la ofi­ci­na sin un con­tac­to di­rec­to con co­la­bo­ra­do­res o com­pa­ñe­ros. Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que no es­te­mos en con­tac­to con ellos, sim­ple­men­te cam­bian las for­mas de co­mu­ni­car­nos. Por ello,

de­be­mos con­tar con un es­pa­cio de tra­ba­jo mó­vil que ofrez­ca las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra co­la­bo­rar, ya sea a tra­vés de vi­deo­con­fe­ren­cias, com­par­tien­do ar­chi­vos o a tra­vés de re­des so­cia­les cor­po­ra­ti­vas.

4. In­tra­net y a otros re­cur­sos in­ter­nos. El ac­ce­so a los re­cur­sos cor­po­ra­ti­vos, tan­to a apli­ca­cio­nes co­mo a da­tos, es al­go crí­ti­co, fun­da­men­tal. Sin em­bar­go, no siem­pre es fá­cil pa­ra usua­rios que se en­cuen­tran fue­ra de la red cor­po­ra­ti­va.

5. Fle­xi­bi­li­dad pa­ra pres­tar ser­vi­cios de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción en cual­quier red y des­de cual­quier nu­be. Los ser­vi­cios de TI ya no se ofre­cen sim­ple­men­te des­de un centro de da­tos lo­cal o a tra­vés de la red LAN. En lu­gar de ello, de­ben ser ca­pa­ces de fun­cio­nar en cual­quier nu­be -pri­va­da, pú­bli­ca o hí­bri­da- y ser en­tre­ga­dos a tra­vés de cual­quier red (LAN, WAN, 3G/4G, etc).

Pe­ro lo más im­por­tan­te es que to­do de­be ser en­tre­ga­do en cual­quier dis­po­si­ti­vo que pue­da al­ber­gar el con­te­ni­do per­so­nal de los tra­ba­ja­do­res. Tan­to pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal­men­te, de­be­mos te­ner ac­ce­so a nues­tras apli­ca­cio­nes y a nues­tros da­tos pa­ra lo­grar una bue­na pro­duc­ti­vi­dad y con­se­guir apro­ve­char al má­xi­mo to­do lo que nos ofre­cen las nue­vas tec­no­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.