El Economista - El Economista Tecnologia - - EN­TRE­VIS­TA -

pa­ra la com­pa­ñía, no ten­go nin­gu­na cor­ta­pi­sa pa­ra ex­po­ner­lo pa­ra que se ana­li­ce. Lo di­go con tan­to aplo­mo por­que eso es exac­ta­men­te lo que nos han tras­mi­ti­do des­de el gru­po: “Si hay al­go bueno, que com­ple­men­te nues­tro port­fo­lio, ve­nid y con­tad­lo”. De­duz­co en­ton­ces que se aven­tu­ran tiem­pos de com­pras... Cuan­do ha­bla­mos del pro­ce­so de con­cen­tra­ción en el sec­tor creo que la ten­den­cia apun­ta­más a fu­sio­nes que a com­pras. Se­rán ope­ra­cio­nes com­ple­jas, de gran ta­ma­ño, con in­ter­cam­bios ac­cio­na­ria­les, etc. Tras se­ve­ros años de cri­sis y pe­nu­rias, ¿con­si­de­ra que aho­ra po­de­mos ha­blar­de re­sur­gir eco­nó­mi­co en el ne­go­cio? Es­ta­mos un po­co le­jos del re­sur­gir eco­nó­mi­co. Es ver­dad que exis­ten ele­men­tos que in­vi­tan a te­ner cier­ta es­pe­ran­za y que es­tán apa­re­cien­do de­ter­mi­na­das in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas, pe­ro no di­ría que es­ta­mos en un pe­rio­do cla­ro de reac­ti­va­ción. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, en el país, el con­su­mo pri­va­do no es­tá arras­tran­do de la eco­no­mía co­mo se­ría desea­ble y las ex­por­ta­cio­nes tam­bién se es­tán es­tan­can­do un po­co. Per­ci­bo cier­ta ato­nía. Us­ted ha ad­ver­ti­do úl­ti­ma­men­te del cam­bio ra­di­cal en la for­ma de en­ten­der el ne­go­cio tec­no­ló­gi­co. ¿En qué con­sis­te? Sí, lo que se nos vie­ne en­ci­ma en el con­jun­to del sec­tor es al­go muy dis­tin­to de lo que he­mos te­ni­do en los úl­ti­mos años. No lo di­go so­lo porT-Sys­tems, sino que ha­blo en ge­ne­ral. La tec­no­lo­gía es­tá cam­bian­do muy pro­fun­da­men­te to­dos los pro­ce­sos y obli­ga a re­plan­tear­se las for­mas de in­ver­tir. Ese ele­men­to ha­ce que las com­pa­ñías se con­ce­dan un tiem­po adi­cio­nal pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas pa­ra el fu­tu­ro. ¿Se re­fie­re al ‘cloud’? El cam­bio de ten­den­cia no só­lo es por el cloud. Des­de lue­go el eco­sis­te­ma de la nu­be es bru­tal y lo es­ta­mos vien­do en nues­tra pro­pia ca­sa. Tam­bién son muy im­por­tan­tes la mo­vi­li­dad, la se­gu­ri­dad co­mo pla­ta­for­ma, la es­tan­da­ri­za­ción de las apli­ca­cio­nes. El clien­te só­lo pa­ga por lo que usa y el big da­ta ya no se ven­de sal­vo que se pon­ga en ban­de­ja, con la in­fra­es­truc­tu­ra, el soft­wa­re y la so­lu­ción pa­ra que se pue­da uti­li­zar.

¿Qué me di­ce de los nue­vos ju­ga­do­res, tan te­mi­dos co­mo Goo­gle?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.