Es­tos ca­la­ma­res con­quis­tan el mun­do con su tin­ta

El Economista - El Economista Tecnologia - - JUEGOS -

Ori­gi­nal vuel­ta de tuer­ca a los jue­gos de dis­pa­ro en ter­ce­ra per­so­na. Car­ga­dos con unos pis­to­lo­nes de agua lle­nos de tin­ta, en Spla­toon te­ne­mos que con­quis­tar ca­da ni­vel pin­tan­do con nues­tro co­lor la ma­yor su­per­fi­cie po­si­ble. Pa­ra ello te­ne­mos ar­mas prin­ci­pa­les -de dis­pa­ro, de car­ga o lar­go al­can­ce y di­rec­ta­men­te ro­di­llos-, se­cun­da­rias -bom­bas tram­pa, guia­das...- y es­pe­cia­les -tin­ta­zu­ca, tin­tó­fono y de­más ma­ra­vi­llas de la téc­ni­ca-. Con ellas no só­lo inun­da­re­mos de nues­tra tin­ta el es­ce­na­rio, sino que aca­ba­re­mos con los enemi­gos. Al fi­nal de ca­da ni­vel -en prin­ci­pio con­ta­mos con par­que via­duc­to, pla­ta­for­ma ga­vio­ta, par­que lu­bi­na, al­ma­cén ro­da­ba­llo y pla­zue­la del ca­la­mar- un ga­to de­ci­de quién ha man­cha­do más es­pa­cio de tin­ta. Al mar­gen de esa lu­cha en­car­ni­za­da y ama­ble pa­ra que el jue­go sea ap­to a par­tir de los 7 años, hay un ele­men­to im­por­tan­te y es esa me­ta­mor­fo­sis con­ti­nua en­tre hu­ma­noi­de y ca­la­mar: cuan­do so­mos los pri­me­ros usa­mos las ar­mas y cuan­do so­mos ce­fa­ló­po­do re­co­rre­mos el es­ce­na­rio a gran ve­lo­ci­dad por la tin­ta de nues­tro co­lor. La es­tra­te­gia tam­bién tie­ne su pe­so se­gún el ni­vel en el que nos en­con­tre­mos. Ac­ción. Nin­ten­do. Pa­raWii U. A par­tir de 7 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.