El icono de Si­li­con Va­lley

Elon Musk, pa­dre de Tes­la, Pay­Pal y Spa­ceX, eclip­sa a los gu­rús de las ‘pun­to­com’

El Economista - El Economista Tecnologia - - PORTADA - CAR­LOS BUENO

Si quie­re cum­plir un sue­ño, en lu­gar de bus­car a un ge­nio den­tro de una lám­pa­ra, qui­zá sea más prác­ti­co ir pi­dién­do­le la re­ce­ta a Elon Musk. Es­te fí­si­co sud­afri­cano (Pre­to­ria, 1971) es­tá lla­ma­do a con­ver­tir­se en el nue­vo to­do­po­de­ro­so em­pre­sa­rio glo­bal sur­gi­do de la era In­ter­net. Bueno, más que glo­bal, él pre­fe­ri­ría que di­jé­ra­mos in­ter­pla­ne­ta­rio, pues en­tre sus ocu­rren­cias o pro­yec­tos se en­cuen­tra, por ejem­plo, con­quis­ta­rMar­te, o que ten­ga­mos que pa­gar mu­cho me­nos en la fac­tu­ra de elec­tri­ci­dad...

Su re­cién pu­bli­ca­da bio­gra­fía -‘Elon Musk: Tes­la, Spa­ceX y la bús­que­da de un fu­tu­ro fan­tás­ti­co’-, se nos an­to­ja la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra co­no­cer­me­jor a una per­so­na­li­dad que es­tá he­cha de una pas­ta es­pe­cial. El au­tor de es­te li­bro, el

tam­bién sud­afri­cano Ash­lee Van­ce, lo des­cri­be co­mo in­can­sa­ble tra­ba­ja­dor, de esos que no pa­ran has­ta con­se­guir lo que se pro­po­nen. Só­lo dos anéc­do­tas ilus­tran has­ta qué pun­to esa per­se­ve­ran­cia ili­mi­ta­da la ha tras­la­da­do a to­dos los ni­ve­les: se ha per­mi­ti­do el lu­jo de au­to­pa­ro­diar­se po­nien­do su pro­pia voz a su ca­ri­ca­tu­ra en el epi­so­dio 564 de su se­rie fa­vo­ri­ta, Los Sim­psons. Tam­bién hi­zo un cameo en Iron Man 2 -cu­yos có­mics leía de pe­que­ño-, ro­da­da por cier­to en una de sus fac­to­rías de cohetes.

Mu­cho an­tes de todo eso, Musk ha­bía es­tu­dia­do Fí­si­ca en Ca­na­dá y en Es­ta­dos Uni­dos pe­ro, co­mo le ocu­rrió a otros tan­tos em­pren­de­do­res de las pun­to­com, las au­las se le que­da­ron pe­que­ñas muy pron­to. Co­mo no ha­bía tiem­po que per­der, en 1995 de­jó Stan­ford pa­ra fun­dar su pri­me­ra com­pa­ñía, Zip2. Aque­llo era un alo­ja­dor de si­tos web de me­dios de co­mu­ni­ca­ción que fue ven­di­da só­lo cua­tro años más tar­de por 300 mi­llo­nes de dó­la­res. Co­mo lo de com­prar­se una is­la y vi­vir de las ren­tas no iba con él, pron­to in­vir­tió par­te de ese di­ne­ro en otro pro­yec­to: Pay­Pal. La pla­ta­for­ma que per­mi­tía y ga­ran­ti­za­ba los pa­gos de for­ma fá­cil y se­gu­ra a tra­vés de in­ter­net, de la que lle­gó a te­ner el 11 por cien­to de las ac­cio­nes, fue el tram­po­lín que le ca­ta­pul­tó ha­cia otros ne­go­cios. En­ton­ces fue cuan­do Si­li­con Va­lley se le que­dó pe­que­ño, muy pe­que­ño. Fi­ja­ría su re­si­den­cia en Los An­ge­les, en con­cre­to en Bel Air, se con­ver­ti­ría en ve­cino de Quincy Jo­nes, pe­ro se­gui­ría vi­si­tan­do una vez por se­ma­na el her­vi­de­ro de In­ter­net. Sin em­bar­go, su men­te es­ta­ba ya en otros me­nes­te­res. Apro­pó­si­to de es­to, Van­ce cuen­ta en la bio­gra­fía de Musk que du­ran­te esas vi­si­tas a Si­li­con Va­lley acos­tum­bra a que­dar­se a dor­mir en ca­sa de Larry Pa­ge, uno de los fun­da­do­res de Goo­gle. Se ve que le lla­ma a úl­ti­ma ho­ra pi­dién­do­le un si­tio.

Las va­ca­cio­nes son ma­las pa­ra la sa­lud

En 2000, des­pués de con­traer la ma­la­ria du­ran­te unas va­ca­cio­nes por Su­dá­fri­ca y Bra­sil, lle­gó al con­ven­ci­mien­to de que el des­can­so era ma­lo pa­ra la sa­lud. Y así se mar­có dos ob­je­ti­vos cla­ros pa­ra me­jo­rar el mun­do: las ener­gías re­no­va­bles a tra­vés de su pro­yec­to de fa­bri­ca­ción de co­ches eléc­tri­cos (Tes­la) y de pa­ne­les so­la­res (So­lar City) y, por otro la­do, la aven­tu­ra es­pa­cial. Em­pe­ce­mos por es­te úl­ti­mo pro­pó­si­to. Se­gún cuen­ta Ash­lee Van­ce en la bio­gra­fía de Musk, esa idea le ron­da­ba des­de mu­cho tiem­po atrás por la ca­be­za por su for­ma­ción de fí­si­co y por la tra­yec­to­ria de su pa­dre co­mo in­ge­nie­ro. En prin­ci­pio, in­ten­tó ne­go­ciar con em­pre­sas ae­roes­pa­cia­les ru­sas co­mo NPO La­voch­kin o Kos­mo­tras, que po­dían echar­le un ca­ble en el te­ma. Sin em­bar­go, en­tre que no lo to­ma­ban de­ma­sia­do en se­rio y que aque­llos en­cuen­tros en tie­rras mos­co­vi­tas

aca­ba­ban re­ga­dos en vod­ka, ter­mi­nó por asu­mir que de­be­ría ser él el que cons­tru­ye­ra sus pro­pios cohetes. En prin­ci­pio, su idea era en­viar a Mar­te a ra­to­nes, que su­pues­ta­men­te vol­ve­rían a la Tie­rra ha­bien­do pro­crea­do du­ran­te el via­je. Pa­ra ello, no du­dó en acer­car­se a la in­dus­tria y a las so­cie­da­des cien­tí­fi­cas apa­dri­nan­do ini­cia­ti­vas de la Mars So­ciety pri­me­ro y des­pués otras co­mo la Spa­ce Foun­da­tion, la Spa­ce En­gi­nee­ring Ad­vi­sory Board de la Universida­d de Stan­ford... En ellas si­gue desa­rro­llan­do bue­na par­te de su la­bor co­mo fi­lán­tro­po.

Todo em­pe­zó en un vie­jo al­ma­cén

En ju­nio de 2002, tras las ne­go­cia­cio­nes fa­lli­das con los ru­sos, se de­ci­de a fun­dar Spa­ce Ex­plo­ra­tion Tech­no­lo­gies o Spa­ceX. Su pri­me­ra se­de fue un vie­jo al­ma­cén en el nú­me­ro 1310 de East Grand Ave­nue en Los An­ge­les. Co­mo se ex­pli­ca en su bio­gra­fía, cer­ca de la ofi­ci­na siem­pre ha­bía es­pa­cio pa­ra apar­car su de­por­ti­vo McLa­ren. “Era un hangar es­ca­so con un sue­lo pol­vo­rien­to y te­chos cur­vos. Du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de ope­ra­cio­nes de Spa­ceX, los ca­mio­nes de re­par­to iban lle­van­do or­de­na­do­res por­tá­ti­les e im­pre­so­ras que se co­lo­ca­rían en me­sas ple­ga­bles”, lee­mos en el li­bro. Des­de su em­pre­sa Spa­ceX, se de­di­có a cap­tar ta­len­to de la Na­sa y re­vo­lu­cio­nó la ma­ne­ra de tra­ba­jar de in­ge­nie­ros y ope­ra­rios: los pu­so a tra­ba­jar to­dos jun­tos a pie de fá­bri­ca. Pa­ra las prue­bas de lan­za­mien­to uti­li­za­ban el de­sier­to de Mo­ja­ve pri­me­ro; más tar­de ob­tu­vie­ron per­mi­so pa­ra ha­cer­los en la ba­se de Kwaj -una is­la per­di­da en el Pa­cí­fi­co a ca­si 4.000 ki­ló­me­tros al su­r­oes­te de Ha­wai-. Si lo­gra­ba po­ner sus cohetes en ór­bi­ta, las ci­fras pro­me­tían, pues Musk se ha­bía pro­pues­to que Spa­ceX se­ría “más rá­pi­do, más ba­ra­to y me­jor que sus com­pe­ti­do­res”. El ob­je­ti­vo era po­der lan­zar va­rios cohetes ca­da mes, ga­nar di­ne­ro con ca­da uno de ellos. El pri­mer cohe­te de Spa­ceX se lla­mó Hal­cón 1, un gui­ño al Hal­cón mi­le­na­rio de la sa­ga Star Wars. En­mo­men­tos en que los cos­tes de po­ne­ren ór­bi­ta una car­ga útil de 550 li­bras cos­ta­ba unos 30 mi­llo­nes de dó­la­res, Musk pro­me­tió que el Hal­cón 1 se­ría ca­paz de lle­var una car­ga de 1.400 li­bras por 6,9 mi­llo­nes. Des­pués de mu­chos ex­pe­ri­men­tos fa­lli­dos, jus­to cuan­do en 2009 ya ha­bía con­se­gui­do ha­cer volar un cohe­te con éxi­to y has­ta re­ci­bir un en­car­go del Go­bierno de Ma­la­sia pa­ra po­ner en ór­bi­ta un sa­té­li­te, la com­pa­ñía se iba a la quie­bra. Jus­to en ese mo­men­to, lo­gró un con­tra­to de la Na­sa va­lo­ra­do en 1.600 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra abas­te­cer la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal con sus trans­bor­da­do­res pri­va­dos, los F9/Dra­gon. Por aquel en­ton­ces, Spa­ceX ya era ca­paz de fa­bri­car sus pro­pios mo­to­res, los

cohetes y las cáp­su­las, pe­ro tam­bién sus pro­pias pla­cas y cir­cui­tos, los sen­so­res pa­ra de­tec­tar vi­bra­cio­nes, los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­cio­nes... y tam­bién los pa­ne­les so­la­res.

Pre­ci­sa­men­te el sol ten­dría tam­bién mu­cho que de­cir en sus otros pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les. En 2006 ha­bía fun­da­do So­la­rCity, con la que se pro­pu­so ex­ten­der es­ta ener­gía re­no­va­ble y lim­pia a to­dos los ho­ga­res y de una for­ma ase­qui­ble. So­lo cin­co años des­pués, en 2011 ya es­ta­ba con­si­de­ra­da la ma­yor em­pre­sa pro­vee­do­ra de sis­te­mas de ener­gía so­lar en Es­ta­dos Uni­dos.

En pa­ra­le­lo a esa aven­tu­ra es­pa­cial, en la ac­tua­li­dad con­so­li­da­da y que su­peró el boi­co­teo de las agencias es­pa­cia­les es­ta­ta­les, en 2003 Musk se em­bar­có en otro pro­yec­to no me­nos am­bi­cio­so: fa­bri­car un coche eléc­tri­co que de ver­dad fue­ra atrac­ti­vo y au­tó­no­mo. Enar­bo­lan­do esa ban­de­ra de las ener­gías lim­pias, des­de Tes­la Mo­tors se em­pe­ñó en re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca. Igual que iba ha­cien­do ami­gos en el sec­tor ae­ro­es­pa­cial, el ne­go­cio de las cua­tro rue­das tam­bién le mi­ra­ría con no po­co re­ce­lo jus­ti­fi­ca­do. Aquí tam­bién el ca­mino fue bien tor­tuo­so. Sin em­bar­go, ha vis­to la luz al fi­nal del tú­nel, pues dis­tin­tas fir­mas de in­ver­sión con­si­de­ran que en los pró­xi­mos me­ses su va­lor en bol­sa po­dría as­cen­der has­ta los 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Jef­fe­ries, Eve­ri­co­re ISI o As­cen­diant Ca­pi­tal Mar­ket si­túan el pre­cio ob­je­ti­vo de sus ac­cio­nes por en­ci­ma de los 320 dó­la­res, lo que con­ver­ti­ría a Tes­la en una de las 100 ma­yo­res com­pa­ñías de Es­ta­dos Uni­dos. Ae­llo con­tri­bui­rá no só­lo la co­mer­cia­li­za­ción de sus de­por­ti­vos S -55.000 vehícu­los só­lo es­te año-, ya que a par­tir del oto­ño em­pe­za­rá a fa­bri­car otro mo­de­lo más eco­nó­mi­co, el X. Más allá de los co­ches, Tes­la ha si­do no­ti­cia re­cien­te­men­te por las ba­te­rías que quie­re ins­ta­lar en los ho­ga­res pa­ra apro­ve­char la ener­gía so­lar y que nos ha­ría me­nos de­pen­dien­tes de las com­pa­ñías eléc­tri­cas. Sin em­bar­go, los re­gu­la­do­res se han apre­su­ra­do a cor­tar­le las alas y de­fen­der a las eléc­tri­cas -ver tex­to de apo­yo-.

Pe­se a todo, el nue­vo icono de Si­li­con Va­lley tras­cien­de es­te dis­tri­to de San Fran­cis­co. Emer­ge co­mo nue­va fi­gu­ra de em­pren­de­dor glo­bal sin lí­mi­tes, dis­pues­to a re­vo­lu­cio­nar sec­to­res tra­di­cio­na­les que pa­re­cían in­to­ca­bles.

BLOOM­BERG

Tes­la co­mer­cia­li­za­rá 55.000 de­por­ti­vos eléc­tri­cos es­te año.

EE

Musk tam­bén fun­dó So­la­rCity pa­ra po­pu­la­ri­zar la ener­gía so­lar. Tras ha­cer for­tu­na con Zip2, fue fun­da­dor de Pay­Pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.