El de­ba­te po­lí­ti­co y la decisión de vo­to a tra­vés de Twitter

En Es­pa­ña, la con­ver­sa­ción po­lí­ti­ca en la red so­cial del pa­ja­ri­to es muy re­le­van­te, has­ta con­ver­tir­se en he­rra­mien­ta ideal pa­ra to­mar el pul­so de la ca­lle y co­no­cer los pro­ble­mas que preo­cu­pan a los ciu­da­da­nos

El Economista - El Economista Tecnologia - - TRIBUNA - Da­vid Nú­ñez Di­rec­tor de Me­dia Part­ners­hips de Twitter

To­da po­lí­ti­ca es lo­cal. Con es­ta fra­se se re­co­ge el prin­ci­pio de que el éxi­to de un po­lí­ti­co es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a su ca­pa­ci­dad pa­ra com­pren­der los pro­ble­mas que más preo­cu­pan a los ciu­da­da­nos y a su ha­bi­li­dad pa­ra in­fluir en el elec­to­ra­do. En un mun­do ideal, si pu­die­ran ele­gir, los can­di­da­tos po­lí­ti­cos op­ta­rían por ir ca­sa por ca­sa, es­tre­chan­do uno a uno la mano de los ciu­da­da­nos, y to­mán­do­se el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ex­pli­car con de­ta­lle su pro­gra­ma elec­to­ral. Hoy en día, cuan­do es­to re­sul­ta im­po­si­ble, Twitter les da a los can­di­da­tos la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar sus men­sa­jes po­lí­ti­cos de ma­ne­ra in­me­dia­ta a un am­plio nú­me­ro de per­so­nas. Ya su vez da a los ciu­da­da­nos la opor­tu­ni­dad de co­nec­tar y con­ver­sar di­rec­ta­men­te con los po­lí­ti­cos so­bre los te­mas que más les in­tere­san de una ma­ne­ra mu­cho más ac­ce­si­ble.

En Es­pa­ña, la con­ver­sa­ción po­lí­ti­ca en Twitter es muy re­le­van­te, has­ta tal pun­to que se ha con­ver­ti­do en la he­rra­mien­ta ideal pa­ra to­mar el pul­so de la ca­lle y co­no­cer la opi­nión de los ciu­da­da­nos. En de­fi­ni­ti­va, se ha con­ver­ti­do en una pla­ta­for­ma cla­ve pa­ra mo­vi­li­zar al elec­to­ra­do y jue­ga un pa­pel de­ci­si­vo en la decisión de vo­to, tal y co­mo de­mues­tra un re­cien­te es­tu­dio ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid.

Pe­ro ana­li­ce­mos con un po­co de de­te­ni­mien­to las ra­zo­nes que ha­cen que Twitter ten­ga un pa­pel fun­da­men­tal en pe­rio­do elec­to­ral. Pa­ra em­pe­zar, to­dos los es­ta­men­tos, gé­ne­ros y seg­men­tos de­mo­grá­fi­cos acu­den a la pla­ta­for­ma pa­ra en­ta­blar una con­ver­sa­ción po­lí­ti­ca. Des­de los más jó­ve­nes, que cu­rio­sa­men­te no sue­len se­guir la cam­pa­ña elec­to­ral en los me­dios tra­di­cio­na­les, has­ta los ma­yo­res de 55 años. Igual­men­te, to­das las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas, ya sean de iz­quier­da, cen­tro o de­re­cha, tie­nen su es­pa­cio en Twitter y no hay una orien­ta­ción con­cre­ta que do­mi­ne la con­ver­sa­ción.

Otro as­pec­to des­ta­ca­ble es la con­so­li­da­ción de Twitter co­mo se­gun­da pan­ta­lla cuan­do ve­mos la te­le­vi­sión. La emi­sión de even­tos co­mo pue­den ser los de­ba­tes elec­to­ra­les in­flu­ye en los com­por­ta­mien­tos y en la con­ver­sa­ción so­bre po­lí­ti­ca en Twitter. Es una puer­ta abier­ta pa­ra que los usua­rios pue­dan se­guir a ex­per­tos po­lí­ti­cos y pa­ra que los can­di­da­tos alar­guen la vi­da na­tu­ral del de­ba­te man­te­nien­do vi­va la con­ver­sa­ción con los usua­rios.

Un cla­ro ejem­plo es el de­ba­te po­lí­ti­co te­le­vi­sa­do de Ca­nal Sur du­ran­te las Elec­cio­nes deAn­da­lu­cía: la con­ver­sa­ción en­tre Juan Ma­nuel Mo­reno, Su­sa­na Díaz yAn­to­nio Maí­llo lle­gó a ser tren­ding to­pic na­cio­nal con el hash­tag

#Ca­na­lSur22M, men­cio­na­do más de 170.000 ve­ces. Ade­más, Twitter se cons­ti­tu­yó en un ba­ró­me­tro po­lí­ti­co que per­mi­tió co­no­cer en ese mo­men­to los asun­tos que más preo­cu­pa­ban a la po­bla­ción. El des­em­pleo de la re­gión, la co­rrup­ción y la cri­sis eco­nó­mi­ca fue­ron las cues­tio­nes más tra­ta­das por los can­di­da­tos en sus in­ter­ven­cio­nes. Mien­tras, en Twitter la con­ver­sa­ción gi­ró en torno a la com­pa­re­cen­cia y el dis­cur­so de los po­lí­ti­cos, con es­pe­cial fo­co en la co­rrup­ción, sien­do es­te te­ma el que aca­pa­ró los ma­yo­res pi­cos de con­ver­sa­ción.

Twitter es, sin du­da, un víncu­lo so­cial in­flu­yen­te. Yaun­que no po­de­mos de­cir que es una pla­ta­for­ma don­de se pue­den pre­de­cir re­sul­ta­dos elec­to­ra­les, he­mos cons­ta­ta­do que exis­te una im­por­tan­te re­la­ción en­tre el vo­lu­men de con­ver­sa­ción y el re­sul­ta­do elec­to­ral. Por ejem­plo, en es­tas elec­cio­nes an­da­lu­zas, el PSOE tu­vo un vo­lu­men de con­ver­sa­ción en Twitter del 39,76 por cien­to y ob­tu­vo un re­sul­ta­do elec­to­ral final del 35,45 por cien­to. Mien­tras, el PP aca­pa­ró la con­ver­sa­ción en un 25,95 por cien­to y su re­sul­ta­do elec­to­ral fue del 26,74 por cien­to.

En po­lí­ti­ca, to­do el mun­do sa­be que la me­jor­ma­ne­ra de ga­nar un vo­to es con­ven­cer a los elec­to­res; y Twitter ayu­da a los can­di­da­tos po­lí­ti­cos a es­tre­char la­zos con los vo­tan­tes. Atra­vés de pe­que­ñas y sen­ci­llas in­te­rac­cio­nes, co­mo pue­de ser un tweet, un re­tuit, una ima­gen, un ví­deo o una res­pues­ta, los can­di­da­tos pue­den acer­car­se a los ciu­da­da­nos en cual­quier­mo­men­to y des­de cual­quier lu­gar. El im­pac­to es ex­tra­or­di­na­rio.

Por otra par­te, la na­tu­ra­le­za pú­bli­ca e ins­tan­tá­nea de Twitter tam­bién ase­gu­ra que las in­te­rac­cio­nes di­rec­tas que se pro­du­cen en­tre los po­lí­ti­cos y los ciu­da­da­nos se pue­den com­par­tir y des­cu­brir (me­dian­te hash­tags) de ma­ne­ra muy sen­ci­lla. Yes­ta co­mu­ni­ca­ción, en prin­ci­pio in­di­vi­dual o en­tre dos per­so­nas, se vuel­ve de in­me­dia­to en una ex­pe­rien­cia glo­bal úni­ca.

No hay­más que ver uno de los­ma­yo­res ca­sos de éxi­to de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en Twitter: El cua­tro años más de Ba­ra­kO­ba­ma. Con so­lo 16 ca­rac­te­res y una fo­to­gra­fía fue re­tui­tea­do en más de 200 paí­ses, lle­gan­do a más de 25 mi­llo­nes de per­so­nas en Twitter. Así fue có­mo el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos co­mu­ni­có su vic­to­ria en la cam­pa­ña de re­elec­ción de no­viem­bre de 2012.

Twitter se ha con­ver­ti­do en la ban­da so­no­ra de es­te año elec­to­ral, don­de los vo­tan­tes pue­den in­for­mar­se y con­ver­sar pa­ra de­ci­dir su vo­to; la prensa en­cuen­tra una nue­va for­ma de re­por­tar y emi­tir las no­ti­cias en tiem­po real; y a los can­di­da­tos les ofre­ce una opor­tu­ni­dad ex­cep­cio­nal de lle­gar, es­cu­char y ha­blar di­rec­ta­men­te con los ciu­da­da­nos. Twitter, con sus 140 ca­rac­te­res, re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra que to­das las voces y con­ver­sa­cio­nes po­lí­ti­cas pue­dan ser es­cu­cha­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.