Tan ol­vi­da­dos co­mo esen­cia­les

Los cen­tros de da­tos, con­si­de­ra­dos in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas, han si­do otro de los hé­roes ocul­tos del con­fi­na­mien­to

El Economista - El Economista Tecnologia - - Nube - C. B.. Fo­tos: eE

Cuan­do to­ca es­cri­bir so­bre los cen­tros de da­tos, los di­se­ña­do­res de es­ta re­vis­ta se echan las ma­nos a la ca­be­za. ¿Otra vez fo­tos de abu­rri­dos ser­vi­do­res? Tie­ne su ló­gi­ca. Sin em­bar­go, es­tas ins­ta­la­cio­nes tan po­co atrac­ti­vas pue­den con­si­de­rar­se los hé­roes in­ani­ma­dos y ocul­tos de es­tos me­ses de con­fi­na­mien­to de la po­bla­ción. No fue ca­sual que el Go­bierno las de­cla­ra­se in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas y a sus tra­ba­ja­do­res esen­cia­les. De he­cho, in­clu­so en los días de en­cie­rro más es­tric­to en los días pre­vios a la Se­ma­na San­ta un ter­cio de los tra­ba­ja­do­res de In­ter­xion -la com­pa­ñía por la que pa­sa la mi­tad del trá­fi­co de In­ter­net en Es­pa­ña- tu­vie­ron que se­guir yen­do a sus ins­ta­la­cio­nes para ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to y aten­der aque­llas pe­ti­cio­nes de sus clien­tes que no se po­dían ges­tio­nar en mo­do re­mo­to.

Los cen­tros de da­tos han per­mi­ti­do du­ran­te to­do es­te tiem­po el te­le­tra­ba­jo, la edu­ca­ción a dis­tan­cia,

las vi­deo­con­fe­ren­cias con los se­res que­ri­dos, el boom del co­mer­cio elec­tró­ni­co, los vi­deo­jue­gos on­li­ne, los ser­vi­cios de ví­deo y mú­si­ca en strea­ming, y un lar­go et­cé­te­ra de la so­cie­dad de In­ter­net que ha he­cho más li­viano el con­fi­na­mien­to para fre­nar la ex­pan­sión de la pan­de­mia. Jun­to a las re­des de co­mu­ni­ca­cio­nes -de las que sí se ha ha­bla­do mu­cho es­tas se­ma­nas- y las re­des eléc­tri­cas -igual­men­te re­co­no­ci­da su im­por­tan­cia ya his­tó­ri­ca-, los cen­tros de da­tos re­cla­man aho­ra su pro­ta­go­nis­mo. Por la ex­pe­rien­cia sa­be­mos que, si fa­lla cual­quie­ra de es­tas tres pa­tas, el ta­bu­re­te de In­ter­net tal y co­mo lo co­no­ce­mos hoy, no fun­cio­na.

Es­tas in­fra­es­truc­tu­ras crí­ti­cas han so­por­ta­do en es­tos me­ses car­gas de tra­ba­jo ines­pe­ra­das que han au­men­ta­do un 38,4% en el ca­so de Es­pa­ña y un 78,6% en Reino Uni­do o un 109,3% en Ita­lia. Nos ex­pli­can des­de In­ter­xion que “el con­fi­na­mien­to ha he­cho cre­cer el uso de las re­des y el trá­fi­co de da­tos, y ha cam­bia­do tam­bién el ori­gen y el des­tino de las car­gas IT, que han fluc­tua­do de las em­pre­sas a los ho­ga­res, in­cre­men­tan­do la ne­ce­si­dad de in­ter­co­ne­xión”. Pe­se a ese in­cre­men­to en Es­pa­ña cer­cano al 40% en de­man­da de pro­ce­sos, la ve­lo­ci­dad de des­car­ga so­lo se re­du­jo un 8%. En In­ter­xion, que igual al­ma­ce­na y ges­tio­na in­for­ma­ción de gran­des em­pre­sas del Ibex-35 co­mo de py­mes, los tres cen­tros de da­tos que tie­ne en Ma­drid han tri­pli­ca­do las de­man­das de ca­blea­do para in­ter­co­ne­xión de ope­ra­do­res y em­pre­sas de strea­ming y ga­ming. Si ha­bi­tual­men­te hay 10.000 cir­cui­tos y lo nor­mal es una subida men­sual de pe­ti­cio­nes en torno al 2%, en los pa­sa­dos me­ses de mar­zo y abril, ha cre­ci­do en­tre un 7% y un 8%. Qui­zá cuan­do vol­va­mos a ver una ima­gen de un ser­vi­dor, igual se nos es­ca­pa un gra­cias por to­das las co­sas que nos per­mi­ten ha­cer. Me­jor no ima­gi­nar­se aho­ra mis­mo lo que su­pon­dría que­dar­nos sin In­ter­net…

Ser­vi­do­res del MAD3 de In­ter­xion en Ma­drid. Por los cen­tros de da­tos de es­ta em­pre­sa pa­sa la mi­tad del trá­fi­co de la Red en Es­pa­ña.

Ima­gen aé­rea de uno de los cen­tros de da­tos de In­ter­xion en Ma­drid, que per­mi­te ver los sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción de la zo­na su­pe­rior.

In­te­rior de las ins­ta­la­cio­nes de un cen­tro de da­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.