Rep­sol ajus­ta 4.800 mi­llo­nes pa­ra lo­grar las emi­sio­nes cero

Man­tie­ne el pa­go de 1 euro de di­vi­den­do y la amor­ti­za­ción del 5% del ca­pi­tal

El Economista - - PORTADA - To­más Díaz MADRID.

El Con­se­jo de Rep­sol de­ci­dió ayer mi­rar a lar­go pla­zo y adop­tar el com­pro­mi­so de con­ver­tir­se en una em­pre­sa neu­tra en emi­sio­nes de car­bono en 2050. La me­di­da pro­vo­ca que asu­ma un im­pac­to con­ta­ble de 4.800 mi­llo­nes de eu­ros du­ran­te es­te 2019 fun­da­men­tal­men­te por la re­duc­ción del va­lor de sus re­ser­vas de pe­tró­leo y de gas. No obs­tan­te, la com­pa­ñía man­tie­ne in­tac­to el com­pro­mi­so de abo­nar un di­vi­den­do de un euro por ac­ción y de pro­po­ner la amor­ti­za­ción del 5 por cien­to del ca­pi­tal so­cial pa­ra in­cre­men­tar aún más la re­tri­bu­ción al ac­cio­nis­ta. Jus­to el día en que Madrid se con­vier­te en el epi­cen­tro del mun­do con la inau­gu­ra­ción de la Cumbre del Cli­ma (COP25), la com­pa­ñía pre­si­di­da por An­to­nio Bru­fau de­ci­de anun­ciar una suer­te de an­ti­ci­po de su pró­xi­mo Plan Es­tra­té­gi­co.

El Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción de Rep­sol de­ci­dió ayer mi­rar a lar­go pla­zo y adop­tar el com­pro­mi­so de con­ver­tir­se en una em­pre­sa neu­tra en emi­sio­nes de car­bono en 2050. La me­di­da le obli­ga a asu­mir un im­pac­to con­ta­ble de 4.800 mi­llo­nes de eu­ros du­ran­te es­te 2019 por el cam­bio de la es­ti­ma­ción del va­lo­re de sus re­ser­vas de pe­tró­leo y de gas. No obs­tan­te, man­tie­ne in­tac­to el com­pro­mi­so de abo­nar un di­vi­den­do de un euro por ac­ción y de pro­po­ner la amor­ti­za­ción del 5 por cien­to del ca­pi­tal so­cial pa­ra in­cre­men­tar aún más la re­tri­bu­ción al ac­cio­nis­ta.

Jus­to el día en que Madrid ese con­vier­te en el epi­cen­tro del mun­do con la inau­gu­ra­ción de la Cumbre del Cli­ma (COP 25), la com­pa­ñía pre­si­di­da por An­to­nio Bru­fau de­ci­de anun­ciar una suer­te de an­ti­ci­po de su pró­xi­mo Plan Es­tra­té­gi­co pa­ra el pe­río­do 2021-2025, que se pre­sen­ta­rá en so­cie­dad du­ran­te el pri­mer se­mes­tre del año que vie­ne. Y si en­tre 2018 y 2020 la pe­tro­le­ra tie­ne asig­na­do el 16 por cien­to de sus in­ver­sio­nes to­ta­les, unos 15.000 mi­llo­nes, a los ne­go­cios con ba­jas emi­sio­nes de car­bono –des­de ge­ne­ra­ción eléc­tri­ca con re­no­va­bles has­ta la mo­vi­li­dad sos­te­ni­ble o el aho­rro y la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca– en el pró­xi­mo pe­río­do, la in­ver­sión en es­te ti­po de ne­go­cios as­cen­de­rá a una cuar­ta par­te del to­tal.

Re­tri­bu­ción li­ga­da al car­bono Ade­más, pa­ra re­for­zar el com­pro­mi­so de la em­pre­sa con sus nue­vas me­tas cli­má­ti­cas, al me­nos el 40 por cien­to de la re­tri­bu­ción va­ria­ble de los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos, in­clui­do el con­se­je­ro de­le­ga­do, Jo­su Jon Imaz, es­ta­rá li­ga­do a ob­je­ti­vos que di­ri­jan la em­pre­sa a cum­plir las me­tas del Acuer­do de París –con­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta en 2º cen­tí­gra­dos– y su pro­gre­si­va des­car­bo­ni­za­ción. El pro­pio Imaz con­si­de­ra que “só­lo abor­dan­do con cla­ri­dad es­tra­té­gi­ca los gran­des re­tos que te­ne­mos an­te no­so­tros po­de­mos con­ver­tir­los en opor­tu­ni­da­des; es­ta­mos con­ven­ci­dos de que ello aña­de fuer­za a nues­tro proyecto, atra­yen­te, sos­te­ni­ble y ren­ta­ble pa­ra to­dos nues­tros sta­kehol­ders”.

De mo­men­to, a cor­to pla­zo, la pe­tro­le­ra –ca­da vez me­nos pe­tro­le­ra– ha anun­cia­do un in­cre­men­to de su parque de re­no­va­bles y tec­no­lo­gías ba­jas en car­bono, con la cons­truc­ción de dos pro­yec­tos fo­to­vol­tai­cos y uno eó­li­co –con 1.600 MW en­tre los tres–, que le per­mi­ti­rán al­can­zar los 7.500 MW en 2025, una po­ten­cia un 55 por cien­to más ele­va­da de lo pre­vis­to en la ac­tua­li­dad. Ade­más, pa­ra el año 2030, es­pe­ra du­pli­car su pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles pro­ce­den­tes de acei­tes ve­ge­ta­les, has­ta las 600.000 to­ne­la­das anua­les, de las que la mi­tad pro­ce­de­rán de re­si­duos a par­tir de 2025. Igual­men­te, pro­fun­di­za­rá en el vehícu­lo eléc­tri­co y la in­fraes­truc­tu­ra de re­car­ga, el uso del hi­dró­geno...

Pa­ra guiar­se en el trán­si­to ha­cia la des­car­bo­ni­za­ción, la em­pre­sa ha ac­tua­li­za­do sus me­tas de re­duc­ción de emi­sio­nes de CO2 y el pre­cio que asig­na a la to­ne­la­da de es­te gas de efec­to in­ver­na­de­ro du­ran­te las pró­xi­mas dé­ca­das. So­bre la ba­se del año 2016, aho­ra plan­tea re­du­cir­las un 10 por cien­to en 2025, un 20 por cien­to en 2030, un 40 por cien­to en 2040 y al­can­zar las emi­sio­nes cero en 2050.

Com­pen­sa­ción de emi­sio­nes Es­te ob­je­ti­vo de 2050 se con­se­gui­rá apli­can­do tec­no­lo­gías aún en es­ta­do de de­mos­tra­ción, co­mo la cap­tu­ra, uti­li­za­ción y al­ma­ce­na­mien­to de CO2 (CCUS por sus si­glas en in­glés). La fir­ma cree que los ade­lan­tos cien­tí­fi­cos per­mi­ti­rán re­du­cir al me­nos un 70 por cien­to las emi­sio­nes ac­tua­les, pe­ro, en ca­so de ne­ce­si­tar­lo, la em­pre­sa se com­pro­me­te a com­pen­sar sus emi­sio­nes con re­fo­res­ta­ción y otras so­lu­cio­nes cli­má­ti­cas.

Aho­ra bien, asu­mir unos com­pro­mi­sos cli­má­ti­cos tan am­bi­cio­sos –es la pri­me­ra em­pre­sa de su sec­tor que lo ha­ce– con­lle­va un cos­te; con­cre­ta­men­te, Rep­sol se ano­ta­rá es­te ejer­ci­cio pér­di­das con­ta­bles por 4.800 mi­llo­nes por el cam­bio en el va­lor de sus re­ser­vas de gas y de pe­tró­leo. Par­te de es­te cam­bio se de­ri­va del in­cre­men­to que pre­vé en el pre­cio de la to­ne­la­da de CO2, que pe­na­li­za los hi­dro­car­bu­ros: con­si­de­ra unos 25 dó­la­res por to­ne­la­da en 2018 y es­ti­ma un pro­gre­si­vo en­ca­re­ci­mien­to has­ta los 40 dó­la­res en 2025 y los 70 dó­la­res en 2040. Otra par­te re­sul­ta de su es­ti­ma­ción de la co­ti­za­ción del ba­rril de cru­do en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, si bien la em­pre­sa no fa­ci­li­ta es­tos da­tos.

Im­pac­to en las re­ser­vas De acuer­do con la com­pa­ñía, el im­pac­to con­ta­ble se pro­du­ce ex­clu­si­va­men­te en sus ne­go­cios de ex­plo­ra­ción y pro­duc­ción –ups­tream en in­glés–, don­de es­pe­ra pro­fun­di­zar en su es­tra­te­gia ac­tual de prio­ri­zar la crea­ción de va­lor so­bre el in­cre­men­to

La em­pre­sa cal­cu­la que el cos­te de la to­ne­la­da de CO2 cre­ce­rá un 180% has­ta 2050

de pro­duc­ción, y au­men­tar la ex­trac­ción y co­mer­cia­li­za­ción de gas –prin­ci­pal com­bus­ti­ble fó­sil del pro­ce­so de tran­si­ción ener­gé­ti­ca–, jun­to con más rotación de ac­ti­vos.

El res­to de ne­go­cios –downs­tream en in­glés– no su­fri­rá de­te­rio­ro; su­birá el con­su­mo de los in­su­mos re­ci­cla­dos en el ne­go­cio quí­mi­co –lle­ga­rá al 20 por cien­to en 2030–, don­de es­pe­ra un cre­ci­mien­to de la de­man­da del 40 por cien­to has­ta me­dia­dos de si­glo, por las ne­ce­si­da­des de la pro­pia des­car­bo­ni­za­ción, co­mo el ma­yor ais­la­mien­to de los edi­fi­cios o el me­nor pe­so de los vehícu­los.

To­das y ca­da una de sus in­ver­sio­nes re­ci­bi­rán un in­for­me de su área de Sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra ase­gu­rar que son com­pa­ti­bles con el Acuer­do de París.

REUTERS

An­to­nio Bru­fau y Jo­su Jon Imaz, pre­si­den­te y con­se­je­ro de­le­ga­do de Rep­sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.