La lec­ción que el ‘ca­so Ban­kia’ re­ve­la

El Economista - - OPI­NIÓN -

La fa­lli­da sa­li­da a bol­sa de­ja cla­ros los gra­ves da­ños que se pro­du­cen cuan­do los su­per­vi­so­res fi­nan­cie­ros se po­li­ti­zan

Ocho años des­pués de abrir­se la ma­cro­cau­sa so­bre la fa­lli­da sa­li­da a bol­sa de Ban­kia, la Au­dien­cia Na­cio­nal dic­ta sen­ten­cia so­bre la cú­pu­la de la en­ti­dad en esa épo­ca. Sus 34 com­po­nen­tes, in­clui­do el ex­pre­si­den­te Ro­dri­go Ra­to (en­car­ce­la­do por otro ca­so re­la­cio­na­do con Ban­kia: sus tar­je­tas opa­cas), que­dan ab­suel­tos. Era un ve­re­dic­to es­pe­ra­do en el mun­do fi­nan­cie­ro des­de el mo­men­to en que, a lo lar­go del pro­ce­so, que­dó cla­ro que los acu­sa­dos con­ta­ban con las au­to­ri­za­cio­nes de los su­per­vi­so­res. De he­cho el au­to se fun­da­men­ta en esa cir­cuns­tan­cia, y ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en la apro­ba­ción ex­plí­ci­ta con­ce­di­da por los re­gu­la­do­res, a los que pa­sa a enu­me­rar, men­cio­nan­do ex­pre­sa­men­te al Ban­co de Es­pa­ña, la CNMV y el Frob. En los ro­les de es­tas ins­ti­tu­cio­nes no se apre­cia­ron in­di­cios de­lec­ti­vos cuan­do se in­ves­ti­ga­ron en 2017. Sin em­bar­go, la ac­tua­ción de sus má­xi­mos res­pon­sa­bles en la épo­ca de la sa­li­da a bol­sa me­re­ce im­por­tan­tes re­pro­ches en el ám­bi­to eco­nó­mi­co y em­pre­sa­rial. El ex­go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, tu­vo ins­pec­to­res em­po­tra­dos en Ban­kia que avi­sa­ron, y los co­rreos fi­gu­ran en el su­ma­rio ju­di­cial, del fu­tu­ro fra­ca­so. Pe­ro Fer­nán­dez Or­dó­ñez, jun­to con el ex­pre­si­den­te de la CNMV, Ju­lio Se­gu­ra, no tu­vo nin­gún re­pa­ro en ce­der a las pre­sio­nes de la en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­ta Elena Sal­ga­do pa­ra que la ope­ra­ción pros­pe­ra­ra. To­dos ellos son los res­pon­sa­bles de una ma­nio­bra dic­ta­da por el in­te­rés del Go­bierno de do­tar de una fal­sa ima­gen de for­ta­le­za a un sec­tor, el de las ca­jas de aho­rros, ya so­ca­va­do por la cri­sis. El ca­so Ban­kia es así to­do un ejem­plo de los enor­mes da­ños que sur­gen cuan­do los su­per­vi­so­res fi­nan­cie­ros sa­cri­fi­can su in­de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.