Bue­na pers­pec­ti­va en In­do­ne­sia de Aena

El Economista - - OPINIÓN -

Aena par­ti­ci­pa ya en las eta­pas pre­li­mi­na­res de la pri­va­ti­za­ción del ae­ro­puer­to de Lom­bock, en In­do­ne­sia. El pro­ce­so es­tá en una eta­pa muy in­ci­pien­te y lo úni­co que pue­de an­ti­ci­par­se es que se­rá re­ñi­do, pues­to que ya hay 26 as­pi­ran­tes ins­cri­tos. No de­be ex­tra­ñar es­te in­te­rés con­si­de­ran­do la im­por­tan­cia de es­te ae­ró­dro­mo en el ac­ce­so a un des­tino tu­rís­ti­co tan va­lo­ra­do mun­dial­men­te como Ba­li. De he­cho, aun­que es­ta is­la li­mi­ta aho­ra fuer­te­men­te la lle­ga­da de tu­ris­tas ya tiene lis­to un plan para re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad con­for­me la epi­de­mia va­ya re­mi­tien­do. Aena, por tan­to, tiene mu­cho que ga­nar en es­ta nueva eta­pa de su in­ter­na­cio­na­li­za­ción y cuen­ta, ade­más, con múscu­lo para pu­jar. Pe­se a la cri­sis, la bue­na ges­tión de los úl­ti­mos años per­mi­te que ten­ga una po­si­ción más sa­nea­da que sus ri­va­les eu­ro­peos. Se tra­ta de una só­li­da ba­se para se­guir in­vir­tien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.