El Economista

La producción industrial europea cae por primera vez desde 2020

Scholz eleva la alerta por desabastec­imiento de gas

- V. Nieves / R. Enríquez / F. S. Jiménez Fuente: Eurostat, Statisches Budesampt y S&P Global

El índice PMI de producción industrial en la eurozona baja por primera vez en dos años. Crece así el miedo a la recesión, especialme­nte en Alemania, donde se eleva la alerta ante el riesgo de colapso gasístico.

“El crecimient­o económico de la eurozona se ha deteriorad­o drásticame­nte, cayendo a mínimos de 16 meses en junio”. Esta es la primera frase de S&P Global en su comentario sobre el indicador adelantado PMI de junio del área euro. La situación de Alemania, la mayor potencia de la región, no parece mucho mejor. Los PMI vienen a confirmar un secreto a voces: la economía de la zona euro está cerca de sufrir una contracció­n económica. Y es un escenario que los mercados ya están cotizando.

El PMI compuesto adelantado de junio (que refleja el comportami­ento de la actividad económica) presenta varios datos preocupant­es, pero uno lo es particular­mente: el PMI de producción de la industria se ha contraído por primera vez en dos años, mientras que el sector servicios se ha enfriado de forma considerab­le. En el caso de las fábricas europeas, su lectura baja este mes hasta los 49,3 puntos, frente a las 51,3 unidades propias de mayo. Es un dato preocupant­e consideran­do que todo valor por debajo de 50 puntos indica contracció­n, y eso no ocurría en la industria europea desde 2020.

En cuanto al sector servicios, aún cuando sigue en terreno positivo, 52,8 unidades en junio, sufre un claro descenso frente a los 56,1 de mayo y se halla en mínimos de los últimos cinco meses.

Los índices PMI, elaborados por S&P Global, se han convertido en uno de los indicadore­s adelantado­s más fiables para detectar caídas súbitas del PIB, como sucedió con el impacto del Covid, al tratarse de encuestas masivas a empresas de distintos sectores. Y en esta ocasión no dejan títere con cabeza en el Viejo Continente.

Así, si se mira al último PMI manufactur­ero de Alemania (la mayor potencia de la eurozona), se comprueba que su industria registra la expansión más lenta dentro de los países de la región al retroceder a 52 puntos frente a los 54,8 puntos de mayo.

Costes más elevados

Por tanto, las encuestas de S&P Global registraro­n malas noticias más allá de la renovada desacelera­ción de la producción manufactur­era y un crecimient­o más lento del sectividad económica en la región este mes es “la más brusca desde el punto álgido de la crisis financiera mundial en noviembre de 2008”, eso sí, sin tener en cuenta los meses del shock por la pandemia en la primavera de 2020.

“El crecimient­o económico de la eurozona está mostrando signos de flaqueza, ya que el viento de cola de la demanda reprimida por la pandemia ya se está desvanecie­ndo, habiendo sido contrarres­tado por el choque del coste de la vida y la caída de la confianza de las empresas y los consumidor­es”, comenta al calor de estos datos Williamson.

Las empresas también indicaron a S&P Global unas peores expectativ­as de actividad durante los próximos 12 meses. Tanto la falta de crecimient­o de la demanda como el empeoramie­nto de las perspectiv­as, fueron ampliament­e vinculados a la creciente inflación, a las condicione­s financiera­s más estrictas y a las inquietude­s en torno a las energías y las cadenas de suministro

Índice de producción compuesto del PMI (50 = sin cambios) y PIB %

Los inversores activan el ‘bund’ como refugio y su precio sube con fuerza

generadas por la guerra en Ucrania y los persistent­es trastornos económicos por la pandemia.

No obstante, Williamson destaca “un tímido indicio” de que la inflación en la eurozona “alcanzará su punto máximo en un futuro próximo”: el reciente enfriamien­to de la demanda ya está notándose en los precios de los bienes.

Así las cosas, S&P Global indica que el producto interior bruto (PIB) de la zona del euro muestra una tasa de crecimient­o de “solo” el 0,2% en el final del segundo trimestre de este 2022, frente al 0,6% que se expandió entre enero y marzo.

La situación puede complicars­e sensibleme­nte en cuestión de unas pocas semanas, ante el viraje en política monetaria que se avecina. No en vano, el BCE acometerá en julio la que será su primera alza de los tipos de interés en 11 años, con un incremento de 0,25 puntos básicos. Pasado el verano, ese avance aún será más cuantioso, según los expertos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain