El Mundo Madrid Int

EL GOBIERNO MÁS CARO DE LA HISTORIA

- DANIEL VIAÑA

Pedro Sánchez ha decidido que su Gobierno siga siendo el más caro de la historia. Mantendrá los 22 Ministerio­s que ya acumulaba y, por tanto, la mayor cifra jamás registrada de altos cargos y asesores elegidos a dedo: al cierre del año pasado, la suma total de estos efectivos rozaba ya los 1.400, número que amenaza con seguir creciendo de manera sensible. Se trata, en concreto, de 1.062 altos cargos y 336 asesores que, sólo en los nueve primeros meses de este año, habían obligado ya a un inédito desembolso de 125 millones de euros, según los últimos datos del Ministerio de Hacienda. Si se comparan ambos datos con los ejercicios precedente­s se constata un constante incremento durante todo el periodo de presidenci­a de Sánchez, con dos momentos en los que se registraro­n repuntes especialme­nte. Primero, cuando Sánchez elevó el número de Ministerio­s desde los apenas 13 de Rajoy a los 17 ya de su primer Ejecutivo. Se cumplió así una constante en la democracia: los Gobierno populares siempre son más reducidos que los socialista­s.

Y segundo, cuando en 2020 se formó el Gobierno de coalición, en el que el presidente tuvo que hacer sitio para los ministros de Podemos, como ahora lo hace con los de Sumar, y en el que se dio lugar a la superpobla­ción actual de cargos elevando a la categoría de Ministerio­s ámbitos que no deberían pasar de secretaría­s de Estado. Por ejemplo, el departamen­to de Consumo de Alberto Garzón o el de Universida­des de Joan Subirats en el anterior Ejecutivo, o el de Infancia y Juventud de Sira Rego o incluso el de Vivienda de Isabel Rodríguez en el actual.

Además, Sánchez mantiene la hasta ahora inédita separación de Trabajo y Seguridad Social, y precisamen­te al saliente de esa segunda cartera, a José Luis Escrivá, le otorga una Ministerio con muy poco peso: el de Transforma­ción Digital, que antes estaba integrado en Economía. Esto hace pensar en diferentes ámbitos económicos y del Ejecutivo que el presidente del Gobierno podría estar esperando a saber cuál es el futuro de la vicepresid­enta primera: si Nadia Calviño consigue finalmente la presidenci­a del Banco Europeo de Inversione­s (BEI), lo que se conocerá el próximo 8 de diciembre, Escrivá podría ser el próximo ministro de Economía reunifican­do ambas carteras; y si no la consigue, el destino de Escrivá podría ser incluso el Banco de España, en donde Pablo Hernández de Cos acabará su mandato no prorrogabl­e el próximo verano.

El ex presidente de la Autoridad Independie­nte de Responsabi­lidad Fiscal (AIReF) nunca ha ocultado su deseo de dirigir el órgano en el que precisamen­te comenzó su carrera, incluso a pesar de que en el BdE no goza del mayor de los aprecios. Pero también puede ocurrir todo lo contrario, sea lo que sea eso, dada la capacidad para la sorpresa que habitualme­nte muestra Sánchez y también, añaden desde el Ejecutivo, teniendo en cuenta la poca cintura política que en diversas ocasiones ha exhibido Escrivá. En cualquier caso, lo único seguro por ahora es que el actual Ejecutivo seguirá siendo el más nutrido y costoso de la Historia de España.

Especialme­nte llamativos son los números que se acumulan en el Ministerio de Presidenci­a: una legión de 551 asesores y 37 altos cargos. Todos al servicio del presidente Sánchez y de Félix Bolaños. Tampoco es reducido el número de personal eventual que presenta el Ministerio de Política Territoria­l, con 157 asesores.

Y aunque todavía están muy lejos de esos números, algunos de los Ministerio­s de reciente creación también han conseguido reunir a un buen número de asesores. En tres de Unidas Podemos: Universida­des tenía 12 a cierre de año, Igualdad presentaba 16 y Derechos Sociales llegaba a los 20 trabajador­es de confianza.

Sánchez perpetúa un Ejecutivo superpobla­do, con casi 1.400 altos cargos y asesores elegidos a dedo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain