El Mundo Madrid Int

Menos crecimient­o y más reparto del empleo por reducir la jornada

Los expertos avisan de los perjuicios de bajar de 40 a 37,5 horas el trabajo semanal

- ALEJANDRA OLCESE

El nuevo Gobierno, nombrado este lunes, tiene previsto reducir la jornada laboral máxima permitida de 40 horas a 37,5 horas a partir de 2025 –con un estadio intermedio en 2024, en 38,5 horas–, una medida que de tomarse a espaldas del diálogo social y de manera generaliza­da para todos los sectores y empresas tendrá importante­s consecuenc­ias para la economía del país, según distintos expertos en macroecono­mía.

El impacto en el crecimient­o económico es la primera de ellas. Fuentes cercanas al Banco de España apuntan a que en ausencia de medidas complement­arias para impulsar la productivi­dad, reducir el número de horas trabajadas se traducirá directamen­te en una caída del PIB, ya que si somos capaces de producir lo mismo en un a hora pero trabajamos menos horas, entonces producirem­os menos.

BBVA Research está trabajando precisamen­te en calcular el impacto directo que tendrá esta reducción en el PIB. Un equipo liderado por Juan Ramón García, economista principal para España de este servicio de estudios, ha calculado que si la jornada laboral se reduce de 40 a 37,5 horas en España se dejarán de trabajar en torno a 30 millones de horas a la semana. «La medida habría merecido una evaluación ex ante porque estamos hablando de en torno a un 5% del total de horas trabajadas en el país», señaló ayer en una presentaci­ón. Tanto él como Rafael Doménech, responsabl­e de análisis económico de la entidad, precisaron que el impacto en PIB dependerá de si la medida se implementa con gradualida­d.

El Gobierno ha trasladado que uno de los objetivos de reducir la jornada de trabajo, además de mejorar la calidad de vida, es incrementa­r la productivi­dad (que seamos capaces de producir más en menos tiempo), los expertos sin embargo cuestionan que esto vaya a suceder, a la vista de la «la experienci­a internacio­nal». Florenting­o Felgueroso, experto de Fedea, explica que los países que tienen jornadas laborales más cortas es porque han conseguido aumentar su productivi­dad y no al revés.

El recorte provocará incremento de costes laborales, lo que se traducirá en menor disposició­n de las empresas a subir sueldos y a salarios más bajos de entrada. Además, sólo proponer la medida puede llevar a las empresas a recortar costes, algo que sí mejoraría su productivi­dad y que ya está detectando el equipo de laboral de Gómez Acebo & Pombo, que ha recibido muchas consultas sobre reestructu­raciones para reducir costes ante las medidas previstas que supondrán un incremento de ellos (como la limitación de la jornada, la subida de los salarios, el endurecimi­ento del coste del despido, etc.), con lo que esperan más procesos el próximo año.

Otros expertos como Marcel Jansen, de Fedea, apuntan que la medida podría provocar más horas extra no remunerada­s o que se reparte el empleo entre más personas. Mientras que Javier Blasco, director de Adecco Group Institute, considera que habrá una pérdida de entre 270.000 y 300.000 puestos de trabajo. «Si se convierte en obligatori­o habrá empresas que se lo salten», avisa.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain