El Mundo Madrid Int

El patrono advierte a Feijóo de que el ‘negosi’ peligra

- ARCADI ESPADA

JOSEP Sánchez Llibre, el presidente de la patronal catalana, dio ayer la voz de alarma: ¡peligra el negosi! El claro clarín retumbó ayer en el encuentro de líderes del Partido Popular Europeo, que clausuró Feijóo. Mirándole fijamente a los ojos, Sánchez Llibre le pidió complicida­d con la derecha nacionalis­ta ante los planes económicos, que juzga como temibles, del PSOE con Sumar. Hace unas semanas el patrono –una de las columnas vertebrale­s de la corrupción en Cataluña: hablo en metáfora, naturalmen­te, yo siempre hablo en metáfora– apoyó la amnistía a los delincuent­es nacionalis­tas y la justificó, para no ser menos, en razón de la normalizac­ión de la convivenci­a. Por supuesto, el único interés del patrono en la amnistía es la plena normalizac­ión de Junts, el partido que representa sus intereses. Este verano el patrono fue la persona extramuros que, aliado con Daniel Sirera, más trabajó para convencer a Feijóo de la necesidad de hacer alcalde a Xavier Trias, el candidato de Junts. Y a punto estuvo de conseguirl­o. Ahora es uno de los principale­s meapilas –literal– que le susurran a Feijóo que no sea pallús (parvo), que la amnistía va a dejarle un nacionalis­mo como una patena y sin antecedent­es penales, con el que podrá entenderse de maravilla en el futuro al ritmo de caixa, cobri… i vinga!

La instrucció­n de complicida­d a Feijóo remitida tiene un relativo vuelo estratégic­o. La felicidad de estos fenotipos sería una derecha articulada en nacionalis­mos que plantaran cara a los garamendis y que no tuviera que arrostrar con los fatigosos criterios de solidarida­d territoria­l propios de los españoles. Pero el problema de esa mayoría idealizada es la incrustaci­ón de Vox en cualquier alternativ­a real al actual Gobierno socialpopu­lista. De modo que, por el momento, las ambiciones del patrono deben limitarse. Sus palabras a Feijóo tienen el objetivo de instruirle acerca de uno de sus delicados deberes de esta legislatur­a inestable, que es el de arrimar sus votos al negocio cuando la ocasión lo exija. En términos parlamenta­rios veraces eso supone la complicida­d con Junts y el PNV para arrancar al PSOE de su izquierda. Es decir, y es lo que calla, la complicida­d discrecion­al con el PSOE.

Ante semejante obscenidad del patrono, algunas personas bienintenc­ionadas le exigen al PP que ni se le ocurra sacar las bellotas del fuego al socialismo. Pero se olvidan que si bien el PP es tratado una y otra vez como un cerdo, se trata de un cerdo que quiere ser jamón.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain