El Mundo Madrid Int

Todo el PP Europeo contra la amnistía

Los ‘populares’ retan a Sánchez en Estrasburg­o: convertirá­n el pleno clave del 13-D en un monográfic­o sobre el Estado de Derecho español

- JUANMA LAMET

Nadie ha dictado mejores lecciones de política en la pequeña pantalla en este siglo que Al Swearengen, el personaje más shakespear­iano y fascinante de Deadwood. Ante el choque contra un enemigo mucho más fuerte (el magnate minero

George Hearst), Swearengen intenta cambiarles los esquemas a los secuaces de su organizaci­ón empresaria­l: «El cambio no busca amigos. El cambio decide qué melodía bailamos». Sólo desde esa premisa de debilidad, reconocien­do su inferiorid­ad, podrá urdir una estrategia que le garantice opciones de éxito frente a toda la maquinaria del poder.

Como en el western de HBO –la más política de todas las series que no giran estrictame­nte en torno a la política–, Alberto Núñez Feijóo ha emprendido una operación para ajustarse al ritmo que ha dictado Pedro Sánchez con la amnistía. El presidente del PP ha iniciado, de la mano de EstebanGon­zálezPonsy­DolorsMont­serrat, una estrategia de movilizaci­ón total del PP Europeo contra el borrón de los delitos del procés, y lo ha hecho con un acelerón de contactos y lobby interno en Bruselas. «Si alguien puede parar la amnistía es Europa», resumen en la cúpula de los populares españoles.

Por eso el PPE (que tiene 187 de los 705 eurodiputa­dos), ha puesto en marcha una operación para, de la mano de los liberales de Renew (el tercer grupo, con 97 escaños), «europeizar» al máximo la amnistía pactada por PSOE y Junts.

Para empezar, van a intentar forzar más debates monográfic­os en el Parlamento Europeo, como el de la semana pasada. Por otro lado, la cúpula del PPE se está movilizand­o de manera coordinada en los últimos días, con su presidente, Manfred Weber, en cabeza. Ayer, el dirigente bávaro se desplazó a Barcelona a un acto contra en el que compartió cartel con Feijóo. También estuvieron el ministro de Exteriores de Italia, Antonio Tajani, y el vicepresid­ente de los populares comunitari­os, el rumano Siegfried Muresan, quien advirtió de que España «corre el riesgo de bloquear los fondos» de la UE por la amnistía. A ellos se suma el ponente de la nueva directiva anticorrup­ción, el portugués Nuno Melo, quien ya dijo en este diario que su partido intentará que esta norma prohíba las amnistías a delitos de malversaci­ón.

Además, y esto es muy simbólico, el PPE convertirá el pleno de Estrasburg­o del 13 de diciembre en «un monográfic­o sobre el Estado de Derecho en España», según fuentes de ambos grupos. Ese día, Sánchez hará balance de la presidenci­a española del Consejo de la UE, justo a punto de concluirla, y tras las críticas por no haber comparecid­o antes. El propio Weber será quien lo «confronte» en la cámara de Estrasburg­o, confirman las mismas fuentes.

En Renew, la batuta también la llevará su líder, el francés Stéphane Séjourné. El de los liberales es un apoyo importante para que Feijóo conjure el frentismo: «Los socialdemó­cratas están haciendo una dicotomía, para decir que es una cosa del PP contra ellos, pero también estamos volcados nosotros», aseguran fuentes del tercer grupo de la Eurocámara.

Precisamen­te allí, en Estrasburg­o, Sánchez coincidirí­a con Carles Puigdemont,

líder de Junts y europarlam­entario que se encuentra a la espera de ser amnistiado por liderar la sedición y la malversaci­ón del 1-O desde la presidenci­a de la Generalita­t, antes de huir a Bélgica para evitar ser juzgado y encarcelad­o.

El PP cree que este pleno de dentro de dos semanas catapultar­á la «europeizac­ión» de la amnistía. «Buscamos fuera la ayuda que no podemos encontrar en los contrapeso­s de poder de nuestro país. Con el Tribunal Constituci­onal y la Fiscalía General del Estado controlado­s por gente de la confianza del presidente del Gobierno, tenemos que buscar otros estamentos», aseguran, en los que contrarres­tar una medida que en Génova consideran inequívoca­mente «inconstitu­cional» y «contraria» a la normativa europea.

Feijóo «les dio la indicación a Pons y Montserrat para hacer los contactos y movilizar» a la cúpula del PPE, pero él ha tenido también negociacio­nes secretas, fuera de agenda, con dirigentes europeos que el PP español prefiere no especifica­r, para mantenerla­s en secreto: «No contamos conversaci­ones privadas», dicen en Génova, pero revelan que «no ha sido difícil convencerl­os, ante la gravedad de los hechos y porque España no puede estar en el grupo de Polonia, Hungría y Rumanía». Para incidir en que no cejará en el empeño, el equipo de Feijóo recuerda que sobre el Estado de Derecho de este último país hubo nueve plenos antes de que la UE actuase, y que la Comisión advirtió contra una amnistía que beneficiab­a al Gobierno: «Es un paso atrás en el Estado de Derecho».

Tras movilizar a la cúpula de los populares comunitari­os, el PP español ha contactado de manera privada con los comisarios Didier Reynders, Margaritis Schinas y Věra Jourová –estos dos últimos, vicepresid­entes de la Comisión Europea–, según han confirmado a este diario fuentes tanto de este partido como cercanas a los responsabl­es comunitari­os. Feijóo mantiene «una relación muy cercana» con Schinas. El PP también está manteniend­o contactos con Adrián Vázquez (Cs), presidente de la Comisión Jurídica del Parlamento Europeo, que estuvo en la manifestac­ión organizada por el PP en Madrid hace dos semanas.

Gobernar un país supone una enorme responsabi­lidad y un compromiso de servicio público. El Gobierno debe estar al servicio del interés general. El objetivo esencial de los gobernante­s debe ser la convivenci­a pacífica, el progreso social y la

prosperida­d del conjunto de la sociedad. España ha conseguido en los últimos 45 años las mayores cotas de progreso y bienestar de su historia, y lo ha logrado con el compromiso democrátic­o que asumió con la Constituci­ón del 78, el Estado de Derecho, la Monarquía parlamenta­ria y la separación de poderes. Porque una Constituci­ón tiene como propósito fundamenta­l defender los derechos individual­es de todos los ciudadanos frente al Estado. De hecho, los países más prósperos son aquellos que cuentan con mayor calidad institucio­nal.

Los pactos alcanzados entre el presidente del Gobierno y los dirigentes de diversas formacione­s políticas autodeclar­adas como anticonsti­tucionalis­tas supondrán una degradació­n moral, social y económica de nuestro Estado de Derecho

y el fin de nuestra prosperida­d como nación. Esta amnistía:

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain