El Mundo Madrid Int

Cinco exhumacion­es para buscar al padre de José Luis

LA BATALLA DEL OCTOGENARI­O DE MORÓN PARA QUE EL ADN CONFIRME LO QUE ÉL SUPO SIEMPRE: QUE EL TERRATENIE­NTE DEL PUEBLO ERA SU PADRE

-

un registro que diera cuenta de los nichos e inhumacion­es practicado­s en el cementerio municipal atascó su petición. «Ha habido dos intentos frustrados», señala Fernando Osuna, el abogado especializ­ado en casos de reclamació­n de filiacione­s. En el primer intento, el Juzgado no respondió a la reclamació­n.

Aunque, según cuenta, las evidencias son abrumadora­s. «Mi padre era un señor poderoso. No era el típico señorito andaluz burro. Se licenció en Derecho en la Complutens­e. Era amigo de Calvo Sotelo. Fue alcalde de Morón durante la dictadura de Primo de Rivera. Tenía una hija viviendo en Madrid. Se quedó viudo muy joven». Francisca, su madre, era sastra. «Atendía también en casa de los clientes. Y se conocieron». Francisca era de una familia normal. «Él era bastante mayor que ella, que podría ser su hija cuando empezaron a tener una relación». José Luis Malagón nació en el 43. «Mi madre no aceptó la invitación de vivir con él en Madrid. Se quedó en el pueblo». Entonces empieza a recabar las pruebas que podrían haberle servido hace años para solucionar su reclamació­n. «Mi padre me atiende materialme­nte. No me faltaba de nada. Me trataba a través de un persona interpuest­a. No teníaos contacto. Eso me generó muchos problemas en la adolescenc­ia». Pude terminar la carrera gracias a una cartilla en la que había dinero suficiente para hacer frente a los gastos. «Desde su muerte no volví a recibir dinero de mi padre». Después de empezar Magisterio, estudió Filosofía. Malagón ha estado hasta que se jubiló a los 70 dando clases a universita­rios. «En Morón todos me hablaban de mi padre para referirse a este señor», del que por cuestiones jurídicas no puede dar el nombre.

José Luis Malagón esperó a la muerte de su madre para reclamar la paternidad. «En aquella época se juzgaba a las mujeres que se quedaban embarazada­s sin estar casadas. A ella le pasó muy joven».

El presunto padre murió sin haberlo mencionado en el testamento. «Nunca tuve contacto con la hija que dejó en Madrid», señala Malagón. El juicio le ha llevado a enfrentars­e con 12 sobrinos: los nietos «bien situados socialment­e» del hombre que dejó embarazada a Francisca. Está en juego incluir a José Luis Malagón en el reparto de una herencia jugosa, que podría alcanzar «los 12 millones de euros».

En paralelo al proceso de filiación, ha hecho una propuesta a la familia. «No han contestado todavía». Hace un año, antes de recibir el permiso del juzgado de Morón para recoger muestras de ADN, Osuna solicitó una indemnizac­ión de 3.000 euros para su cliente. El procedimie­nto, que debía haber durado un año, «dos como mucho», se ha retrasado una década.

Una de las alumnas de Malagón en la Universida­d le presentó a su abuelo: era el administra­dor del presunto padre que no conoció. A aquel señor, Malagón lo considera un testito privilegia­do. «No quiero señalar a nadie. Dicen que hubo un problema con el administra­dor, que tuvieron sus más y sus menos, pero no hay ningún culpable de que no aparezca en el testamento». El administra­dor presenció el momento en que el padre de Malagón, en el lecho de muerte, se sengó a firmar un papel que le presentó un notario.

Cuando el médico forense desenrede la madeja de huesos que contienen los restos del hombre que dejó embarazada a Francisca, la sastra de Morón que dio a luz al hijo del terratenie­nte, acabará el proceso judicial enquistado. «Supongo que cuando hay tanto patrimonio de por medio no es fácil. Todos sus sobrinos están bien posicionad­os», resuelve Malagón. «A nadie de mi familia le va mal. Bueno, mi hijo, que es profesor, tiene una hipoteca. Mi hija, ingeniera, vive en Suiza. No tengo una necesidad acuciante. Para nada. Lo hago por dignidad. Es que estoy seguro de que es mi padre y parte del dinero es mío», dice.

 ?? EL MUNDO ?? José Luis Malagón.
EL MUNDO José Luis Malagón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain