El Mundo Madrid Int

«Veo mucho dolor y tristeza alrededor»

El Madrid visita al Maccabi en su exilio de Belgrado / Berrocal, segundo entrenador, relata lo «excepciona­l»

- LUCAS SÁEZ-BRAVO

El pasado 7 de octubre, mientras se producía el terrible ataque de Hamas, los móviles de la familia Berrocal comenzaron a emitir insólitas alertas. Esa madrugada, el segundo entrenador del Maccabi de Tel Aviv la pasó en el mamat, el búnker de su vivienda, con su mujer y sus dos niños gemelos. «No pasé miedo, pero fue inquietant­e», recuerda. La situación excepciona­l del equipo de un país en guerra, exiliado por obligación en Belgrado, donde hoy (20.15 h.) recibe como local y sin público en las tribunas de la Sala Pionir por seguridad, al Madrid en Euroliga.

El legendario Maccabi, seis veces campeón de Europa (1977, 1981, 2001,2004,2005y2014), es el orgullo de Israel, un símbolo del deporte hebreo que, a causa del conflicto con Ga- za, escapó primero a Chipre –«fuimos nómadas con nuestras familias por Europa durante 20 días»– para después establecer­se en la capital de Serbia, donde jugadores y cuerpo técnico viven en apartament­os, «una situación excepciona­l» de la que tratan de sacar algo positivo.

Tan impensable como que un miembro del departamen­to de prensa tuviera que marchar al frente. «Chocaba verle uniformand­o, mandándono­s mensajes desde la guerra. Me impactó. Fue un alivio que regresara», dice Berrocal, ex ayudante de Pesic y Xavi Pascual en el Barça rey de Europa, y un trotamundo­s al que nunca le importó la aventura (entrenó en Ucrania, Bahrein, Turquía o Grecia), pero que no se imaginó en semejante tesitura, haciendo más de psicólogo con una plantilla en la que abunda «la tristeza y el dolor alrededor». «Soy el técnico más veterano y la gestión de grupo ahora no es importante, es imprescind­ible. Tengo una responsabi­lidad grande, no podemos tomarnos como algo propio lo que está pasando en la guerra. Les recordamos que hay que intentar poner todo a un lado y cuando estemos en la pista, disfrutar un poco. Aprovechar la oportunida­d que nos da el baloncesto para estar juntos», asegura quien fue reclutado por Odded Kattash al comienzo de la pasada temporada.

En la plantilla hay americanos como el español Lorenzo Brown –o cubanos, como el ex del Valencia, Jasiel Rivero– que no entienden muy bien lo que está sucediendo, alejados de la cálida Tel Aviv, de lo que eran sus hogares. Que han tenido que escolariza­r a sus hijos en Belgrado, aunque ni siquiera saben si este panorama durará demasiado. Los jugadores israelíes han preferido mantener a sus familias en el país, al que pronto el equipo deberá regresar para otro episodio extraño. En unos días se reanudará la liga hebrea y esos partidos sí se disputarán en Israel, aunque el equipo habite en Serbia.

Chema Berrocal, que estas últimas semanas, además, ha tenido que superar el trauma de la consecutiv­a muerte de su padre y de su madre, intenta aplicar cordura en la soledad de Belgrado, pues él optó, por primera vez en su vida, por separarse de su familia. De su esposa y de Jofre y Bruna, «unos superhéore­s» que le preguntaba­n por qué caían misiles sobre Tel Aviv, y que han vuelto a su cole de Badalona. «Hay que tirar como puedes, porque no sabemos cuanto tiempo estaremos. Aún estamos en modo superviven­cia, te sientes de paso», explica, algo extrañado incluso por los buenos resultados de un equipo (marcha séptimo en la Euroliga) confeccion­ado para aspirar a la Final Four. «Esta temporada, competir, luchar y no rendirse. Pase lo que pase, es un éxito», razona.

Nada es seguro en el Maccabi, que no sabe cómo se resolverán los encuentros que debe disputar en Turquía, un país al que no pueden viajar por seguridad. Una plantilla en permanente estado de incertidum­bre, acompañada siempre de una seguridad bélica, de la protección del Mosad, y que intenta aislarse de las pancartas de rechazo que tienen que soportar en algunos de sus partidos y viajes. «Están sufriendo. No hay nadie que no conozca a alguien que no murió o resultó herido. Un jugador me dijo que el otro día se lo pasó entero viendo las noticias sobre la liberación de rehenes», confiesa.

 ?? EFE / A. CUKIC ?? Lorenzo Brown, del Maccabi, en Belgrado, el jueves contra el Barça.
EFE / A. CUKIC Lorenzo Brown, del Maccabi, en Belgrado, el jueves contra el Barça.
 ?? EM ?? Josep Maria Berrocal.
EM Josep Maria Berrocal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain