El Mundo Madrid Int

Subastas, falsificac­iones y silencio: el misterio del pintor puntillist­a que jamás existió

- PABLO R. SUANZES

No es por la perspectiv­a, no es por la definición o potencia de sus personajes ni por el dominio cromático. No es por los acabados, por la técnica, pero hay algo en las obras de Jos Pauwels que llama la atención. Hay algo que atrae al público y a los compradore­s, algo que empuja a los marchantes a pedir miles de euros por sus obras y a las casas de subastas a buscar su trabajo. No es uno de los artistas más célebres, no es de los más codiciados, pero no es tampoco ningún desconocid­o. El problema es que Pauwels no existe, nunca ha existido, y nadie sabe en Bélgica quién está detrás de sus lienzos.

No es una brillante operación de marketing, sino que todo apunta a un enorme fraude. Firmas respetadís­imas como Dorotheum en Viena y Christie’s y Sotheby’s en Londres y Nueva York han colocado sus obras en el pasado. Y la semana pasada, la casa Vanderkind­ere organizó una subasta de antigüedad­es, incluida una obra del misterioso artista, pero en el último momento la retiró gracias a los esfuerzos de Jos Mestdach, un amante del arte que vive en las Ardenas y que también fue periodista en algunos de los diarios flamencos más conocidos.

En 2020, Mestdach compró el cuadro de buenas dimensione­s por 1.000 euros.

Se trataba de una obra puntillist­a de un tal Jos Pauwels, que ya había sido vendida anteriorme­nte por la casa bruselense Horta, sin pena ni gloria.

Mestdach se hizo con ellas por criterios puramente estéticos. Le pareció bonita, tenía un precio asumible y le generó mucha curiosidad, pues no había oído hablar del artista con un apellido tan singular. No encontró nada. Buscó, siguió buscando y se dio cuenta de que estaba ante una estafa, un engaño o un error detrás de otro; y escribió un libro, Fake Art, publicado hace unas semanas.

Tras tres años, e incontable­s asesorías con todo tipo de expertos, el consenso general es que son obras de escaso talento. Resultonas, pero sin una técnica depurada. «Las mesas no son rectas, los brazos demasiado cortos. Las composicio­nes no se sostienen», explicó Mestdach a VRT News. La gracia de todo está en la confusión deliberada. El autor usa una técnica puntillist­a replicando a los maestros de hace más de un siglo, lo que ha servido para engatusar. Además, la firma no parece inocente. Hay en la historia artística de Bélgica un Joseph Pauwels (1818-1876), pero que ya había muerto cuando Georges Seurat (1859-1891) y otros dieron forma al estilo en la década de 1880.

Y hay también un Henri Joseph Pauwels (1903-1983), mucho más conocido, sobre todo en la región de Waasland, pues prácticame­nte no hay casa que no tenga una obra suya. Pero no hay ni rastro de Jos. En los últimos tres años, Mestdach y la Policía han localizado más de 300 obras, distribuid­as a menudo con silencio cómplice de expertos consciente­s del engaño. Mestdach, que da por terminada su investigac­ión, y que por lo menos sigue encontrand­o hermoso su cuadro, no tiene pruebas, pero tampoco demasiadas dudas de que el autor misterioso es uno de los muchos anónimos que trabajan en algunos de los talleres masivos en «el pueblo de Dafen», situado en las afueras de Shenzhen, en China, donde se copian y distribuye­n pinturas antiguas. Sin alma, pero monas.

Jos Mestdach es un aficionado al arte y ex periodista de informació­n local en diarios flamencos que acaba de publicar un libro titulado En 2020, compró en una subasta un cuadro del artista Jos Pauwels, movido por su belleza, pero también por la curiosidad. Tras investigar durante tres años ha concluido que el pintor jamás existió y que hay más de 300 obras falsamente atribuidas, probableme­nte creadas en China.

Firmas muy respetadas como Christie’s han colocado sus obras en el pasado

Se sospecha que el autor trabaja en un taller masivo de copias en Shenzhen

 ?? GETTY ?? Casa de subastas Christie’s en Old Brompton Street, Londres.
GETTY Casa de subastas Christie’s en Old Brompton Street, Londres.
 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain