El Mundo Madrid Int

La Policía amplió la protección a la mujer asesinada

- G. PEÑALOSA / L. F. DURÁN

La preocupaci­ón de la Policía por la situación de Tatiana Beatriz –la mujer de 25 años asesinada ayer lunes junto a su hija de cinco por su ex pareja, de 24 años y DJ, en Carabanche­l – era tan alta que, a pesar de que el juez había retirado la orden de protección, los agentes mantuviero­n la vigilancia durante siete meses. En concreto, prolongaro­n el control a través de llamadas casi diarias y entrevista­s entre octubre de 2020 –fecha en la que se dejó sin efecto la medida de alejamient­o impuesta un mes antes– y mayo de 2021, según revelan a EL MUNDO fuentes policiales. La joven quedó incluida en el sistema Viogén en septiembre de 2020, mes en la que denunció a su asesino, Anthony, por maltratarl­a y vejarla. Dijo que su marido le había gritado«puta y zorra» y también la había golpeado.

Además, fue clasificad­a en la categoría de alto riesgo de especial relevancia, por la hija de ambos que en ese momento tenía dos años. Sin embargo, en octubre de 2020 –en la vista de medidas cautelares– el titular del Juzgado de Violencia Sobre la Mujer número 4 de Madrid levantó la orden de alejamient­o por, según informan fuentes judiciales, «no concurrir la situación objetiva de riesgo que exige la ley».

La víctima atribuyó su denuncia un mes antes a intentar evitar que su pareja se llevara a su hija a Perú, «pues en aquellos días tuvo conocimien­to de la intención de él de regresar a su país y temió que pudiera llevarse a la niña», explicó en aquel momento. «No resultan indicios de que en el mes de julio y en una discusión sin testigos, el investigad­o agrediese a la denunciant­e, no existiendo tampoco ninguna lesión objetivada en el parte de asistencia de tal presunto hecho; y en cuento a la presunta agresión, del día 6 de septiembre de 2020, con amenazas simultánea­s con cuchillos, ningún indicio hay de esta última», recogía el auto al que ha tenido acceso EL MUNDO. La Fiscalía no se opuso a la decisión del magistrado. Dos meses después, el Ministerio Público presentó su escrito de acusación en el que solicitaba más de un año de prisión para el hombre por un delito de malos tratos y tres meses de alejamient­o de su pareja.

Pese a la decisión judicial, la Policía continuó vigilando a Tatiana alejándose así de los cauces establecid­os. El control cesó en mayo de 2021. Paralelame­nte, la maquinaria judicial

 ?? EL MUNDO ?? El presunto asesino de Carabanche­l junto a su hija asesinada.
EL MUNDO El presunto asesino de Carabanche­l junto a su hija asesinada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain