El Mundo Madrid Int

Doble choque entre Moncloa y Sol

Ayuso acusa a Sánchez de intentar «rendir por sed» a Madrid y de «veto» en el AVE a Asturias

- PABLO R. ROCES

El primer choque de la nueva etapa entre Moncloa y Sol ya ha llegado. Y por partida doble. La demanda ante el Tribunal Supremo contra el Plan Hidrográfi­co del Tajo, presentada por la Comunidad de Madrid y adelantada por EL MUNDO, encontró ayer respuesta desde el Ministerio de Transición Ecológica. Y la no invitación de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, a la inauguraci­ón mañana del AVE entre la capital y el Principado de Asturias la encontró en el sentido inverso.

Por la mañana, la dirigente popular acusaba al Gobierno central de «usar el agua como arma política para asedir a la capital» y la ministra, Teresa Ribera, tildaba de «ocurrencia» para «irritar a la gente» tanto la denuncia como sus declaracio­nes. Por la tarde, desde la Puerta del Sol se señalaba a Moncloa por «vetar» a Ayuso en la inauguraci­ón de la línea ferroviari­a y Transporte­s respondía que se seguía «el mismo criterio de siempre», invitando a los presidente­s de las comunidade­s implicadas, entre caso Asturias y Castilla y León.

«Ahora Sánchez pretende que Madrid se rinda por sed, ha llegado a apropiarse de los recursos naturales de todos los españoles y ha aprobado un real decreto que pone en riesgo el abastecimi­ento de agua de casi siete millones de madrileños», afirmó Ayuso ayer sobre el Plan Hidrográfi­co, durante un encuentro con empresario­s navarros en la región, a primera hora de la mañana. La presentaci­ón de la demanda, que el Gobierno regional ha realizado a través del Canal de Isabel II, se ha producido tras no aceptar el Ministerio «la inmensa mayoría» de las alegacione­s presentada­s por el organismo público madrileño, encargado de la gestión de las aguas.

La presidenta regional remarcó que Sánchez «pretende que el agua de los madrileños dependa de unos permisos que ellos mismos autorizarí­an o denegarían mes a mes», en referencia a la exigencia que se ha establecid­o en el nuevo plan para hacer trasvases, como el que Madrid tiene en el sistema Alberche, que aporta la cantidad relativa al consumo anual de tres millones de ciudadanos de Madrid, según los datos del Canal de Isabel II.

«Nos quieren dejar sin trenes, sin aviones de corta distancia, sin museos y sin institucio­nes... Nos quieren discrimina­r con la financiaci­ón..., pero no hay nada peor que pretender racionar el agua a casi siete millones de personas», indicó Ayuso, que agregó que «cuando piensas que Sánchez ya ha dado lo peor de sí mismo, siempre nos sorprende con una nueva afrenta» hacia la región.

Tras estas declaracio­nes matutinas, al mediodía, durante la firma del protocolo del Parque de Doñana entre la Junta de Andalucía, que encabeza el popular Juanma Moreno, llegó la respuesta de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera: «Esta señora demuestra una vez más que probableme­nte piensa más en otro tipo de cosas que en el interés de los madrileños y en la solución de problemas». La vicepresid­enta tercera ahondó en que Ayuso busca «generar nuevos problemas» con su denuncia al Plan Hidrográfi­co, pero que su recurso a la Justicia llega «fuera de plazo».

En la misma línea que la dirigente popular se ha mostrado su portavoz en la Asamblea de Madrid, Carlos Díaz-Pache, que ha asegurado que el plan de Moncloa, aprobado en el mes de enero, es «un nuevo ataque que cambia las reglas y boicotea el sistema de abastecimi­ento de agua de todos los madrileños». «No puede ser que se pongan impediment­os a los trasvases que garantizan el funcionami­ento de un sistema que es ejemplar y que es de lo mejor de España», incidió.

Incluso el secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, ironizó sobre el asunto, haciendo referencia al protocolo que se firmaba en Doñana. «Parece que [Ayuso] ha dicho: ‘Hay un anuncio del PP-PSOE, busca corriendo qué hay de temas de agua. Vamos con el Supremo. Mañana salimos denunciand­o que el Gobierno de España ahoga Madrid’», apuntó el líder de los socialista­s madrileños en la rueda de prensa tras la Junta de Portavoces en la Asamblea.

Ya en mitad de la tarde, se produjo el segundo choque entre Sol y Moncloa por la inauguraci­ón del AVE que unirá desde mañana la capital con el Principado de Asturias, con 13 años de retraso. Desde el entorno de la presidenta regional aseguraban que se trata de un «veto personal» por parte de Moncloa y, por tanto, la Comunidad de Madrid «no invitará nunca al Gobierno» a sus actos. «Golpe por golpe», remarcaban fuentes de Sol, recuperand­o la expresión que la propia Ayuso ha utilizado en las últimas semanas para referirse a la relación que existirá con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Desde el Ministerio de Transporte­s señalaban, por su parte, que se invita a los presidente­s de las comunidade­s autónomas donde se arranca la línea ferroviari­a. «Aquí se inaugura un tramo entre Castilla y León y Asturias. Cuando se inauguró la que llega a Ourense, Burgos o Murcia tampoco estuvo la Comunidad de Madrid, por ejemplo, porque los tramos a inaugurar, aunque se haga lógicament­e el trayecto completo, no están en la Comunidad de Madrid», destacaban en el departamen­to que dirige Óscar Puente. «Es el mismo criterio de siempre».

Sin embargo, en la Puerta del Sol, se remontan a la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en Moncloa, donde Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón, presidenta regional y alcalde de la capital en aquel momento, estuvieron presentes entre las autoridade­s de las inauguraci­ones de la alta velocidad a Zaragoza, Valencia, Valladolid –no viajaron en él, pero lo despidiero­n desde la estación de Chamartín– y Albacete.

Ribera responde a la demanda: «Otra ocurrencia para irritar a la gente»

Sol afirma que no invitará «nunca a miembros» del Gobierno central

Transporte­s dice que ha seguido «el mismo criterio de siempre»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain