El Mundo Madrid Int

Cuatro siglos de Historia a través de San Isidro

La Casa de los Vargas, sede del Museo del patrón, conmemora el aniversari­o de su canonizaci­ón

- ALFREDO MERINO

Lo asegura la tradición. Donde hoy se eleva la recogida capilla de la que fue Casa de los Vargas, estuvo el lugar en el que vivió y murió San Isidro junto a su esposa Santa María de la Cabeza en el siglo XII. Mucho tiempo después, el 12 de marzo de 1622, tuvo lugar la canonizaci­ón del santo.

Para celebrar la efeméride, el Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamien­to de Madrid organiza San Isidro. 400 aniversari­o de su canonizaci­ón, exposición que reúne 190 obras relacionad­as con el patrón de Madrid. Ligada al Año Jubilar Isidril declarado por la Santa Sede, puede visitarse en el Museo de San Isidro, ubicado en la Plaza de San Andrés, en el barrio de La Latina.

El edificio recuerda la vida, los milagros, las tradicione­s, literatura, los cultos y otras manifestac­iones nacidas en torno a un humilde campesino mozárabe, que se convirtió en patrón de los labradores. La muestra recoge piezas procedente­s de las coleccione­s de diferentes institucio­nes, como el Museo de Historia de Madrid, la Biblioteca Histórica Municipal y el Archivo de la Villa, junto con otras llegadas de numerosas coleccione­s particular­es. Conforman un conjunto de gran variedad que recorre los últimos cuatro siglos para mostrar variados aspectos relacionad­os con Isidro, así como su relación con Madrid y los madrileños.

La exposición se organiza en cinco secciones. La primera reúne objetos que señalan la vida y milagros de San Isidro; la segunda, un completo conjunto de imágenes e iconografí­a del santo y de Santa María de la Cabeza; la tercera recorre las referencia­s de San Isidro en la historia, la literatura y las artes; la cuarta expone las manifestac­iones que rodean a la fiesta del Patrón de Madrid; y la quinta abarca el sitio arqueológi­co donde en su día se hicieron excavacion­es. Algunas de las piezas reunidas se han adquirido recienteme­nte y se muestran por primera vez.

Una magnífica talla del santo en madera estofada del siglo XVII recibe a los visitantes. Esta técnica de trabajar la madera consiste en aplicar sobre ella panes de oro, plata y cobre, que se cubren con pigmentos de color. Posteriorm­ente son raspados, quedando al descubiert­o dibujos sobre el fondo de los metales.

Singulares resultan los antiguos aleluyas, hojas de papel que apareciero­n en el siglo XVI. Ilustrados por una serie de viñetas que reproducen la vida y milagros de San Isidro, eran leídos en lugares públicos y se distribuía­n entre la población.

A partir de su canonizaci­ón, la figura del santo madrileño se universali­za por todo el orbe cristiano. De manera especial en Italia, Hispanoamé­rica y Filipinas, además de, por supuesto, todas las regiones españolas. Es habitual en las iconografí­as de aquellos lugares vestirle con la indumentar­ia tradiciona­l de cada lugar.

El santo luce sus atributos labriegos: azadón, aguijada, arado de mano, pala, guadaña y gavilla de trigo. Igual sucede con Santa María de la

Cabeza, representa­da con una alcuza de aceite en sus manos, una vela, una rueca y un huso. Las escenas más reproducid­as son las que ilustran sus dos milagros más afamados: el rescate del pozo de su hijo y el de los ángeles labrando los campos mientras el santo reza.

Son deliciosas algunas iconografí­as que muestran tradicione­s de diferentes lugares. Es el caso de las tablillas mexicanas de agradecimi­ento al santo por parte de campesinos por alguna gracia concebida por San Isidro. Muy interesant­e, por su variedad y cercanía en el tiempo, es la colección de objetos del siglo XX, aparecida bajo la denominaci­ón del santo. Se extienden desde objetos destinados a satisfacer el fervor religioso de la población –especialme­nte la rural– a una amplia panoplia de recuerdos destinados al comercio turístico y el entretenim­iento.

No puede evitarse una mención al edificio que alberga la exposición. El Museo de San Isidro ocupa el solar del palacio de los condes de Paredes y se señala que antes estuvo la Casa de los Vargas, familia cuyos miembros fueron los amos de un labriego que acabó convertido en el santo patrono madrileño. Levantada en el siglo XVI, la casa perteneció a la familia de los Lujanes. Su escudo aún resalta en los capiteles del patio. Tres siglos después pasó a propiedad de los condes de Paredes. Con el transcurso de los años fue arruinándo­se, concluyend­o con su demolición en 1974.

En aquella década se procedió a una rigurosa reconstruc­ción del edificio, lo que muchos madrileños castizos considerar­on un verdadero milagro del santo. El resultado hoy está al alcance de todos los madrileños: la capilla del XVII, el patio renacentis­ta y el restaurado Pozo del Milagro.

 ?? MARTA GONZÁLEZ HONTORIA ?? Patio del Museo de San Isidro, situado en la Plaza de San Andrés, en La Latina.
MARTA GONZÁLEZ HONTORIA Patio del Museo de San Isidro, situado en la Plaza de San Andrés, en La Latina.
 ?? E. M. ?? El conocido como Pozo del Milagro.
E. M. El conocido como Pozo del Milagro.
 ?? ?? El cuadro llamado ‘La apoteosis de San Isidro’.
El cuadro llamado ‘La apoteosis de San Isidro’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain