El Mundo Madrid Int

Telefónica acelera el apagado de cobre y cierra 390 centrales

Adopta esta decisión en la antesala del primer ERE en más de una década

- JOSÉ M. RODRÍGUEZ SILVA

El Telefónica cerrará hoy 390 centrales de cobre de forma definitiva, en la antesala del comienzo de la negociació­n del primer ERE de la compañía en más de una década, motivado entre otras razones por el apagado de esta red, previsto para el próximo año.

Debido a las obligacion­es de suministra­r acceso a la red a otros operadores por su posición dominante, Telefónica debe ofrecer garantías y avisar con antelación del cierre de sus centrales a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competenci­a (CNMC). De hecho, en paralelo al cierre de estas centrales, ha avisado del fin de la garantía de servicio en otras 1.106 centrales de cobre, un aviso que significa la interrupci­ón del servicio y la apertura de un periodo de seis meses hasta que se pueda clausurar la central definitiva­mente por parte del operador.

Algunas de las provincias más afectadas en esta ocasión son Zamora y Salamanca, con 44 y 38 instalacio­nes que dejarán de dar servicio de forma definitiva, respectiva­mente.

El movimiento coincide en el tiempo con el anuncio del despido colectivo en sus principale­s sociedades en España. Una parte importante de las bajas se explican precisamen­te por el apagado de la red de cobre, que hace que los empleados dedicados a esta rama tengan, en principio, dos opciones: acogerse al ERE u optar por una recolocaci­ón en otra área de la empresa, tomando como base que el despido será voluntario, tal y como esperan los sindicatos y ha dado indicios Telefónica.

Se espera que los afectados por el despido colectivo se sitúen en torno a los 2.500 trabajador­es. No obstante, para saber las cifras concretas habrá que esperar a la próxima

CCOO.

Unai Sordo demandó que las bajas que se den a raíz del despido colectivo sean «voluntaria­s» o «incentivad­as». El dirigente sindical argumentó que, dados los beneficios que genera la empresa, podía permitirse evitar «salidas traumática­s».

UGT.

semana, cuando se constituir­án las mesas negociador­as en las tres sociedades afectadas: Telefónica España, Telefónica Móviles y Telefónica Soluciones.

El apagado del cobre persigue razones de eficiencia, ya que la red de fibra óptica es más rápida, consume menos energía y requiere un menor mantenimie­nto. Más allá de los ahorros que supondrá el no tener que mantener la red, Telefónica ha monetizado el activo por otras vías, como la venta de parte de su cable de cobre al fondo de inversión Macquarie por 200 millones de euros.

En paralelo, Telefónica también se ha mostrado muy activa gestionand­o el patrimonio inmobiliar­io que suponen estas centrales, Más allá de las conexiones que albergan las entrañas de estos edificios, muchas funcionan como sedes de la compañía o son reconverti­bles en otros espacios como viviendas dada su situación geográfica, en muchos casos en centros de ciudades.

De hecho, esta misma semana, la compañía solicitó autorizaci­ón al Ayuntamien­to de VitoriaGas­teiz para convertir su antigua sede y dos centrales en la capital vasca en un edificio residencia­l, abriendo la puerta a que se convierta en un complejo de viviendas o un hotel cuando las centrales que alberga cierren (en 2026 en este caso), una decisión que tiene ahora que ser aprobada por el pleno municipal. Algunas de las centrales por cerrar se encuentran en ubicacione­s premium en barrios como Sarriá en Barcelona o las cercanías de la estación de Atocha en Madrid, mientras otras tienen una revaloriza­ción más difícil al encontrars­e en zonas rurales. En total, Telefónica prevé cerrar definitiva­mente 730 centrales este año.

Por su parte, UGT exigió a Telefónica un convenio que «blinde garantías» ante el ERE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain