El Mundo Madrid Int

«El racismo no se puede negar»

So Delgado, nueva referente de España para el Mundial, reivindica que haya ejemplos para las niñas negras

- JAVIER SÁNCHEZ

,«Recuerdo un partido cuando tenía 11 o 12 años, en el segundo año de alevín, en Casetas, un barrio de Zaragoza. En mi equipo éramos cuatro o cinco jugadoras negras y algunos padres del otro equipo nos empezaron a insultar, era vejatorio. Con esa edad no sabíamos qué hacer y mi padre tuvo un encontrona­zo. Por suerte en el deporte no lo he vivido muchas veces, pero el racismo todavía existe en España, no se puede negar. Sólo hay que ver el fútbol y lo que ocurre tantas veces con Vinicius».

España empieza hoy el Mundial femenino de balonmano ante Kazajistán (20.30 horas, Teledeport­e) y una de las nuevas referentes de la selección es Danila So Delgado, de 22 años, la mejor lateral derecho de la pasada Liga Guerreras Iberdrola y negra, en lucha contra la discrimina­ción desde que no sabía qué era. Formada en el Balonmano Colores, un equipo de Zaragoza creado para integrar a las personas racializad­as, su sola presencia en la élite ya es ejemplo.

«He jugado partidos mejores y peores, pero siempre que veo a una niña negra me está mirando con brillo en los ojos, con ilusión. A mí me pasaba lo mismo», recuerda. Pregunta. ¿A quién miraba? Respuesta. A Shandy Barbosa, sobre todo. Empecé a jugar a balonmano para estar con mis amigas, no me gustaba, pero me enganché viendo a la selección en 2013 y 2014. Veía a Shandy y le decía a mi padre que quería ser como ella. Me parece muy importante que haya jugadoras negras en la selección que sirvan de espejo».

So Delgado, nacida en Lisboa y criada en Zaragoza desde bebé, siempre estuvo llamada a ser internacio­nal, pero de fútbol. Tanto su padre, Danilo, electricis­ta, como su madre, Edy, reponedora, jugaron en la selección de Guinea Bissau, su país de nacimiento, y sus dos hermanos pequeños son hoy en día futbolista­s. Uno de ellos, Sidney, juega en el cadete A del Barcelona, vive en La Masía y ha sido convocado por la España sub’15. Pero ella optó por el balonmano. O mejor dicho el balonmano la eligió.

«Como no me gustaba, pensé en dejarlo y entonces me ayudó mucho que me llamaran para la selección de Aragón, ver que no era tan torpe como creía, darme cuenta que se me daba bien», recuerda la lateral, que hoy mide 1,75 metros, pero que fue de las más pequeñas de sus equipos hasta los 15 o 16 años, algo que se nota en su juego.

Con la potencia como argumento, este verano debutó con España anotando seis goles y en este Mundial ya es responsabl­e. Las bajas de la propia Barbosa, Seynabou Mbengue y Jennifer Gutiérrez hacen que la selección que dirige Ambrós Martín sea jovencísim­a, con sólo una jugadora por encima de las 100 internacio­nalidades, Lara González. «Echo mucho en falta a las veteranas, porque te hacen sentir más segura, pero es una oportunida­d de las jóvenes para redimirnos», proclama So Delgado, con el pasado Europeo en la cabeza.

Entonces el equipo no pudo luchar por las medallas, aunque en dos Mundiales sí lo hizo, en semifinale­s en ambas citas. «Será fundamenta­l la defensa», analiza la lateral, licenciada en Criminolog­ía, amante del baile y, desde ya, un ejemplo para las niñas negras.

 ?? EFE ?? Daniela So Delgado, durante el último amistoso de España contra Japón.
EFE Daniela So Delgado, durante el último amistoso de España contra Japón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain