El Mundo Madrid Int

Los celos y un chupetón provocaron los crímenes

- L. F. DURÁN G. PEÑALOSA

El asesino de su mujer y su hija pensó que su pareja le era infiel con otro hombre tras descubrirl­e una marca en el cuello

Anthony, el DJ de 25 años que la madrugada del pasado lunes mató a puñaladas a su pareja de 24 y a su hija de cinco en un piso de Carabanche­l (Madrid), era muy celoso y llevaba semanas atormentad­o ante la sospecha de que su mujer estaba con otro hombre. Ella, Tatiana, había decidido definitiva­mente separarse de él desde hace dos meses y se lo había comunicado a Anthony y a sus familiares. No le quería dar más oportunida­des; no soportaba que cada día le estuviera preguntand­o si había una tercera persona. La ruptura de la pareja era inminente y Anthony ya buscaba un piso donde irse a vivir. Habían acordado que para el próximo mes de diciembre él se marcharía de la casa donde vivían juntos.

El domingo por la noche, horas antes del doble crimen, el celoso joven vio que su pareja tenía una marca roja en el cuello, un chupetón, según contó ayer el padre de Tatiana. El hombre le pidió explicacio­nes por ese hematoma y le preguntó quién se lo había hecho.

Anthony incluso llegó a telefonear a su suegra en Perú para contarle que su hija estaba con otra persona. Esa noche, Anthony degolló a su hija de cinco años y luego mató a puñaladas a su mujer. Luego intentó cortarse el cuello. El doble asesino sigue ingresado en el Hospital 12 de Octubre.

Fran, el padre de Tatiana, confirmó ayer que su yerno era muy celoso y que incluso iba al psicólogo para tratarse. «Mi hija me dijo hace dos meses que se iban a separar, que no aguantaba sus celos, que no podía más, y es verdad que él ya buscaba otra habitación para irse a vivir», contó ayer el progenitor, que aseguró que su hija y su yerno retomaron la relación en 2020 tras una ruptura, y desde entonces no habían vuelto a repetirse los episodios de malos tratos por parte de Anthony. «Esto es algo que no esperábamo­s, nadie se podía imaginar que podría suceder, no sé si hice las cosas mal», ha reiterado el padre de la mujer asesinada. Los vecinos aseguran que llegaron a escuchar hace pocos días una riña entre la pareja en la que el hombre gritó: «Si me dejas, te mato».

Ya en septiembre de 2020 Tatiana denunció a su pareja por malos tratos. Aseguró entonces ante la Policía que recibió insultos, golpes y que incluso fue amenazada con un cuchillo en una ocasión. Como consecuenc­ia de esta denuncia se consideró que Tatiana era una víctima de riesgo alto por la presencia de la niña. Un juez acordó una orden de alejamient­o para el hombre y la prohibició­n de comunicars­e con Tatiana. Durante más de un mes el hombre estuvo durmiendo en su coche y viviendo en la calle.

Un mes después, en octubre de 2020, la mujer se desdijo y se canceló la orden de protección. Reculó al sospechar que Anthony quería regresar a Perú y que podría llevarse a la niña a su país.

La pareja volvió a retomar la relación. Pese a todo, la Policía Municipal siguió vigilando a la mujer y llamándola al teléfono semanalmen­te durante siete meses más para confirmar que no se reproducía­n los malos tratos. En diciembre de 2022 se celebró el juicio como consecuenc­ia de la denuncia por malos tratos. Fue entonces cuando ella señaló que no recordaba nada y, ante la falta de pruebas y testigos, fue absuelto.

Ayer, el padre de Tatiana también pidió ayuda económica para poder pagar el entierro y la repatriaci­ón del cadáver de su hija y de su nieta. Contó que le han pedido unos 9.500 euros, un dinero del que no dispone, por lo que se ha puesto en contacto con la embajada para ver si les pueden ayudar.

El asesino se iba a marchar de la casa el próximo mes de diciembre

La familia ha pedido ayuda para repatriar los dos cadáveres

 ?? EL MUNDO ?? Tatiana, junto a su pareja en una foto reciente.
EL MUNDO Tatiana, junto a su pareja en una foto reciente.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain