Na­dia Cal­vi­ño, una ex­ce­len­te can­di­da­ta al Eu­ro­gru­po

El Nuevo Lunes - - DESAYUNOS ECONÓMICOS DE EL NUEVO LUNES -

Na­dia Cal­vi­ño, vi­ce­pre­si­den­ta y mi­nis­tra de Eco­no­mía, as­pi­ra a con­ver­tir­se en la pri­me­ra mu­jer que li­de­re el Eu­ro­gru­po. Ini­ció es­te jue­ves una cam­pa­ña de dos se­ma­nas pa­ra ga­nar­se los diez apo­yos que ne­ce­si­ta pa­ra su­ce­der al por­tu­gués Má­rio Cen­teno al fren­te de los mi­nis­tros de la zo­na eu­ro. Par­te co­mo fa­vo­ri­ta, pe­ro no se en­con­tra­rá un ca­mino des­pe­ja­do. Dos ve­te­ra­nos en el Eu­ro­gru­po, el ir­lan­dés Pas­chal Do­nohoe y el lu­xem­bur­gués Pie­rre Gra­meg­na, se lan­za­ron tam­bién a la ca­rre­ra pa­ra ocu­par ese car­go du­ran­te los dos pró­xi­mos años y me­dio.

Los tres can­di­da­tos tie­nen dos se­ma­nas, has­ta el Eu­ro­gru­po del 9 de ju­lio, pa­ra lo­grar los diez vo­tos que les abri­rá la puer­ta de la pre­si­den­cia. Bru­se­las da co­mo fa­vo­ri­ta a Cal­vi­ño, aun­que ello no sig­ni­fi­ca que ten­ga el par­ti­do ga­na­do. La mi­nis­tra cuen­ta con el vis­to bueno del vi­ce­can­ci­ller ale­mán Olaf Scholz y de los so­cial­de­mó­cra­tas, que quie­ren man­te­ner la pla­za.

Si al­can­za los diez vo­tos, Cal­vi­ño lo­gra­ría la pre­si­den­cia que

Es­pa­ña tra­tó de ob­te­ner en el pa­sa­do con Luis de Guin­dos. Lo ha­ría jus­to a las puer­tas de pac­tar un pa­que­te pa­ra la re­cu­pe­ra­ción —cla­ve pa­ra Es­pa­ña— en cu­ya eje­cu­ción el Eu­ro­gru­po bus­ca te­ner un pa­pel de pri­mer or­den.

Pa­ra Juan Pe­dro Ma­rín Arre­se, “los mé­ri­tos de Na­dia Cal­vi­llo, na­die lo dis­cu­te. Lo que im­por­ta es de­ter­mi­nar si su can­di­da­tu­ra nos be­ne­fi­cia. Más allá del tan­to po­lí­ti­co que im­pli­ca­ría su no­mi­na­ción, in­tere­sa an­te to­do po­ner en la ba­lan­za las ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. Por el la­do de las ven­ta­jas, re­sul­ta in­du­da­ble que al eri­gir­se en por­ta­voz del sen­tir eco­nó­mi­co de los paí­ses real­men­te in­flu­yen­tes en el Eu­ro­gru­po, se ve­rá in­ves­ti­da de una au­to­ri­dad re­for­za­da pa­ra po­ner la ca­sa en or­den aquí en Es­pa­ña, sir­vien­do de di­que fren­te a las ocu­rren­cias ema­na­das de un sec­tor del go­bierno. La ob­via des­ven­ta­ja re­si­de en su men­gua­da ca­pa­ci­dad co­mo en­car­ga­da de en­con­trar con­sen­sos en el seno del Eu­ro­gru­po, pa­ra de­fen­der con ma­yor fuer­za e in­de­pen­den­cia nues­tros in­tere­ses ca­se­ros. Vis­to lo vis­to, el ba­lan­ce no po­dría re­sul­tar más po­si­ti­vo”.

Por su par­te, Mó­ni­ca Me­lle des­ta­ca que es “la úni­ca can­di­da­ta que en es­tos mo­men­tos apues­ta cla­ra­men­te por po­lí­ti­ca fis­cal ex­pan­si­va. Pa­ra Es­pa­ña pue­de su­po­ner una ma­yor com­pren­sión en la ne­ce­si­dad de re­la­ja­ción del cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit y un ali­vio de ca­ra a po­der desa­rro­llar las po­lí­ti­cas ex­pan­si­vas de gas­to que son ne­ce­sa­rias en es­tos mo­men­tos”.

Pa­ra Juan Iran­zo se tra­ta de” una gran eco­no­mis­ta que co­no­ce per­fec­ta­men­te el fun­cio­na­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de La Unión Eu­ro­pea. Se­ría muy po­si­ti­vo pa­ra Es­pa­ña que pre-si­die­se El Eu­ro­gru­po pues­to que fa­vo­re­ce­ría, sin du­da, la apli­ca­ción de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas más or­to­do­xas, tam­bién en nues­tro País, lo que be­ne­fi­cia­ria la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía es­pa­ño­la”.

En es­te mis­mo sen­ti­do, San­tia­go Car­bó la con­si­de­ra “una can­di­da­ta ex­ce­len­te. Pre­pa­ra­da téc­ni­ca­men­te y acos­tum­bra­da a li­diar en­tre el te­rreno po­lí­ti­co y la prác­ti­ca de la ad­mi­nis­tra­ción co­mu­ni­ta­ria. Es­tá muy bien con­si­de­ra­da en Bru­se­las y tam­bién por los lí­de­res eu­ro­peos. Y es bueno que al fren­te del Eu­ro­gru­po ha­ya una mu­jer. Pa­ra Es­pa­ña, apor­ta pres­ti­gio y un puen­te cla­ro con la UE pa­ra te­mas de Es­ta­do”.

Ni­co­lás Ló­pez con­si­de­ra que “el even­tual nom­bra­mien­to de Na­dia Cal­vi­ño co­mo pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po im­pli­ca­ría pa­ra los es­pa­ño­les ver por pri­me­ra vez a un miem­bro de nues­tro go­bierno en un car­go muy re­le­van­te de res­pon­sa­bi­li­dad en el go­bierno de Eu­ro­pa. Es im­por­tan­te que los es­pa­ño­les vea­mos al go­bierno eu­ro­peo co­mo al­go pro­pio, con lo bueno y lo ma­lo que ello con­lle­va. Te­ne­mos que de­jar de ver Eu­ro­pa co­mo una ins­tan­cia aje­na con la que el go­bierno es­pa­ñol ne­go­cia pa­ra tra­tar de ob­te­ner “lo más po­si­ble, y en cam­bio en­ten­der que el go­bierno de Bru­se­las to­ma de­ci­sio­nes pen­san­do en el bien co­mún de to­da Eu­ro­pa, lo que pue­de im­pli­car tam­bién frus­tra­ción pa­ra de­ter­mi­na­dos in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Pe­ro en esen­cia en eso con­sis­te la in­te­gra­ción eu­ro­pea, en una ce­sión de so­be­ra­nía so­bre de­ter­mi­na­das cues­tio­nes que nos afec­tan a to­dos los eu­ro­peos y que aho­ra ya no las de­ci­den los go­bier­nos de ca­da es­ta­do sino un go­bierno co­mún. El be­ne­fi­cio que pue­de ob­te­ner nues­tro país de­pen­de de la vi­sión que ca­da uno ten­ga de Eu­ro­pa. En mi opi­nión, el gran be­ne­fi­cio se­rá la ho­mo­lo­ga­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la con las prác­ti­cas de los paí­ses eu­ro­peos más desa­rro­lla­dos que nos mar­can el ca­mino de mo­der­ni­za­ción y desa­rro­llo que ne­ce­si­ta nues­tra eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.