Des­ta­ca­do

El Nuevo Lunes - - CONFIDENCI­AS -

co de Es­pa­ña y a la CNMV”, se­ña­lá­ba­mos que Mi­guel Ángel Fer

nán­dez Or­dó­ñez (MA­FO) go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña de julio de 2006 a ju­nio de 2012 di­mi­tió un mes an­tes de su ce­se pa­ra ex­pre­sar su ca­breo–, en el jui­cio so­bre la sa­li­da a Bol­sa de Ban­kia se de­fen­dió ata­can­do a Luis de Guin

dos, en­ton­ces mi­nis­tro de Eco­no­mía, hoy vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE).

“Se hi­zo mal”, re­su­mió el go­ber­na­dor, y ase­gu­ró que él ha­bía pre­fe­ri­do ”una so­lu­ción más sua­ve”. Aña­dió que te­nía “la muy des­agra­da­ble sen­sa­ción” de que el mi­nis­tro no con­ta­ba con el Ban­co de Es­pa­ña. El día si­guien­te, mar­tes,

De Guindos de­fen­dió su de­ci­sión so­bre Ban­kia des­pla­zan­do la cul­pa a MA­FO in­di­can­do que el Ban­co de Es­pa­ña es el res­pon­sa­ble de la vi­gi­lan­cia de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. « Ade­más de su­per­vi­sor –re­cal­có– es la au­to­ri­dad con­ta­ble an­te la que to­dos los ban­cos lle­van su pla­nes y es quien de­be va­lo­rar­los».

Así es en teo­ría y en la ley, pe­ro de he­cho, tan­to en el ‘ca­so Ban­kia’ co­mo en el del Ban­co Po­pu­lar, Luis de Guindos nin­gu­neó a los res­pec­ti­vos go­ber­na­do­res, Fer

nán­dez Or­dó­ñez y Luis María Linde, sin respetar la ley de au­to­no­mía del Ban­co de Es­pa­ña.

Ni MA­FO ni Guindos fue­ron con­vin­cen­tes, el pri­me­ro ex­hi­bien­do que no ac­tuó co­mo un ver da­de­ro go­ber­na­dor lan­zan­do las res­pon­sa­bi­li­da­des al mi­nis­tro y a los ges­to­res del ban­co, co­mo si el Ban­co de Es­pa­ña no tu­vie­ra la res­pon­sa­bi­li­dad de vi­gi­lar a es­tos úl­ti­mos. Y Guindos qui­tán­do­se el muer­to de en­ci­ma, la­men­tan­do la ac­tua­ción del go­ber­na­dor y ase­gu­ran­do que cum­plió las ins­truc­cio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI).

De Guindos se to­pó con el ‘ca­so Ban­kia’ na­da más lle­gar al Go­bierno pre­si­di­do por Ma­riano Ra­joy, a fi­na­les de 2011. Ban­kia y el Ban­co Po­pu­lar son los dos marr ones que se ha tra­ga­do el ex­mi­nis­tro; los casos más po­lé­mi­cos que per­si­guen al ex­mi­nis­tro en su ho­ja de ser­vi­cios.

En la de­cla­ra­ción que for­mu­ló por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Fránc­fort, la se­de del BCE, ata­có más a

MA­FO y al pre­si­den­te a la sa­zón de la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res, Julio Se­gu­ra (sin nom­brar­los pe­ro iden­ti­fi­cán­do­los) que al pro­pio Ro­dri­go Ra­to, el gran res­pon­sa­ble del desas­tre de Ban­kia, juz­ga­do aho­ra por los frau­des co­me­ti­dos en la sa­li­da de la en­ti­dad a Bol­sa en la que fal­seó los re­sul­ta­dos del ban­co.

Ra­to irá a la cár­cel por las tar­je­tas ‘black’

Ro­dri­go Ra­to irá, pro­ba­ble­men­te a la cár­cel por las tar­je­tas ‘black’, el más cu­tre de sus de­li­tos. Al ra­ti­fi­car el Tri­bu­nal Su­pre­mo la con­de­na a cua­tro años y me­dio de pri­sión que la Au­dien­cia Na­cio­nal le ha­bía im­pues­to el 23 de fe­bre­ro de 2017 por el uso de­lic­ti­vo de las tar­je­tas ‘black’, por apro­pia­ción in­de­bi­da, no po­drá evi­tar la cár­cel.

Es­te hom­bre, que fue­ra vi­ce­pre­si­den­te en el Go­bierno de José

María Az­nar, es, que re­cor­de­mos, el más al­to car­go en­car­ce­la­do y qui­zá el que mos­tró más des­ca­ro en su pre­po­ten­cia, aun­que és­ta, la al­ta pre­po­ten­cia, no apa­re­ce en el Código Pe­nal.

Ra­to op­ti­mi­zó sus ren­tas de po­si­ción con as­tu­cia y sin com­ple­jos, qui­zás en el con­ven­ci­mien­to de que a él, en su in­fi­ni­ta in­te­li­gen­cia, no se le po­dían apli­car las le­yes que nos afec­tan a los prin­ga­dos del vul­go.

La in­men­sa am­bi­ción de pre­si­dir un gran ban­co

Luis de Guindos re­la­ta en su li­bro Es­pa­ña ame­na­za­da, apa­re­ci­do en sep­tiem­bre de 2016, el mal am­bien­te, que las ba­las le sil­ba­ban muy cer­ca cuan­do re­mi­tió a la Fis­ca­lía el es­cán­da­lo de las tar­je­tas ‘black’ de Ca­ja Madrid que afec­ta­ban a per­so­na­li­da­des del Par­ti­do Po­pu­lar, en­ca­be­za­das por

Ro­dri­go Ra­to.

Entre Ra­to y Ble­sa

No le lle­na­ba el ego ni la vi­cepr esi­den­cia eco­nó­mi­ca ni la di­rec­ción del FMI, con ca­te­go­ría de je­fe de Es­ta­do, ni la pre­si­den­cia de Ca­ja Madrid y Ban­kia, que le que­da­ban cor­tas aun­que se con­so­ló hol­ga­da­men­te con el bol­si­llo, co­mo al pa­re­cer an­tes se be­ne­fi­ció Mi­guel

Ble­sa, a quien bien po­de­mos lla­mar po­bre tras su trá­gi­co fi­nal, al no po­der aguan­tar la ver­güen­za del re­pu­dio pú­bli­co que lo lle­vó al os­tra­cis­mo.

La muer­te, que tu­vo lu­gar en julio de 2017, le evi­tó la cár­cel pe­ro no sus­pen­dió la ac­ción ci­vil que obli­ga a sus he­re­de­ros a de­vol­ver el di­ne­ro ob­te­ni­do de las tar­je­tas ne­gras. El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha con­fir­ma­do la re­so­lu­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal res­pec­to a es­te ex­tre­mo.

To­da­vía no se pue­de ca­li­brar de for­ma se­gu­ra la con­tri­bu­ción de ca­da uno, de Ra­to y de Ble­sa, al for­mi­da­ble agu­je­ro que obli­ga­ría a la na­cio­na­li­za­ción de Ban­kia, que se lle­vó la mi­tad del di­ne­ro re­ci­bi­do de la Co­mi­sión Eu­ro­pea en el res­ca­te fi­nan­cie­ro de Es­pa­ña.

El ca­so Ban­kia se ha con­ver­ti­do en uno de esos fe­nó­me­nos que di­bu­jan un an­tes y un des­pués; en el ma­yor es­cán­da­lo que vie­ron los tiem­pos, que ha r edu­ci­do a la di­men­sión de pe­ca­di­llos, de anéc­do­tas sin im­por­tan­cia, a los Ru­ma­sas y de­más ca­tás­tro­fes fi­nan­cie­ras del pa­sa­do.

Ban­kia se ha cons­ti­tui­do en re­fe­ren­cia uni­ver­sal; ha ayu­da­do que su úl­ti­mo pre­si­den­te an­tes de la na­cio­na­li­za­ción, Ro­dri­go Ra­to, da­ba unos be­ne­fi­cios de 41 mi­llo­nes de eu­ros que re­sul­ta­ron unas pér­di­das de 3.318 mi­llo­nes. El ca­so es que los pe­rió­di­cos y te­le­vi­sio­nes de to­do el mun­do abrie­ron sus pri­me­ras pá­gi­nas y sus te­le­dia­rios con Ban­kia, una pa­la­bra que se lee co­mo si­nó­ni­mo de la fal­se­dad es­pa­ño­la, un tér­mino que ha­ce te­mer que es­te país no sea fia­ble.

Ro­dri­go Ra­to ba­só su de­fen­sa en que to­do lo que hi­zo es­tu­vo su­per­vi­sa­do por el Ban­co de Es­pa­ña, go­ber­na­do a la sa­zón por Mi­guel Ángel Fer­nan­dez Or­do­ñez y que el Ban­co re­co­no­cía en­ton­ces que su si­tua­ción era «si­mi­lar, e in­clu­so me­jor, que la de nues­tros pa­res en el sec­tor», a la vez que el va­lor de las ac­cio­nes de Ban­kia evo­lu­cio­na­ba «co­mo la de los de­más ban­cos». Ra­to irá, pro­ba­ble­men­te a la cár­cel por las tar­je­tas black, el más cu­tre de sus de­li­tos. Al ra­ti­fi­car el Tri­bu­nal Su­pre­mo la con­de­na a cua­tro años y me­dio de pri­sión que la Au­dien­cia Na­cio­nal le ha­bía im­pues­to el 23 de fe­bre­ro de 2017 por el uso de­lic­ti­vo de las tar­je­tas ‘black’, por apro­pia­ción in­de­bi­da, no po­drá evi­tar la cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.