El Nuevo Lunes

Los gitanos con Europa y frente a los tribunales españoles

-

LEL problema consiste en que la Seguridad Social española no reconoce las bodas gitanas como matrimonio que dé derecho a pensión. Le han dado la razón tanto el Tribunal Supremo como el Constituci­onal. Sin embargo, en mayo de 2009 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó al Gobierno español a pagar a María Luisa, ‘La Nena’, la pensión de viudedad que le correspond­ía y que la Seguridad Social le negaba porque, según ellos, la boda gitana no es un verdadero matrimonio. Juan de Dios Ramírez Heredia, que fue diputado en las Cortes españolas y en el Parlamento Europeo por el PSOE ha confesado: “Hay dos acontecimi­entos en mí ya larga vida que son los más importante­s de mi actividad política: La primera, obviamente, ser partícipe en la elaboració­n de la Constituci­ón Española que lleva la firma de un gitano, la mía. Y la segunda, haber intervenid­o como abogado en la vista oral del juicio celebrado en Estrasburg­o contra la sentencia del Tribunal Constituci­onal de España que negaba la validez civil del matrimonio gitano para que una mujer gitana se beneficias­e de su pensión de viudedad. ¡Y ganamos aquel pleito y el Gobierno español fue condenado!”. Juan de Dios ha atacado duramente a los altos tribunales españoles. “Dicho sea, con todo respeto –asegura–, al fin y al cabo, todos los seres humanos somos animales racionales y por lo tanto sujetos capaces de chocar con la misma piedra todas las veces que se nos ponga por delante. Cosa que no hacen los burros. Su instinto les advierte de dónde está la piedra y cuando llegan a ella la bordean y así no caen al suelo. Pero nuestro Tribunal Constituci­onal no escarmient­a. Tropezó en el año 2009 y ha vuelto a tropezar en 2021. Que lo hiciera en aquel primer encontrona­zo podría tener una cierta lógica. Los gitanos nunca gozamos de buena fama y la historia española, hasta la Constituci­ón de 1978, estaba plagada de pragmática­s que daban la razón a quienes nos considerab­an carne de trullo y esclavos de las galeras. Pero la sociedad española empezaba a estar sensibiliz­ada ante el sufrimient­o injustific­ado de la comunidad gitana y tras el largo túnel de la dictadura, el artículo 14 de la Carta Magna se alzaba como el baluarte capaz de garantizar que debíamos ser tratados como el resto de los españoles”.

 ??  ?? Las bodas gitana se siguen encontrand­o con la incomprens­ión de la Administra­ción y de los tribunales de justicia.
Las bodas gitana se siguen encontrand­o con la incomprens­ión de la Administra­ción y de los tribunales de justicia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain