Un ata­que tan obli­ga­do co­mo es­té­ril

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

En los al­bo­res de la gue­rra que arran­có en 2011 en Si­ria, una de­ce­na de es­pías is­rae­líes del Mo­sad y de la DGSE fran­ce­sa (ser­vi­cio ex­te­rior) em­bau­ca­ron en Damasco a un téc­ni­co del Centro de Es­tu­dios e Investigación Científica (CERS, en sus si­glas en fran­cés) pa­ra que ini­cia­ra otra vi­da en Pa­rís de­di­ca­do a la im­por­ta­ción y ex­por­ta­ción.

Alo­ja­do en el lu­jo­so ho­tel Geor­ge V, con ele­va­dos in­gre­sos fic­ti­cios y chó­fer, el in­cau­to ca­yó en la tram­pa —con­tó Le Mon­de ha­ce un año— has­ta que apor­tó una in­for­ma­ción de oro: el CERS, sub­ven­cio­na­do por la UE, era to­do un com­ple­jo de pro­duc­ción de armas químicas y ya dis­po- nía de to­ne­la­das de gas mos­ta­za y de agen­te ner­vio­so VX.

Des­de entonces, Damasco ha uti­li­za­do esas armas de­ce­nas de ve­ces. Al me­nos 11 los úl­ti­mos 12 me­ses, se­gún el in­for­me del es­pio­na­je fran­cés ela­bo­ra­do tras el bom­bar­deo del día 7 en Du­ma. ¿Por qué Washington y sus aliados lo han to­le­ra­do y han es­pe­ra­do has­ta el sá­ba­do pa­ra des­truir el CERS? So­lo un ata­que quí­mi­co fue res­pon­di­do con un bom­bar­deo li­mi­ta­do es­ta­dou­ni­den­se en 2017. Aho­ra se ha re­gis­tra­do una se­gun­da re­pre­sa­lia de Trump, May y Ma­cron, pe­ro ¿ha si­do útil?

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca ha con­tes­ta­do en par­te: “No ha­bía otra al­ter­na­ti­va”. En efec­to, el uso de armas químicas era una lí­nea ro­ja de los aliados, la úl­ti­ma una vez que han per­di­do to­do pro­ta­go­nis­mo en Si­ria en be­ne­fi­cio de Rusia e Irán. Washington, Londres y Pa­rís ne­ce­si­ta­ban re­cu­pe­rar pe­so. ¿Lo han lo­gra­do?

El bom­bar­deo quí­mi­co de Du­ma les car­gó de ra­zón pa­ra lanzar los 105 mi­si­les Tomahawk, pe­ro lo hi­cie­ron sin de­mos­trar feha­cien­te­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de Damasco —so­lo Fran­cia di­jo te­ner prue­bas, pe­ro se ba­só en imá­ge­nes di­fun­di­das en me­dios y re­des— y sin esperar la in­ter­ven­ción de ins­pec­to­res de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Armas Químicas, que ya es­ta­ban de ca­mino. Por am­bas co­sas, y por­que el ve­to ru­so im­pi­dió la luz ver­de de la ONU, la le­gi­ti­mi­dad del cas­ti­go es pues­ta en en­tre­di­cho. La reac­ción alia­da, ade­más, no ha ero­sio­na­do na­da la ca­pa­ci­dad mi­li­tar de El Asad, que ha­bía pues­to su ma­te­rial es­tra­té­gi­co a buen re­cau­do. Ni ha res­ta­do pro­ta­go­nis­mo a Rusia, la gran va­le­do­ra de El Asad, avi­sa­da pa­ra evi­tar da­ños in­de­sea­dos.

El cas­ti­go ha si­do tan le­ve que el sá­tra­pa es­ta­rá ten­ta­do de nue­vo de usar armas químicas, cu­ya eli­mi­na­ción no ha si­do ga­ran­ti­za­da. El Asad, ade­más, ha lo­gra­do más ad­he­sión de los su­yos, que le vi­to­rea­ron en las ca­lles tras la re­pre­sa­lia.

Al me­nos, se cons­ta­ta un as­pec­to po­si­ti­vo: los Tomahawk no han su­ma­do ni una víc­ti­ma mor­tal más en ese país que ya cuen­ta 500.000 en es­ta gue­rra. Y un do­ble con­sue­lo pa­ra Oc­ci­den­te: al apo­yar la llu­via de mi­si­les, Tur­quía ha res­que­bra­ja­do su alian­za de con­ve­nien­cia con Rusia e Irán, y Pu­tin, tan res­pe­tuo­sa y ex­qui­si­ta­men­te tra­ta­do po­rWas­hing­ton, no alen­ta­rá una es­ca­la­da. “Misión cumplida”, fan­fa­rro­nea Trump. ¿Cuál era?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.