EL ACEN­TO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

na de las úl­ti­mas no­ti­cias pro­ce­de de la Hun­gría de Vik­tor Or­bán, pe­ro po­dría ha­ber ve­ni­do tam­bién de Po­lo­nia, la Re­pú­bli­ca Che­ca o Es­lo­va­quia. Los Go­bier­nos de al­gu­nos paí­ses del Es­te de la Unión Eu­ro­pea lle­van tiem­po ero­sio­nan­do las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas pa­ra de­fen­der con ma­yor vi­gor sus po­lí­ti­cas ul­tra­con­ser­va­do­ras. Una re­vis­ta afín a Or­bán, que aca­ba de ga­nar en las ur­nas su ter­cer man­da­to con un dis­cur­so xe­nó­fo­bo, ha pu­bli­ca­do una lis­ta con los nom­bres de 200 ac­ti­vis­tas, pe­rio­dis­tas y pro­fe­so­res que con­si­de­ra pró­xi­mos a Geor­ge So­ros, el gran enemi­go de es­ta Hun­gría na­cio­na­lis­ta con­ver­ti­da en pa­la­dín de los va­lo­res cris­tia­nos. Una lis­ta que manda un tur­ba­dor men­sa­je: os te­ne­mos con­tro­la­dos.

Ha­ce ya más de vein­te años, a me­dia­dos de los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do, el his­to­ria­dor Tony Judt dio una se­rie de con­fe­ren­cias que más tar­de se reunie­ron en un li­bro ti­tu­la­do Una gran ilu­sión. Se ocu­pa­ba ahí de Eu­ro­pa con su in­so­bor­na­ble es­pí­ri­tu crí­ti­co y evi­ta­ba cual­quier ti­po de triun­fa­lis­mo. To­da­vía no se ha­bía rea­li­za­do la am­plia­ción ha­cia el Es­te. Cui­da­do, de­cía, son paí­ses que han te­ni­do una historia muy dis­tin­ta y la Eu­ro­pa del Es­te no es tan Eu­ro­pa co­mo la otra.

El me­ro he­cho de que fue­ran ad­mi­ti­dos en el club oc­ci­den­tal, afir­ma­ba, “no bo­rra­ría los efec­tos de más de cin­cuen­ta años de te­rror, dic­ta­du­ra, re­pre­sión y es­tan­ca­mien­to”. Ex­pli­ca­ba tam­bién que no se po­dían sub­es­ti­mar los sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas del Es­te y con­ta­ba que Eu­ro­pa te­nía con­no­ta­cio­nes po­co ha­la­güe­ñas pa­ra sus ha­bi­tan­tes: en­tre ellos ha­bía cua­ja­do la ima­gen de la Unión co­mo la de un “rico in­di­fe­ren­te”. “Si no va­mos a ser Eu­ro­pa, por lo me­nos po­de­mos es­tar den­tro de ella”, esa era la cues­tión, se­gún Judt, que preo­cu­pa­ba en aque­llos paí­ses. Y se pre­gun­ta­ba: “¿Es es­to, tam­bién, una ilu­sión?”.

“Así co­mo la ob­se­sión con el cre­ci­mien­to ha de­ja­do un va­cío mo­ral en el co­ra­zón de al­gu­nas na­cio­nes mo­der­nas, la con­di­ción abs­trac­ta y ma­te­ria­lis­ta de Eu­ro­pa es­tá de­mos­tran­do ser in­su­fi­cien­te pa­ra le­gi­ti­mar sus pro­pias ins­ti­tu­cio­nes y man­te­ner la con­fian­za po­pu­lar”, es­cri­bió Judt entonces. To­da­vía no se ha­bía pro­du­ci­do la de­vas­ta­do­ra cri­sis de 2008, que lle­gó ya con los paí­ses del Es­te den­tro de la Unión. Así que hoy los problemas son más gra­ves y la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de al­gu­nos paí­ses es uno de ellos.

Y en es­to lle­ga una lis­ta ne­gra en Hun­gría, en la peor tra­di­ción re­pre­si­va que tan bien co­no­cen quie­nes pa­sa­ron por dé­ca­das de do­mi­nio co­mu­nis­ta. No pin­tan bien las co­sas en la Unión y por eso es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar las ideas que la han ali­men­ta­do. En 1992 el es­cri­tor y po­lí­ti­co Jorge Sem­prún de­fen­día Eu­ro­pa “co­mo una fi­gu­ra es­pi­ri­tual, por uti­li­zar la fór­mu­la de la hermosa y ri­gu­ro­sa con­fe­ren­cia de Ed­mund Hus­serl en Vie­na, en ma­yo de 1935”. Una Eu­ro­pa, es­cri­bía, “con­ce­bi­da co­mo la uni­dad en la di­ver­si­dad, co­mo una su­pra­na­cio­na­li­dad co­mu­ni­ta­ria en la que se afir­men, en vez de dis­lo­car­se o di­fu­mi­nar­se, las iden­ti­da­des re­gio­na­les y lo­ca­les”. Es esa fi­gu­ra es­pi­ri­tual la que toca ur­gen­te­men­te re­cu­pe­rar. No que­da otra pa­ra com­ba­tir esa “con­di­ción abs­trac­ta y ma­te­ria­lis­ta de Eu­ro­pa”, a la que se re­fe­ría Tony Judt, y ter­mi­nar con cual­quier ti­po de “va­cío mo­ral”. Las ten­ta­cio­nes au­to­ri­ta­rias so­lo pue­den apla­car­se re­for­zan­do la le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.