Ocho de­te­ni­dos por el ase­si­na­to en Co­lom­bia de dos pe­rio­dis­tas ecua­to­ria­nos

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ocho de­te­ni­dos, 91 re­gis­tros de vi­vien­das y la in­cau­ta­ción de mu­ni­ción an­ti­aé­rea. Es­te es el re­sul­ta­do de los dos pri­me­ros días de ofen­si­va mi­li­tar y po­li­cial en la fron­te­ra en­tre Ecua­dor y Co­lom­bia. Tras con­fir­mar­se el vier­nes la muer­te de los tres ecua­to­ria­nos se­cues­tra­dos des­de el 26 de mar­zo, dos pe­rio­dis­tas de El Co­mer­cio y su chó­fer, el Go­bierno ecua­to­riano vin­cu­ló el do­min­go al gru­po res­pon­sa­ble con el cri­men or­ga­ni­za­do me­xi­cano.

“Te­ne­mos in­for­ma­ción que sí, a tra­vés de Gua­cho [di­si­den­te de las FARC], hay otra es­truc­tu­ra y que exis­ti­ría ese ne­xo con los car­te­les me­xi­ca­nos”, ade­lan­tó el mi­nis­tro de In­te­rior, César Na­vas.

Aun­que fue­ron de­te­ni­das nue­ve per­so­nas, ocho pa­sa­ron a dis­po­si­ción ju­di­cial por la ola de ata­ques que vi­ve Ecua­dor des­de enero y por el se­cues­tro y ase­si­na­to de los tres hom­bres. No obs­tan­te, Qui­to re­co­no­ció que aún no tie­ne de­ta­lles so­bre el pa­ra­de­ro de los cuer­pos de Paúl Ri­vas, Ja­vier Or­te­ga y Efraín Se­ga­rra. El pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, apun­tó el fin de se­ma­na que los muer­tos es­tán en te­rri­to­rio co­lom­biano.

De he­cho, las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas han des­ta­ca­do un equi­po fo­ren­se en Tu­ma­co, en el de­par­ta­men­to fron­te­ri­zo de Na­ri­ño, pa­ra re­ci­bir los cuer­pos una vez que el gru­po res­pon­sa­ble los en­tre­gue al Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja. El sá­ba­do la or­ga­ni­za­ción acep­tó for­mal­men­te la so­li­ci­tud de in­ter­me­dia­ción que le hi­zo Ecua­dor. que el pró­xi­mo pa­so que to­ma­rán es pa­ra­li­zar lo má­xi­mo po­si­ble las vi­si­tas de tu­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Bas­ta con mi­rar có­mo es­tá nues­tra Em­ba­ja­da en La Ha­ba­na. Aho­ra mis­mo te­ne­mos so­lo diez fun­cio­na­ros allí, co­mo cual­quier país pe­que­ño, cuan­do éra­mos la em­ba­ja­da con más per­so­nal. En enero es­tu­ve allí y ha­bía una ca­de­na al­re­de­dor de las puer­tas; pues­ta por EE UU, no por los cu­ba­nos. Ni si­quie­ra ha­bían re­pa­ra­do los da­ños del hu­ra­cán Ir­ma.

P. ¿Qué cree que hu­bo tras los su­pues­tos ata­ques a di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses?

R. Al­go pa­só, pe­ro no tan­to co­mo­se lle­gó a es­pe­cu­lar. Al prin­ci­pio se ha­bla­ba has­ta de le­sio­nes per­ma­nen­tes y da­ños ce­re­bra­les, y ya no se es­cu­cha na­da de eso. Pa­re­ce ser que la ma­yo­ría de ellos ya es­tán bien. Creo que los re­pu­bli­ca­nos más con­ser­va­do­res, en­tre ellos [el se­na­dor] Mar­co Ru­bio, apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad y ma­ni­pu­la­ron el ca­so po­lí­ti­ca­men­te pa­ra que el de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas sea ma­yor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.