EL ACENTO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

i no hu­bie­ra 500.000 muer­tos y Si­ria no hu­bie­ra de­ge­ne­ra­do en el pai­sa­je de­sola­do de Che­che­nia, po­dría ci­tar­se el sketch de Gi­la so­bre la gue­rra. Y evo­car las in­te­rro­ga­cio­nes del pa­sa­je que lo in­tro­du­cía: “¿Es el enemi­go? Que se pon­ga”. Y el enemi­go, Pu­tin con el dis­fraz de Ba­char El Asad, se ha pues­to al otro la­do de la lí­nea, sin áni­mos de re­pre­sa­lia, ca­si en­ter­ne­ci­do por la pa­ro­dia de ar­dor gue­rre­ro en que han in­cu­rri­do Do­nald Trump, The­re­sa May y Em­ma­nuel Ma­cron, co­reo­gra­fian­do una ope­ra­ción de pro­pa­gan­da que, en reali­dad, re­fuer­za y con­for­ta a los ad­ver­sa­rios.

Ba­char el Asad y Vla­dí­mir Pu­tin pue­den se­guir con la ma­tan­za siem­pre y cuan­do no abu­sen de las ar­mas quí­mi­cas. Se ha afea­do a am­bos la fe­ro­ci­dad y la cruel­dad, pe­ro el eje que han im­pro­vi­sa­do Was­hing­ton, Pa­rís y Lon­dres se ha pre­ve­ni­do de cual­quier pe­li­gro de es­ca­la­da. Y ca­si les ha fal­ta­do pe­dir per­dón, aun­que la me­ra de­ci­sión de anun­ciar los ata­ques y los ob­je­ti­vos de­mues­tra que la ofen­si­va po­dría ha­ber­se rea­li­za­do con fue­gos ar­ti­fi­cia­les y hu­ma­re­das de efec­tos es­pe­cia­les.

El si­mu­la­cro es un pre­tex­to pa­ra de­fi­nir el es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co. Es­ta gue­rra de sie­te años ha te­ni­do siem­pre un per­de­dor, el pue­blo si­rio, pe­ro ha ido va­rian­do en sus ven­ce­do­res, con­ten­dien­tes, alia­dos, ob­je­ti­vos. Si­ria es la gue­rra de to­das las gue­rras en la di­ná­mi­ca de su pro­pia ato­mi­za­ción.

Es la gue­rra de su­níes con­tra chiíes. Es una gue­rra ci­vil. Es una gue­rra de in­sur­gen­cia a un ti­rano. Es la gue­rra con­tra el yiha­dis­mo. Es la gue­rra del ri­dícu­lo de la ONU. Es la gue­rra de Orien­te Pró­xi­mo. Es la gue­rra de Is­rael con­tra Irán. Es la gue­rra del pro­ble­ma kur­do. Y es la gue­rra de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Ru­sia. Más fría que ca­lien­te, pe­ro inequí­vo­ca de los re­ce­los que han re­vi­ta­li­za­do am­bas na­cio­nes, pe­se al en­tu­sias­mo con que Pu­tin y Trump con­ce­le­bra­ron la vic­to­ria del pre­si­den­te re­pu­bli­cano.

Do­nald Trump ha rec­ti­fi­ca­do la in­dul­gen­cia de Oba­ma a los aya­to­lás y ha con­so­li­da­do la alian­za con Is­rael. Y ha aña­di­do a sus hues­tes la sa­tra­pía de Ara­bia Sau­dí y el pe­so mi­li­tar, geo­es­tra­té­gi­co, de Tur­quía, de tal for­ma que las an­ti­guas dispu­tas an­ti­sio­nis­tas de la re­gión han que­da­do su­bor­di­na­das a la aver­sión co­mún que ofre­ce el blo­que chií (Irán, Si­ria, Lí­bano, Hez­bo­lá).

Hu­bie­ra si­do in­tere­san­te, pro­me­te­dor, que la ofen­si­va inofen­si­va de la no­che del vier­nes hu­bie­ra ame­na­za­do real­men­te el po­der de Ba­char el Asad. La caí­da del pre­si­den­te si­rio fue el ver­da­de­ro ori­gen de la gue­rra, cuan­do la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal cons­pi­ró pa­ra de­rro­car­lo. Cuan­do se es­ti­mu­ló la in­sur­gen­cia.

Y cuan­do el Es­ta­do Is­lá­mi­co, en si­tua­ción em­brio­na­ria, for­mó in­clu­so par­te de la im­plí­ci­ta alian­za oc­ci­den­tal. El caos que ha so­bre­ve­ni­do des­de en­ton­ces amon­to­na me­dio mi­llón de muer­tos. Y de­fi­ne un fra­ca­so al que Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Reino Uni­do han dis­fra­za­do de éti­ca y es­té­ti­ca cos­mé­ti­cas. El ma­yor da­ño que se le pue­de ha­cer a Pu­tin es boi­co­tear el Mun­dial de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.