Una di­va rap­ta­da pa­ra ha­cer ta­qui­lla

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Fue una de las gran­des es­tre­llas del sép­ti­mo ar­te en Co­rea del Sur. Kim Jong-il, el Que­ri­do Lí­der de Co­rea del Nor­te, fa­lle­ci­do en 2011, pa­dre del ac­tuar dic­ta­dor y ci­neas­ta frus­tra­do, se ob­se­sio­nó con ella has­ta el pun­to de que a fi­na­les de los se­ten­ta or­de­nó se­cues­trar­la, a ella y a su es­po­so, el di­rec­tor de ci­ne Shin Shan-ok, pa­ra tras­la­dar­los al nor­te y que par­ti­ci­pa­ran en las pe­lí­cu­las del ré­gi­men. A los 91 años Choi Eun-hee ha muer­to en un hos­pi­tal sur­co­reano.

Na­ci­da en 1926, de­bu­tó en el ci­ne en 1947 y en los se­sen­ta ya se ha­bía con­ver­ti­do en una gran di­va de la gran pan­ta­lla sur­co­rea­na. Pe­ro en 1978 su ca­rre­ra se en­con­tra­ba en de­ca­den­cia. La pa­re­ja se ha­bía di­vor­cia­do y afron­ta­ba gra- ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. En ese mo­men­to, un hom­bre que ase­gu­ra­ba ser un pro­duc­tor de Hong Kong, Wang Dong-il, le ofre­ció pro­ta­go­ni­zar una de sus pe­lí­cu­las y la in­vi­tó al te­rri­to­rio que en­ton­ces era aún co­lo­nia bri­tá­ni­ca. Con la es­pe­ran­za de re­lan­zar su ca­rre­ra, Choi acep­tó.

Pe­ro Wang era, en reali­dad, un agen­te nor­co­reano. En Hong Kong Choi fue cap­tu­ra­da y se­da­da. Cuan­do des­per­tó se en­con­tra­ba a bor­do de un car­gue­ro rumbo a Co­rea del Nor­te. Su­po quién la ha­bía cap­tu­ra­do al ver el re­tra­to de Kim Il-sung, el Eterno Lí­der nor­co­reano, en el ca­ma­ro­te. Tras su des­apa­ri­ción, su ex­ma­ri­do se con­vir­tió en el prin­ci­pal sos­pe­cho­so. In­ten­tan­do ave­ri­guar el pa­ra­de­ro de su ex­mu­jer, via­jó a Hong Kong y fue se­cues­tra­do tam­bién.

En Pyong­yang, Kim Jong-il, ya pa­ra en­ton­ces he­re­de­ro del ré­gi­men de su pa­dre, Kim Il-sung, les mos­tró su co­lec­ción de 15.000 pe­lí­cu­las y les exi­gió que ca­da día vie­ran y le co­men­ta­ran cua­tro. Con el tiem­po, am­bos aca­ba­rían acep­tan­do que su úni­ca es­pe­ran­za de sa­lir de allí era co­la­bo­rar con el ré­gi­men. Kim, por su par­te, ter­mi­na­ría re­ve­lán­do­les su plan: que se ocu­pa­ran de trans­for­mar la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca nor­co­rea­na pa­ra ri­va­li­zar con la de EE UU. “Odia­ba el co­mu­nis­mo, pe­ro te­nía que fin­gir que lo ve­ne­ra­ba, pa­ra es­ca­par de esa re­pú­bli­ca es­té­ril”, de­cla­ró Shin a The Guar­dian en 2003. “Era una lo­cu­ra”.

Has­ta 1985 am­bos ro­da­ron va­rias pe­lí­cu­las en Co­rea del Nor­te, sin que Kim Jong-il re­pa­ra­ra en gas­tos. En 1986 re­ci­bie­ron per­mi­so pa­ra via­jar a Vie­na. La pa­re­ja apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra es­ca­par y pe­dir asi­lo en la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se. Él in­ten­tó ha­cer ca­rre­ra en Holly­wood y aca­bó re­gre­san­do a Co­rea del Sur en los no­ven­ta. Mu­rió en 2006.

Ella tam­bién re­tor­nó a su país de ori­gen, aun­que no vol­vió a po­ner­se de­lan­te de las cá­ma­ras. Sí re­ci­bió nu­me­ro­sos ho­me­na­jes y pre­mios y si­guió go­zan­do del afec­to de los ci­né­fi­los sur­co­rea­nos. Su odi­sea fue ob­je­to de va­rios li­bros y pe­lí­cu­las, in­clui­dos sus res­pec­ti­vos vo­lú­me­nes de me­mo­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.