Mia­mi atis­ba el día si­guien­te a Cas­tro

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Opor­tu­ni­da­des

La comunidad cu­ba­na de Mia­mi asis­te, de nue­vo co­mo con­vi­da­do de pie­dra, a un cam­bio his­tó­ri­co en Cu­ba: el fi­nal de la pre­si­den­cia de Raúl Cas­tro, que ma­ña­na ce­de­rá su pues­to a otro man­da­ta­rio (se­gún las pre­vi­sio­nes, al vi­ce­pre­si­den­te Miguel Díaz-Ca­nel). Con la fe en una caí­da sú­bi­ta del ré­gi­men per­di­da ha­ce décadas, en la ca­pi­tal de la diás­po­ra cu­ba­na se ha con­so­li­da­do un sen­ti­mien­to de ex­pec­ta­ti­vas li­mi­ta­das; pe­ro la re­ti­ra­da del ape­lli­do Cas­tro del pri­mer plano, de fuer­te ca­la­do sim­bó­li­co, re­nue­va la des­gas­ta­da es­pe­ran­za de trans­for­ma­cio­nes en la is­la.

“Es un mo­men­to de opor­tu­ni­dad”, di­ce Car­los Sa­la­dri­gas, a sus 69 años una de las vo­ces ve­te­ra­nas más re­le­van­tes en Mia­mi so­bre la reali­dad cu­ba­na. Exi­lia­do en 1961, em­pre­sa­rio y pre­si­den­te del Cu­ba Study Group, opi­na que es “ilu­so que­rer ele­gir” des­de Flo­ri­da el rumbo que si­ga el Go­bierno cu­bano. Sa­la­dri­gas ofre­ce un en­fo­que rea­lis­ta: “Un cam­bio político es muy di­fí­cil. Lo im­por­tan­te es que co­mien­cen los cam­bios, más que por dón­de em­pie­cen, por­que lue­go to­do pue­de ve­nir co­mo una bo­la de nie­ve”.

Es­te cier­to op­ti­mis­mo pru­den­te tam­bién se en­cuen­tra en­tre las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes de emi­gran­tes cu­ba­nos. El pe­rio­dis­ta Ma­rio Pen­tón, de 31 años, que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos en 2015 tras re­co­rrer la pe­li­gro­sa ru­ta de los migrantes des­de Gua­te­ma­la, afir­ma que tie­ne “es­pe­ran­za de que la si­tua­ción cam­bie a me­jor, aun­que no ma­ña­na ni pasado”. Otros lle­ga­dos re­cien­te­men­te son pe­si­mis­tas. “Va a se­guir sien­do una dic­ta­du- El nar­co­te­rro­ris­mo desafía de nue­vo a Ecua­dor. El mi­nis­tro de In­te­rior, César Na­vas, con­fir­mó ayer el se­cues­tro de dos per­so­nas tras re­ci­bir un ví­deo en­via­do por los de­lin­cuen­tes co­mo prue­ba de vi­da.

Los res­pon­sa­bles lo han en­via­do, por pri­me­ra vez, di­rec­ta­men­te al Go­bierno ecua­to­riano. En oca­sio­nes an­te­rio­res, los co­mu­ni­ca­dos y ví­deos se fil­tra­ron ra con otro nom­bre en la pre­si­den­cia. No creo que ha­ya nin­gún cam­bio”, di­ce una cu­ba­na de 30 años que no quie­re que se pu­bli­que su nom­bre por te­mor a re­pre­sa­lias ha­cia su fa­mi­lia en Cu­ba. “Yo me fui por­que no creo en ese sis­te­ma”, aña­de, “y no quie­ro vol­ver. En tres años aquí he lo­gra­do lo que no hi­ce en 27 años en mi país”.

Pen­tón, que apun­ta que Cu­ba ha me­jo­ra­do y hoy “no es la de ha­ce 20 años”, sue­ña con re­gre­sar, pe­ro no lo ha­rá “has­ta que ha­ya un mí­ni­mo de res­pe­to a la pren­sa in­de­pen­dien­te, por los de­re­chos hu­ma­nos y por la plu­ra­li­dad po­lí­ti­ca”. “Re­su­mién­do­lo más”, con­cre­ta, “cuan­do ha­ya una po­si­bi­li­dad de diá­lo­go en­tre cu­ba­nos”. En Es­ta­dos Uni­dos vi­ven 1,7 mi­llo­nes de cu­ba­nos o des­cen­dien­tes de ellos; 1,2 mi­llo­nes con­cen­tra­dos en Flo­ri­da y al­re­de­dor de un mi­llón en el Mia­mi me­tro­po­li­tano. A la ma­yo­ría le re­sul­tan ya muy aje­nas las cues­tio­nes po­lí­ti­cas de la is­la. “¿Cu­ba cam­bia de pre­si­den­te?”, res­pon­de Ta­lía Her­nán­dez, 30 años —lle­va 13 en Es- a tra­vés de me­dios co­lom­bia­nos.

El nue­vo se­cues­tro, de una pa­re­ja cu­ya iden­ti­dad y na­cio­na­li­dad se des­co­no­ce, se atri­bu­ye otra vez al Fren­te Oliver Si­nis­te­rra, un gru­po ar­ma­do li­de­ra­do po­rWal­ter Ar­tí­za­la, Gua­cho, di­si­den­te de las FARC de na­cio­na­li­dad ecua­to­ria­na. El gru­po ha en­via­do la prue­ba de vi­da a las au­to­ri­da­des de Ecua­dor por el What­sApp abier­to des­de el se­cues­tro que ter­mi­nó la se­ma­na ta­dos Uni­dos—, mien­tras tra­ba­ja en un res­tau­ran­te cu­bano en el que un dai­qui­ri cues­ta tres cuar­tas par­tes de los 25 dó­la­res (unos 20,2 euros) de me­dia men­sua­les que ga­na un em­plea­do es­ta­tal en su tie­rra. Con otra ca­ma­re­ra de la is­la, ríe re­cor­dan­do el le­ma que te­nían que pro­nun­ciar allí ca­da ma­ña­na en la es­cue­la: “¡Pio­ne­ros por el co­mu­nis­mo, se­re­mos co­mo el Che!”.

A di­fe­ren­cia de décadas atrás, pa­sa­da en el ase­si­na­to de dos pe­rio­dis­tas y un con­duc­tor del dia­rio El Co­mer­cio.

Ecua­dor ini­ció el vier­nes pasado una ofen­si­va en la zo­na de fron­te­ra con Co­lom­bia, don­de se han re­gis­tra­do una de­ce­na de ata­ques y ex­plo­sio­nes des­de enero, pa­ra fre­nar la ac­ción de la di­si­den­cia re­la­cio­na­da con el nar­co­trá­fi­co. Y, tras co­no­cer­se el nue­vo se­cues­tro, man­ten­drá la mis­ma es­tra­te­gia. “Ya no cae- pa­ra la comunidad cu­ba­na ac­tual la ideo­lo­gía y la po­lí­ti­ca son te­mas se­cun­da­rios en su re­la­ción con la is­la. Se­gún las en­cues­tas, más de la mi­tad apo­ya que se eli­mi­ne el em­bar­go eco­nó­mi­co deWas­hing­ton a Cu­ba. Les preo­cu­pan asun­tos prác­ti­cos co­mo te­ner fa­ci­li­dad pa­ra ir y ve­nir de la is­la, po­der traer fa­mi­lia­res a Es­ta­dos Uni­dos o en­viar re­me­sas y bie­nes de con­su­mo a los su­yos en la is­la. Y gran can­ti­dad de ellos an­he­la po­der re­mos en su jue­go ma­ca­bro, ejer­ce­re­mos to­da la pre­sión mi­li­tar y po­li­cial ne­ce­sa­ria pa­ra re­cu­pe­rar nues­tra cal­ma en la zo­na fron­te­ri­za”, avi­só el mi­nis­tro un día des­pués de que el pre­si­den­te de Ecua­dor, Le­nín Moreno, le die­se un nue­vo ul­ti­má­tum a Gua­cho pa­ra que se en­tre­gue.

Ecua­dor ha pe­di­do apo­yo a Co­lom­bia en el com­ba­te a los res­pon­sa­bles de la ola de vio­len­cia en la fron­te­ra, que afec­tó al la­do ecua­to­riano por pri­me­ra vez a fi­na­les de enero con un co­che bom­ba en un cuar­tel po­li­cial, de­jan­do una trein­te­na de he­ri­dos. “No nos sor­pren­da­mos de que bus­quen de in­me­dia­to aten­tar con­tra la vi­da de es­tos ciu­da­da­nos inocen­tes, por­que son san­gui­na­rios, son crue­les, in­hu­ma­nos”, afir­mó Na­vas, vol­ver a Cu­ba pa­ra em­pren­der ne­go­cios con se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca.

“Cu­ba tie­ne una vas­ta y prós­pe­ra diás­po­ra que tie­ne el de­re­cho de re­gre­sar y po­der par­ti­ci­par en la re­no­va­ción de su país. Es un pro­ce­so ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te”, di­ce Hu­go Can­cio, em­pre­sa­rio de 54 años lle­ga­do en 1980 en el lla­ma­do éxo­do del Ma­riel. Sa­la­dri­gas tam­bién se­ña­la que la “su­per­abun­dan­cia de ca­pi­tal” en Mia­mi se­rá tar­de o tem­prano un re­cur­so sin igual pa­ra re­su­ci­tar la eco­no­mía cu­ba­na. “Pe­ro la historia de Cu­ba es una historia de opor­tu­ni­da­des per­di­das”, la­men­ta. “Ve­re­mos si Díaz-Ca­nel, en ca­so de que sea el ele­gi­do, pierde otra opor­tu­ni­dad más o si es ca­paz de apro­ve­char­la”.

A am­bos lados del Es­tre­cho de Flo­ri­da, mi­llo­nes de cu­ba­nos es­pe­ran que el re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en la pre­si­den­cia de Cu­ba sea otro pa­so pa­ra ir de­jan­do atrás una lar­ga era mar­ca­da por la de­pau­pe­ra­ción de la is­la y la di­vi­sión de su pue­blo. Pa­ra el co­mún bas­ta con el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro el de­seo de li­ber­tad po­lí­ti­ca si­ga pre­sen­te. “La de­mo­cra­cia es co­mo las es­tre­llas”, di­ce Pen­tón. “Son inal­can­za­bles pe­ro mar­can un rumbo”. quien en­fa­ti­zó la ne­ce­si­dad de “una co­la­bo­ra­ción real” con el Go­bierno co­lom­biano pa­ra com­ba­tir “jun­tos” con­tra “es­ta ma­fia”. Con el nue­vo se­cues­tro, el gru­po li­de­ra­do por Gua­cho ha re­to­ma­do sus exi­gen­cias de un can­je de las víc­ti­mas por sus miem­bros de­te­ni­dos.

Des­de enero, Ecua­dor ha de­te­ni­do a 43 per­so­nas, ocho de ellas du­ran­te el pasado fin de se­ma­na en la ofen­si­va des­ple­ga­da con mi­li­ta­res y po­li­cías co­mo res­pues­ta a la muer­te del equi­po pe­rio­dís­ti­co de El Co­mer­cio, que fue­ron rap­ta­dos el 26 de mar­zo. “Es­tos son nues­tros enemi­gos, es­tos son los co­bar­des, san­gui­na­rios y agre­si­vos que lo úni­co que bus­can es ro­bar­nos la paz y tran­qui­li­dad de nues­tra na­ción”, re­ma­tó el mi­nis­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.